Corresponsalí­a Murcia.

La viga quebrada: Los autónomos.

2.327 autónomos menos en tres meses, que supone unas consecuencias inevitables en las cifras de empleo y movimiento económico.

0
0 votos
05-04-2009
Publicidad
 
El descenso del número de autónomos en Murcia centra una de las contradicciones de la crisis. Con una cifra de 26 autónomos que se pierden al día en la Región de Murcia, supone en el primer trimestre del año un descenso del 2,3%, es decir, 2.327 autónomos menos, que supone unas consecuencias inevitables en las cifras de empleo y movimiento económico.
 
El sector de los autónomos junto con las Pymes da en 90% del trabajo en España, sin embargo las ayudas a este tipo de empresas se quedan en intenciones que no se hacen efectivas, de forma que solo suponen un limpia conciencias de cara a la población por parte de Zapatero. La falta de financiación, la ausencia de una política firme que se dirija a fortalecer esta pequeña y mediana empresa, y unos impuestos que no se corresponden con los modestos beneficios de autónomos y Pymes provocan una situación en la que la situación se hace dura y de la cual muchos terminan por echar el cerrojo.
 
Si la media de toda España se sitúa en un 2% de descenso de autónomos, en Murcia es sensiblemente superior. Pero no es solo superior en comparación con el resto de España, también hay que tener en cuenta que en Murcia, el pequeño comercio, la pequeña y mediana empresa significa un sector importantísimo para la creación de riqueza y empleo, que si bien en todo el país es importante, en Murcia la pequeña empresa es fundamental. Una ciudad pequeña, con numerosos polígonos industriales en los que a menudo, tanto en la ciudad como en los polígonos industriales de los pueblos, vemos nutrirse de empresas locales y familiares que con el tiempo significan un microtejido industrial y comercial con muchos pequeños núcleos que potenciados y desarrollados pueden dar a la Región una base de creación de riqueza y empleo que estos días vemos irse al garete ante la mirada impasible de los políticos.
 
Mientras la pequeña y mediana empresa paga unos impuestos de hasta un 30% de sus humildes beneficios, las grandes fortunas pagan un 1%. Una ley hecha a la medida de los grandes explotadores y de la gran banca que cuenta con grandes fortunas hechas a base del trabajo de la gente. Dar la vuelta a esta situación disparatada debe ser un objetivo para salir de la crisis, y este es el momento de poder incidir en hacerlo, pero los planes del Gobierno parecen ser otros, ver como se destruye un capital fundamental en nuestro país, con impuestos insostenibles y ayudas que no llegan, mientras a la banca se le inyectan millones para tapar sus agujeros a costa de todos.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad