El PP catalán quiere volver al hogar

La vuelta del hijo pródigo

Fuera del régimen excluyente hace mucho frí­o. El PP prefiere ahora ser la derecha del régimen. El cambio se hizo con el relevo de lí­der, cambio dirigido a ganarse su papel con la burguesí­a catalana

5
2 votos
05-04-2009
Publicidad
En declaraciones a TV3 (la televisión oficial del régimen nacionalista obligatorio en Cataluña), La secretaria general del PP, Marí­a Dolores de Cospedal afirmó el pasado viernes que, en el caso de que el PP se haya "equivocado" en algo con Cataluña, deberá "rectificar en algunas cosas". Y añadió: "somos tan catalanes como el que más". Parece la vuelta del hijo pródigo. Fuera del régimen excluyente hace mucho frí­o. Y el PP lo ha estado sintiendo durante cierto tiempo. Ahora prefiere ser la derecha dentro del régimen. El cambio ya se manifestó con el relevo de Vidal-Quadras por Piqué, cambio dirigido a ganarse otra vez el favor de la burguesí­a catalana.
 (EFE)
(EFE)
En declaraciones a TV3 (la televisión oficial del régimen nacionalista obligatorio en Cataluña), La secretaria general del PP, Marí­a Dolores de Cospedal afirmó el pasado viernes que, en el caso de que el PP se haya "equivocado" en algo con Cataluña, deberá "rectificar en algunas cosas". Y añadió: "somos tan catalanes como el que más". Parece la vuelta del hijo pródigo. Fuera del régimen excluyente hace mucho frí­o. Y el PP lo ha estado sintiendo durante cierto tiempo. Ahora prefiere ser la derecha dentro del régimen. El cambio ya se manifestó con el relevo de Vidal-Quadras por Piqué, cambio dirigido a ganarse otra vez el favor de la burguesí­a catalana.
Con esta perspectiva se encuentra sentido a las afirmaciones realizadas por Cospedal a TV3. Afirmaciones que son la expresión de una adhesión inquebrantable al régimen tales como: “el PP es un partido que quiere a Cataluña y que quiere a los catalanes” y, por tanto, no se puede “permitir” que los catalanes le perciban “como una cosa distinta” a lo que en realidad es. Justificaciones que dicen más de lo que aparentan, como: “sí, es cierto que somos un partido nacional, que tenemos implantación en toda España, como también tenemos implantación en Cataluña” y, a modo de explicación, Cospedal ha dicho que “hay veces que uno no acierta en cómo cuenta las cosas, hay veces que uno hace más de lo que debería”.
 
El problema principal no es dónde se tiene implantación sino qué se quiere implantar. El PP catalán, con el apoyo de su dirección nacional, quiere participar en la implantación del régimen nacionalista excluyente, desde dentro, como uno más de la familia. Y como haría un buen pariente o un buen amigo del pariente, Cospedal ha hecho declaración pública de su fe: “somos tan catalanes como el que más, yo no soy catalana pero sí lo son mis compañeros de partido. Me sentiría tan cómoda o más viviendo en Cataluña que en otros sitios de España”. Sin duda alguna, sobresaliente en formación de espíritu nacional catalán.
 
Porque ¿de qué habla Cospedal? No habla de los intereses de los ciudadanos de a pie, que necesitan una España unida y fuerte, en la que primen las políticas que defienden la igualdad entre los españoles, sin importar la parte de España donde se viva; no habla de las políticas de progreso social... habla de los intereses de la burguesía burocrática catalana, que son los intereses que también quiere representar el PP catalán, y participar en el reparto de los beneficios.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad