Los alumnos de padres sin estudios tienen 20 veces más riesgo de fracaso escolar

Un genocidio educativo de clase

Vamos a dejarnos de falacias de que la escuela es un ámbito democrático de igualdad de oportunidades; de que la educación es una inestimable palanca de ascenso social para los ciudadanos.

0
0 votos
07-04-2009
Publicidad
Es más, vamos a dejarnos de pruebas de Coeficiente Intelectual o de estigmatizadoras pruebas genéticas de la herencia de la inteligencia. Nada de esto es verdad, la realidad, la escueta y tozuda realidad, es que la educación en España se ha convertido en un ámbito de radical exclusión de los más pobres de la sociedad, de los trabajadores, de los obreros…
 Concetración de estudiantes contra Bolonia ayer en la Puerta del Sol de Madrid.
Concetración de estudiantes contra Bolonia ayer en la Puerta del Sol de Madrid.
Es más, vamos a dejarnos de pruebas de Coeficiente Intelectual o de estigmatizadoras pruebas genéticas de la herencia de la inteligencia. Nada de esto es verdad, la realidad, la escueta y tozuda realidad, es que la educación en España se ha convertido en un ámbito de radical exclusión de los más pobres de la sociedad, de los trabajadores, de los obreros…
Los hijos de los trabajadores no cualificados tienen 4,5 veces menos de probabilidades de acceder al ámbito universitario que los hijos de los profesionales de alto nivel.

Los alumnos de padres sin estudios tienen 20 veces más de posibilidades de incurrir en el fracaso escolar que el hijo de padres universitarios; exactamente, el 40% contra el 2%, según el estudio recientemente publicado por el profesor de Sociología de la Universidad de La Laguna, José Saturnino Martínez.

El éxito académico no depende de la capacidad personal sino del origen social. Porque en España sólo un tercio de los de familias obreras o de asalariados del campo cursará el Bachillerato y de ellos únicamente la mitad llegará a la universidad.

Gracias a las becas, que por cierto desaparecerán con en Plan Bolonia para convertirse en préstamos bancarios, en España, siguen dándose excepcionales ejemplos de alumnos de familias de rentas muy bajas que acaban una y hasta dos carreras universitarias; pero son eso, excepciones, en un  mar de exclusión social.

España ocupa los últimos puestos den calidad de la educación. Sólo 7 de cada 10 jóvenes españoles cursa los estudios secundarios postobligatorios (bachillerato y Ciclos Formativos de Grado Medio). Pero antes, la tasa de fracaso escolar (de abandono del colegio) es del 30,8%, el doble de la media de la UE.

Pero esta lamentable base educativa, que coloca a nuestro sistema de enseñanza en la cola de Europa –y del mundo- no se da por igual en todas las clases sociales; se ceba en los sectores populares, la ecuación es directa: a menor renta mayor “fracaso escolar”.

En la escuela no sólo se reproduce, sino que se fragua la estructura social española de las próximas décadas.
¿Qué país se está construyendo? Una sociedad basada en despojar a amplios sectores de las clases populares de la “luz” del conocimiento. Porque, total, con que sepas firmar un contrato basura y una hipoteca ya vale, dicen nuestro gobierno y clases dominantes.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad