Corresponsalí­a Asturias

Asturias y las eléctricas: Saltando chispas

En una zona con excedente eléctrico y medios renovables, están planeadas cinco centrales eléctricas contaminantes.

0
0 votos
14-04-2009
Publicidad
El Ayuntamiento de Oviedo ha presentado una alegación en contra de que se realice el proyecto planeado para la ciudad de la instalación de una central eléctrica de ciclo combinado en el puerto gijonés del Musel. Mientras HC y Endesa, compiten por hacerse con el proyecto, que para nada parte de los intereses de la población. El Ayuntamiento de Oviedo ha presentado una alegación en contra de que se realice el proyecto planeado para la ciudad de la instalación de una central eléctrica de ciclo combinado en el puerto gijonés del Musel. Mientras HC y Endesa, compiten por hacerse con el proyecto, que para nada parte de los intereses de la población.
    La alegación parte del informe sobre el impacto ambiental que dicha central eléctrica tendría en la ciudad. Dicho informe se ha realizado partiendo de que no existe ningún otro factor contaminante, así lo explica el concejal de Urbanismo Alberto Montera, que ha enviado un escrito a la Delegación de Gobierno en el que plantea: “no reflejan adecuadamente la repercusión medioambiental que la instalación tendrá para el municipio de Oviedo… los valores de contaminación ya existentes, imprescindibles para constatar que no se superan los límites legales, hacen la estimación de polución como si esto fuera un desierto, cuando aquí hay una ciudad que ya tiene sus fuentes de contaminación, sobre todo el tráfico y las calefacciones”. Por otra parte el informe está realizado estudiando un radio de 50 Km, basándose tan solo en la superficie de la capital y sin tener en cuenta las poblaciones cercanas. Un informe mal hecho se mire por donde se mire que nos hace preguntarnos ¿Qué interés se esconde? ya que el estudio no se realiza para ver las condiciones objetivas medioambientales de la zona, sino más bien para dar una cobertura irreal al proyecto.
 
 
    El otro aspecto a tener en cuenta nos hace plantearnos el papel que se le tiene guardado a Oviedo por parte de las grandes eléctricas. A este proyecto hay que sumarle otros cuatro similares. En Corvera la empresa irlandesa Esbi, plantea otra central con una inversión de 500 millones de euros. En la Pereda, Mieres, Endesa planeaba otra con inversión de 200 millones de euros y que al entrar la italiana Enel revisa la inversión poniéndolo en cuestión. En Lada (Langreo) Iberdrola tiene proyecto sin fecha concretada con un presupuesto de 350 millones de euros. En Turbia, Gensa tiene otro proyecto de similares características que cuenta con el rechazo municipal y vecinal. Por último, el proyecto para el Museo del que trata dicho informe. Son cinco proyectos de construcción de centrales eléctricas que en tiempos de crisis suman bastante más de mil millones de euros en una región excendentaria energéticamente donde el gobierno socialista tiene paralizado el transporte del excedente energético y las fuentes de energía renovables a menudo se paran debido a que su excedente no se puede almacenar.
 
En un momento en el que la apuesta por las energías renovables es la opción que dota de independencia energética nacional, en la que los recursos del país puestos en función de las necesidades podrían abastecernos de la energía necesaria, las grandes eléctricas, tras recoger de nuestros recibos sustanciosos beneficios, subiendo tarifas, haciendo caja a costa de nuestros mermados bolsillos con la crisis, el proyecto descabellado que se plantea, parte de una apuesta arcaica, basada en la producción de energía de forma contaminante y que nos entrega en manos de las grandes eléctricas a costa de destruir el medioambiente. Porque tales inversiones de cientos de millones cada una, no pueden sino estar en función de seguir sacando beneficios de nuestros bolsillos.
 
No es verdad que no haya dinero para desarrollar un plan que invierta en I+D+I en función de crear energías renovables que resuelvan la independencia energética, lo que no hay es voluntad política de hacerlo. A los que sacan miles de millones, que se les imponga una escala de impuestos acorde con los beneficios, que el grueso de los impuestos sobre los beneficios sean de estos capitales de miles de millones y que esto se reinvierta en desarrollar proyectos en función de las necesidades de los ciudadanos, creando puestos de trabajo y energías que nos doten de independencia y calidad en el aire y el medioambiente.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad