CGT contra la crisis

Entrevista a Roberto Blanco, director de Rojo y Negro (CGT). Segunda Parte

"Los trabajadores, si queremos, podemos"

0
0 votos
04-04-2009
Publicidad
CGT es ahora miso el sindicato que más combativamente está combatiendo la crisis. Partiendo del anarqusmo moderado han sabido articular un movimiento obrero cada vez más contundente; Correos, educacion Madrid, Ford, Renfe Campo de Algeciras... son muchos los sectores donde CGT lleva la batalla. Para conocer mejor a este sindicato entrevistanmos a Roberto Blanco director de su periodico Rojo y Negro
 Entrevista a Roberto Blanco, director de Rojo y Negro (CGT). Segunda Parte
CGT es ahora miso el sindicato que más combativamente está combatiendo la crisis. Partiendo del anarqusmo moderado han sabido articular un movimiento obrero cada vez más contundente; Correos, educacion Madrid, Ford, Renfe Campo de Algeciras... son muchos los sectores donde CGT lleva la batalla. Para conocer mejor a este sindicato entrevistanmos a Roberto Blanco director de su periodico Rojo y Negro
DVd: Ahora mismo multitud de sectores sociales de España están en lucha contra los efectos de la crisis, desde los trabajadores hasta autónomos, agricultores e incluso sectores productivos del mundo empresarial. ¿Crees que se debe empezar a unir todo lo posible a estos sectores para crear una alternativa de frente contra la crisis y quienes la ha generado, burguesía monopolista y su gobierno?
R B: Como digo, personalmente creo que la respuesta debe ser de los de abajo, los que sufren los efectos de la crisis capitalista, que no la han creado pero que el poder pretende que la "paguen". Tienen que coordinarse y dar una respuesta contundente. En cuanto a sectores del mundo empresarial o del sindicalismo "vertical", no creo que tengan cabida en esta respuesta, pues son cómplices en la "creación" de la crisis. 

DVd: Nosotros desde el De Verdad estamos creando una plataforma con 100 medidas contra la crisis basada principalmente en la redistribución y el ahorro de la riqueza para inversión productiva y en demandas populares. Solo comentarte dos medidas para que nos digas que te parecen a nivel personal. 
  Nuestra primera propuesta es una escala salarial de 10 niveles:
-Que nadie gane menos de 1.000 euros. Pero también, que lo mismo que está regulado por ley el salario mínimo, se haga con el máximo y que nadie pueda ganar más de 10.000 euros al mes.
Si aplicáramos esta escala salarial, a los banqueros de los que hemos hablado, son casi 42.000 millones de pesetas que han cobrado de más y que podrían crear más de 10.000 empleos.
-Una escala fiscal que grave los beneficios y desgrave su reinversión en mejorar las empresas. en España, mientras que las PYMES –que son las que aportan el 90% de los puestos de trabajo- tienen que pagar más de un 30% de sus modestos beneficios, las grandes fortunas no pagan más que un 1%. Subiendo un 50% los impuestos sobre los beneficios de la banca  el Estado podría sacar adelante 100.000 PYMES y salvar unos 350.000 empleos. O crear 500.000 nuevos puestos de trabajo.
R B: Vuestra primera propuesta tiene que ver con varias de nuestras reivindicaciones desde CGT: salario social digno para toda persona desempleada (1.000 €), que los salarios más altos no superen el 100 % de los más bajos, salario mínimo y pensión mínima de 1.200 euros, aumento de los impuestos que deben pagar los ricos para dedicarlo a gastos sociales y gratuidad de los servicios públicos básicos. En cuanto a la segunda propuesta, no voy a entrar en eso, pues es problema de los empresarios. Sean pequeños, medianos o grandes, todos ellos son patrones, y por lo tanto no tenemos nada que ver con ellos y no me preocupan sus problemas. Soy libertario y creo en la autogestión de los medios productivos y de consumo. Personalmente propondría, como primera etapa hacia un sistema autogestionario, que los trabajadores se hagan cargo de las empresas que cierren y las autogestionen. En este sentido, no es un mal ejemplo todo el movimiento de fábricas recuperadas en Argentina: ya hay más de un centenar, y si vemos el caso, por ejemplo, de Cerámicas Zanón (en la provincia de Neuquén), de una fábrica en quiebra y, según sus propietarios, con pérdidas, consiguieron aumentar la plantilla de ciento y pico personas a trescientas, garantizar el salario de todas y todos y, además, conseguir beneficios, que revirtieron en la comunidad apoyando proyectos educativos, sanitarios... Esto demuestra que los trabajadores, si queremos, podemos. El pueblo es el motor de la sociedad, y no los brokers, los "emprendedores" y demás listillos. Frente a su competitividad, nuestra solidaridad. 

DVd: ¿Quieres añadir algo más?
Roberto: Agradeceros vuestra atención y animar a la gente a que se organice y luche contra el sistema capitalista y opresor, que es el auéntico responsable de la crisis. No es poca tarea la que tenemos por delante, pues para cambiar el sistema, primero tenemos que cambiar nosotros. Dejar de obedecer órdenes y consignas y convertirnos en hombres y mujeres libres, que piensan por sí mismas y actúan de forma directa sobre los obstáculos que van encontrando; dejar de fijarnos en lo que hace el de al lado y fijarnos en qué hacemos nosotros/as (o qué no hacemos, y hacerlo), pues lo que define a las personas es la acción.

Salud y Anarquía.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad