Cuba después de 19 años sigue tratando gratuitamente a los "niños de Chernobil"

Chernobil "un problema sin zanjar"

Cuba en el campo de la sanidad, como resultados de las intervenciones, la calidad de los profesionales y la gratuidad de la asistencia, es el ejemplo de que "puede el que quiere".

0
0 votos
06-04-2009
Publicidad
El 26 abril de 1986, el reactor IV de la central de Chernobil explotó con un efecto 200 veces superior al producido por las bombas de Hiroshima y Nagasaki. Unas 40 mil personas perecieron inmediatamente y millones quedaron contaminados como resultado de la catástrofe nuclear, que afectó en principio a Ucrania, pero luego se extendió a Rusia, Belarús y distintas partes de Europa y Asia. El 26 abril de 1986, el reactor IV de la central de Chernobil explotó con un efecto 200 veces superior al producido por las bombas de Hiroshima y Nagasaki. Unas 40 mil personas perecieron inmediatamente y millones quedaron contaminados como resultado de la catástrofe nuclear, que afectó en principio a Ucrania, pero luego se extendió a Rusia, Belarús y distintas partes de Europa y Asia.
Cuatro años después en 1990 llegaron a Cuba los primeros 139 casos de niños afectados por el accidente. El entonces presidente, Fidel Castro, impulsó un proyecto humanitario “Programa Cubano Niños de Chernobil” mediante el cual han viajado a La Habana en total, en estos 19 años, 24.023 personas de los tres países más afectados Rusia, Bielorrusia y Ucrania 20.350, de los niños son ucranianos. El Gobierno de Ucrania aún costea anualmente entre 700 y 800 pasajes para que los pacientes viajen a Cuba y permanezcan el tiempo que requiera cada tratamiento.
 
En Ucrania trabaja un equipo de seis médicos cubanos que tiene la responsabilidad de ir seleccionando los casos que viajan a Cuba,(objetivo que resulta “difícil” ya que en este país hay muchos enfermos afectados por las secuelas radiactivas del incidente),la selección de afectados se realiza tras la remisión de las historias clínicas de los pacientes certificados como "Accidentado de Chernobil" por el Ministerio de Salud de Ucrania. Por lo que la espera de los niños afectados puede alargarse por un año.
 
La mayoría de los niños atendidos por este programa, sufre de cáncer de tiroides, leucemia, atrofia muscular, trastornos psicológicos, neurológicos y alopecia. Se han acometido trasplantes de médulas óseas y de riñón, además de cirugías cardiovasculares por malformaciones congénitas.
 
Los "niños de Chernóbil" son tratados por entre 45 días y un año en Tarará, un balneario frente al mar, que antes de la revolución de 1959 fue un exclusivo balneario, Tarará se encuentra a unos 20 kilómetros al este de La Habana.
 
"Hemos vencido obstáculos y dificultades económicas, pero está en nuestra política continuar desarrollando este programa mientras Ucrania esté en condiciones de seguir enviando niños a Cuba" afirmo el director del Programa Cubano de Atención a los Niños de Chernobil, Julio Medina, que agrego que Chernobil es "un problema que no está terminando", porque hoy existen en Ucrania territorios contaminados y el "sarcófago" donde fueron enterradas las fuentes radioactivas "no está en las mejores condiciones".
 
El programa comenzó con una capacidad para atender a 2.000 pacientes en Tarará, pero ahora funciona con capacidad para 250. la limitación se debe al bloqueo que sufre la isla que afecta a toda la población cubana. Pero esto bloqueo solo afecta a las “comodidades” de las instalaciones sanitarias, poro no en la calidad de la atención y la universalidad de la atención
 
Según el último World Factbook de la CIA, Cuba es uno de los 41 países que tienen mejor tasa de mortalidad infantil que los Estados Unidos.
 
Es menos probable que los bebés sobrevivan en los Estados Unidos, con un sistema de asistencia médica que suponemos el mejor al mundo, que en la empobrecida y autocrática Cuba. Un hecho incuestionable: si los Estados Unidos tuviesen una tasa de mortalidad infantil tan buena como Cuba, se salvarían 2.212 bebés estadounidenses por año.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad