Corresponsalí­a Murcia.

Del despilfarro a la ruina.

La gallina de la construcción ya no pone huevos de oro, y sale a la luz la realidad del despilfarro a la deuda.

0
0 votos
07-04-2009
Publicidad
Si hasta el momento obtener un trabajo de funcionario era un sueldo para toda la vida, con esta crisis afirmaciones como esta se empiezan a poner ya en duda. Si hace unos meses un o de los Ayuntamientos sevillanos planteaba la posibilidad de plantear un ERE para sus empleados, en Murcia una situación de alarma corre en el Consistorio desde hoy. Las declaraciones del Alcalde de Lorca Francisco Jódar en rueda de prensa, acompañado por el concejal de economía, eran bastante claras. Según la falta de liquidez del Ayuntamiento y la deuda contraída, los sueldos de unos 800 funcionarios estaría en cuestión en el próximo mes de julio.
 
  La deuda de este Consistorio murciano asciende a 105,2 millones de euros, y supone un porcentaje de deuda que significa el 110% del presupuesto local, por lo que la línea de crédito a deuda está cerrada. No solo se trata de deuda a la banca, que significa una cantidad de 65 millones de euros, los proveedores esperan también a cobrar una deuda millonaria que asciende a 40,2 millones, el resto corresponde al anterior equipo de gobierno socialista.
 
   Por supuesto que la culpa de la situación crítica en la que se encuentran son achacadas al Gobierno de España que en palabras propias de Jódar “situación de asfixia económica que nos conducirá al colapso” “según los cálculos del ayuntamiento con los ingresos que tenemos, mes por mes, solo podremos cumplir nuestras obligaciones hasta julio”. Pero claro, si bien es verdad que Zapatero está en esta crisis por inyectar a la banca dinero público e invertir más de nuestro dinero en arreglar aceras y pasos de cebra mientras cierran las fábricas, desde luego que en el Plan anticrisis nadie ha abierto la boca sobre la orientación de destinar nuestro dinero en insuflar artificiosamente aire al sector de la construcción. Si plantean que deben recortar el gasto público, pero la realidad es que los 89 606 ciudadanos de Lorca tocan cada uno a 1 174 euros de esta deuda local, y desde luego que les tocará pagarla como sucede en todas las localidades de España.
 
   Una deuda que se ve en Lorca agudizada, no solo por la cantidad de dinero debido, también porque si en general la deuda local se basa en deuda a la banca, en esta localidad la realidad es que el Ayuntamiento es un gran moroso a los proveedores, una situación en la cual, si en vez del Ayuntamiento fuera un cliente privado estaría embargado hasta las cejas. La alternativa que proponen sin embargo, supone un chantaje en toda regla, ya que tras años de bonanza y despilfarro continuado en los que por poner un ejemplo, el coche oficial del Alcalde cuesta 100 000 euros, lo que proponen es que se les siga dando crédito, que puedan seguir endeudándose y endeudando a los ciudadanos, ya que si no las consecuencias serán el impago de 800 sueldos de los funcionarios. 800 familias que pueden quedarse sin cobrar por una gestión de despilfarro y endeudamiento en la que como siempre, los trabajadores son, a fin de cuentas, almoneda de cambio que usar como arma arrojadiza de unos a otros, pero por supuesto, para unos y para otros los que pagamos somos los trabajadores, los ciudadanos.
 
  Al terminarse la gallina de los huevos de oro, de recalificaciones millonarias, de cobros de impuestos en urbanizaciones que les resultaba muy beneficiosas a corto plazo pero que significaban hambre a largo plazo, intentan mantenerla viva a pesar de que la gallina ya ni pone huevos, ni mucho menos de oro. Ahora ven pasmados que en este proceso se olvidaron del tejido industrial productivo, de las fábricas y la diversificación de mercados y sectores y se tiran de los pelos unos a otros para ver si el contrincante se queda calvo antes de que a uno se le vean las ideas.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad