Efeméride

Picasso. "Volver a pintarlo todo"

La obra plástica de Picasso se debate entre la tradición y la vanguardia

0
0 votos
08-04-2009
Publicidad
Picasso no era ni un pintor cubista, ni un pintor clásico ni un pintor surrealista. No se le puede clasificar en ningún ismo aunque él inventase algunos de ellos o los reinventase. La pintura de Picasso hunde sus raí­ces en la tradición , y sobre todo en la escuela pictórica española , en la pintura del Greco, Velázquez y Goya. Toda la historia de la pintura está en Picasso, desde el arte ibérico, al arte egipcio, el primitivismo africano, los clásicos italianos, la escuela española , los modernistas catalanes, Cezane, Matisse... Picasso no era ni un pintor cubista, ni un pintor clásico ni un pintor surrealista. No se le puede clasificar en ningún ismo aunque él inventase algunos de ellos o los reinventase. La pintura de Picasso hunde sus raí­ces en la tradición , y sobre todo en la escuela pictórica española , en la pintura del Greco, Velázquez y Goya. Toda la historia de la pintura está en Picasso, desde el arte ibérico, al arte egipcio, el primitivismo africano, los clásicos italianos, la escuela española , los modernistas catalanes, Cezane, Matisse...
 
     Revolucionó el lenguaje plástico con una nueva geometría. El cubismo rompió la perspectiva , rompió los limites del espacio impuestos por las Academias, inventó una nueva forma de representar la realidad.
      Las grandes revoluciones epistemológicas de principios de siglo cuestionaron el orden burgués, el marxismo reveló las contradicciones de clase y su antagonismo, el psicoanálisis acabó con la idea de un sujeto soberano gobernado por la razón sino un individuo fruto de sus contradicciones, de la tensión entre las fuerzas conscientes e inconsciente; Nietzche dinamitó la moral; la teoría de la la relatividad superó la física newtoniana.
     En apenas dos décadas cubistas, futuristas, dadaístas y surrealista revolucionaron el caduco arte decimonónico. Cuando Picasso pinta las Señoritas de Avignon rompió por primera vez las reglas de representación espacial y la coloración naturalista de los objetos.
     La principal influencia es la escuela española. Picasso pintó sus arlequines, prostitutas y mendigos con la misma mirada y nobleza que Velázquez pintó a sus enanos y  retrató los desastres de la guerra con la misma posición ante las victimas, ante el pueblo con  que Goya pintó los Fusilamientos del 2 de mayo.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad