El Frente antitalibán de EE UU

India se involucra en el Afpak.

Aunque en los últimos años ambos Gobiernos habí­an dado pasos para desactivar sus tradicionales malas relaciones, el ataque de Bombay desató una nueva escalada de tensión.

0
0 votos
04-04-2009
Publicidad
Estados Unidos espera que la India y Pakistán unan esfuerzos en la lucha contra el terrorismo, dijo hoy aquí­ Richard Boucher, secretario adjunto de Estado para Asuntos del Sur de Asia. Estados Unidos espera que la India y Pakistán unan esfuerzos en la lucha contra el terrorismo, dijo hoy aquí­ Richard Boucher, secretario adjunto de Estado para Asuntos del Sur de Asia.

Pakistán apostó hoy por retomar con carácter inmediato el diálogo bilateral con la India, que permanece suspendido desde el ataque terrorista registrado en la ciudad india de Bombay en noviembre de 2008, de acuerdo con un portavoz de Exteriores.

"Pakistán mantiene consistentemente que en lugar de caer en un juego de culpas, ambas partes deberí­an, sin más retrasos, retomar el proceso de diálogo integral", aseguró en un comunicado el portavoz de Exteriores, Abdul Basit.

Basit se mostró de acuerdo con las palabras del presidente estadounidense, Barack Obama, quien sugirió durante la cumbre del G-20 en Londres la recuperación de un "diálogo efectivo" entre las dos potencias rivales del sur de Asia.

"No podemos estar más de acuerdo", dijo el portavoz, quien también se refirió al contencioso de Cachemira como la clave que dificulta las relaciones entre los dos paí­ses.

La India y Pakistán se disputan la soberaní­a de esa región desde la independencia y partición del subcontinente, en el año 1947, y ambos han librado varias guerras y conflictos de menor intensidad por el control de la misma.

Aunque en los últimos años ambos Gobiernos habí­an dado pasos para desactivar sus tradicionales malas relaciones, el ataque de Bombay desató una nueva escalada de tensión, ya que la India considera que fue perpetrado por el grupo terrorista Lashkar-e-Toiba, que opera desde Pakistán.

Estados Unidos espera que la India y Pakistán unan esfuerzos en la lucha contra el terrorismo, dijo hoy aquí­ Richard Boucher, secretario adjunto de Estado para Asuntos del Sur de Asia.

"Queremos hacer todo lo que podamos con cada uno de estos paí­ses para desarrollar relaciones sólidas y beneficiar a los pueblos en ambos lugares", dijo Boucher cuando le preguntaron qué papel desempeñará Estados Unidos en las relaciones Pakistán-India sin tocar el conflicto de Cachemira.

"Queremos asegurarnos de que están combatiendo el terrorismo en forma conjunta en la región... Esperamos que la India y Pakistán regresen juntos a trabajar realmente para reducir la tensión y crear un mejor ambiente entre los dos", dijo Boucher.

Nueva Delhi e Islamabad se han mantenido desde hace mucho tiempo en una relación tensa debido al conflicto por el territorio de Cachemira. Sus relaciones pasaron de malas a peores después que militantes islámicos perpetraron una orgí­a de sangre de tres dí­as en Mumbai, India, en noviembre pasado, matando a 165 personas.

Washington ha estado temeroso de que las tensiones entre los dos paí­ses dañen los esfuerzos de Estados Unidos para conquistar al Talibán y alcanzar la estabilidad en Afganistán.

Estados Unidos mantiene una presencia militar importante en Pakistán, donde tiene bases para sus aviones teledirigidos llamados "drones" con los que bombardea las zonas tribales de Pakistán. La presencia de tropas pertenecientes a las fuerzas especiales Norteamericanas en operaciones de aniquilamiento y entrenamiento a grupos paramilitares Pakistaní­es. Contribuyen al eminente descontento de la población que dí­a a dí­a ve la innumerable lista de muertos de los bombardeos agrupándolos cada vez más entorno a los talibanes y los sectores integristas Islámicos Pakistaní­s.

Los bombardeos que se centran tambien en el sur Baluchistan y la frontera con la India en Cachemira, por el desplazamiento hacia estas zonas de los grupos armados Talibanes, se encuentra al borde de la balcanización que aceleró el asesinato de Benazir Bhutto y que puede desembocar en un, un "Talibanistán" o un "Jihadistán".

Pakistán, que recurrió a la hipoteca del FMI debido al tsunami financiero, ha profundizado su acercamiento con China y ha manifestado su deseo de pacificación con India, por lo que el presidente Asif Ali Zardari, presionado por Estados Unidos, dio inicio al riesgoso desmantelamiento de los siniestros Intra-Servicios de Inteligencia (ISI, por sus siglas en inglés), que presuntamente participaron en el asesinatote Bhutto.

Desde 1947, India y Pakistán, dos potencias nucleares y consentidas por las grandes potencias del Consejo de Seguridad de la ONU, se han enfrascado en una larga lucha por la supremací­a en Cachemira y Afganistán, tanto en forma directa (tres guerras) o fomentando la inestabilidad y el terrorismo.

El frente internacional antitalibán que están formando los EE UU, involucrando a Irán, sacándolo del eje del mal, para involucrarlo en su estrategia Afpak, de la mano de Rusia, hacia necesario forzar a India a colaborar en el control de Cachemira, apagando el fuego que el ISI habí­a potenciado echando más leña al fuego con los atentados de Bombay y por otro lado utilizar la creciente influencia de India en Afganistán

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad