Referéndum en Ford: los trabajadores dicen NO al recorte de derechos

El tiro por la culata

El convenio presentado a referéndum incluí­a la congelación salarial, mantener ERE, recortes de derechos para los contratados eventuales, reducir el tiempo de comedor, quitar una semana de vacaciones…

0
0 votos
09-04-2009
Publicidad
La dirección de la multinacional norteamericana, apoyada por la organización sindical de UGT en la factorí­a de Almusafes, quizás esperando que ocurriera lo mismo que en la SEAT de Barcelona (donde ganó el sí­ a la propuesta de la empresa de recortar los salarios) se han llevado un buen repaso. La mayorí­a de los 5.282 trabajadores que votaron en el referéndum han rechazado el convenio propuesto por la empresa: 48,13% NO, frente a 45,9% SÍ.
 (EFE)
¿Para qué ha servido el Congreso de UGT si sus dirigentes siguen plegándose, como en Ford, al chantaje de las multinacionales?
(EFE) ¿Para qué ha servido el Congreso de UGT si sus dirigentes siguen plegándose, como en Ford, al chantaje de las multinacionales?
La dirección de la multinacional norteamericana, apoyada por la organización sindical de UGT en la factorí­a de Almusafes, quizás esperando que ocurriera lo mismo que en la SEAT de Barcelona (donde ganó el sí­ a la propuesta de la empresa de recortar los salarios) se han llevado un buen repaso. La mayorí­a de los 5.282 trabajadores que votaron en el referéndum han rechazado el convenio propuesto por la empresa: 48,13% NO, frente a 45,9% SÍ.
En este caso los trabajadores también tenían la experiencia de SEAT donde, después de una campaña de chantaje la multinacional alemana, al día siguiente del Referéndum anunciaron beneficios de 44 millones de euros. Los trabajadores de Ford, en este caso encabezados por el resto de sindicatos que se han opuesto a este convenio-trampa, CCOO, CGT y STM, han desmontado el chantaje: rebaja de derechos a cambio de fabricar nuevos modelos y “mantener el empleo”.
Una trampa en la que los trabajadores no han caído cuando la empresa ha rechazado todas sus peticiones: un convenio a un año, que la empresa completara el salario de los 1.100 trabajadores afectados por el ERE, compromiso explícito de no despedir a nadie, diluir el ERE entre toda la plantilla y no más recortes de derechos laborales.
 
Como han denunciado los sindicatos que se oponían, el convenio que quiere imponer la empresa, y apoyan los dirigentes de UGT en Ford, supone:
Congelar el salario, cuando no rebaja real, en los próximos cinco años, al proponer subidas según la previsión del IPC “oficial”, sin ningún punto adicional como se venía haciendo hasta ahora.
Destruir empleo: contratación de un eventual por cada dos prejubilados; ampliar de tres a cinco años el tiempo que los eventuales han de estar con tres grados de categoría menos, además estos trabajadores tendrían menos derechos que el resto de la plantilla, como el no acceso al plan de previsión para la jubilación.
Reducir el tiempo de descanso para comer de 30 a 15 minutos, y en los hechos eliminar el servicio de comedor y 100 empleos. Reducción de las vacaciones de 4 a 3 semanas.
 
“Si hay ayudas no hay ERE, y si hay ERE no hay ayudas”. Esta sencilla exigencia de los trabajadores en las asambleas recoge el fondo del problema. ¿Cómo es que los gobiernos de la Generalitat y el de Zapatero, con el apoyo de dirigentes sindicales, consienten que las multinacionales estén pagando la crisis con los recortes de salarios, de empleos, y los ERE mientras les entregan cientos de millones de euros? La Generalitat Valenciana acaba de aprobar 6,2 millones de euros de subvención a Ford. Y del plan de rescate del automóvil (Plan de Competitividad de la Automoción dotado con 800 millones de euros) de Zapatero se llevará 100 millones o más.
Que rebajen el sueldo a los directivos, que hagan públicas las cuentas e intervengan auditores independientes, que retiren los ERE, que inviertan todas las ayudas… Y si no, si mantienen recortes y ERE que devuelvan todas las ayudas que han recibido. Este es el camino y no el que los sindicalistas entregados al chantaje quieren marcar.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad