Cómic

25 años de Dragon Ball

El cómic de Akira Toriyama, y la serie de animación derivada, constituyeron el ritual de iniciación de una generación de españoles para con la cultura japonesa.

0
0 votos
06-04-2009
Publicidad
A principios de los 90, nuestro conocimiento del cómic y la animación japonesa se reducí­a al recuerdo de series como "Heidi" o "Marco". Los más cinéfilos habí­an tenido ocasión de conocer las representaciones de la historia nipona que Kurosawa habí­a ofrecido. Pero la irrupción de la serie Bola de Dragón marcarí­a un antes y un después en la influencia de la cultura contemporánea japonesa en nuestro paí­s y abrirí­a todo un mercado que hoy en dí­a atrae a millones de personas. Centenares de autores del paí­s asiático publican ahora sus obras en castellano, y pelí­culas de animación como "El viaje de Chihiro" o "La princesa Mononoke" arrasan en la taquilla congregando a todo tipo de espectadores. En España todo empezó con Son Goku.
 25 años de Dragon Ball
A principios de los 90, nuestro conocimiento del cómic y la animación japonesa se reducí­a al recuerdo de series como "Heidi" o "Marco". Los más cinéfilos habí­an tenido ocasión de conocer las representaciones de la historia nipona que Kurosawa habí­a ofrecido. Pero la irrupción de la serie Bola de Dragón marcarí­a un antes y un después en la influencia de la cultura contemporánea japonesa en nuestro paí­s y abrirí­a todo un mercado que hoy en dí­a atrae a millones de personas. Centenares de autores del paí­s asiático publican ahora sus obras en castellano, y pelí­culas de animación como "El viaje de Chihiro" o "La princesa Mononoke" arrasan en la taquilla congregando a todo tipo de espectadores. En España todo empezó con Son Goku.
El “manga” comenzó a publicarse en Japón en el año 1984, y fue rápidamente adaptado a la pequeña pantalla dos años después. La serie aparecería en las televisiones autonómicas en 1990, y su éxito fue inmediato. La ausencia de “merchandising” (un fenómeno poco instaurado en nuestro país por aquel entonces), hizo que los “fans” empezaran a “traficar” con materiales fotocopiados o dibujos de creación propia. Por fin, el cómic llegó a editarse en nuestro país, el motivo del retraso no deja de ser curioso: los editores japoneses no sabían leer en inglés.
 
Durante seis meses, la editorial japonesa Shueisha estuvo recibiendo semanalmente mails en un idioma que desconocía. Ante la insistencia de un interlocutor tan enigmático y decidido, los trabajadores de esta editorial tuvieron curiosidad y cruzaron el rellano de su edificio hasta el piso de enfrente, donde había una agencia literaria. Afortunadamente, allí sí había alguien que hablaba inglés y que descifró el misterio de los mails.
 
Estos correos habían sido redactados por los responsables de la editorial Planeta-DeAgostini, que ansiaba aprovechar el tirón de la serie para competir con la supremacía de Marvel y el cómic americano en nuestro país. Esta anécdota culminó en mayo de 1992 con la publicación del primer número del manga creado por Akira Toriyama. Se vendían hasta 120.000 ejemplares semanales de esta edición que, por primera vez en la historia del tebeo español, se publicaba simultáneamente en castellano y catalán.
 
Y es que la cadena autonómica catalana fue la primera en introducir la animación japonesa, aunque confiesan que lo que buscaban era una alternativa para importar productos exclusivos y a la vez baratos. Este fue el detonante que abrió la puerta al cómic japonés en nuestro país. Con ello se superó una etapa de decadencia de la industria, y no sólo se amplió el mercado en relación a la edad de los lectores, sino también al sexo, puesto que empezaron a interesarse por el manga numerosas mujeres.
 
A partir de aquí la historia es de sobra conocida. La efeméride del primer número de Dragon Ball se celebra internacionalmente con su adaptación cinematográfica. Aunque en este caso lo más probable es que la producción decepcione enormemente a su legión de seguidores, un reto difícil para un filme infantil que reinterpreta la historia con más visión comercial que respetuosa con la esencia de la obra de Akira Toriyama.
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad