Astronomí­a

El mercado de valores de las manchas solares

Un simple hecho: Nadie entiende completamente la fí­sica subyacente del ciclo de la mancha solar.

0
0 votos
03-04-2009
Publicidad
El ciclo de manchas solares se comporta como el mercado de valores: justo cuando piensas que ha tocado fondo va más bajo. En el año 2008 no se observaron manchas solares en 266 de los 366 dí­as del año (73%). Para encontrar un año con más dí­as en blanco, tendí­amos que remitirnos a 1913, donde habí­an 311 impecables dí­as. Para el año 2009 aún será más baja. Hasta el 31 de marzo, no hubo manchas solares en 78 de los 90 dí­as del año (87%). El ciclo de manchas solares se comporta como el mercado de valores: justo cuando piensas que ha tocado fondo va más bajo. En el año 2008 no se observaron manchas solares en 266 de los 366 dí­as del año (73%). Para encontrar un año con más dí­as en blanco, tendí­amos que remitirnos a 1913, donde habí­an 311 impecables dí­as. Para el año 2009 aún será más baja. Hasta el 31 de marzo, no hubo manchas solares en 78 de los 90 dí­as del año (87%).
El Sol además de ser una masa de hidrógeno y helio tiene enormes campos magnéticos formados por corrientes eléctricas. Estas tienen la apariencia de manchas oscuras en su superficie formando grupos que crecen en intensidad y en número. La existencia de las manchas solares se sabe des de hace mucho tiempo. Pero sólo a finales del siglo XIX, gracias al astrónomo alemán Heinrich Schwabe, cuando se descubrió que son cíclicas. Cada 12 años alcanzan su punto más álgido.

El astrónomo estadounidense George Hale, a principios del siglo XXI, continuando con el trabajo de Schwabe descubrió que las manchas solares generan una actividad magnética intensa. Comprobó que las de mayor fuerza eran casi 8,000 veces más poderosas que el campo magnético de la Tierra en su superficie.

Las sucesivas investigaciones han demostrado que las manchas solares forman parte de las enormes tormentas solares. De vez en cuando, campos magnéticos interiores alcanzan la superficie del Sol y obstruyen los flujos de calor y luz que proceden del núcleo, y cuando surgen –aparece un parche oscuro– la superficie es al menos 1.000°C más fría que las zonas adyacentes.

Estas manchas solares producen llamaradas en la superficie solar. Si estas llamaradas ocurren cerca del centro del disco solar y de frente a la Tierra, producen una tormenta magnética en nuestras regiones polares. Esto provoca que la recepción de ondas de radio se perturbe, que las brújulas no funcionen y nuestro clima puede cambiar de forma repentina. También pueden provocar una alteración en la migración de las aves ya que estas se guían, en ocasiones por el campo magnético de la Tierra.

No podemos predecir lo que va a suceder, incluso con la tecnología moderna actual. Hay modelos que pronostican cuándo terminará este mínimo y cómo será el próximo máximo solar. Pesnell ha estudiado este fenómeno y ha preparado una gama de predicciones. La gran incertidumbre se debe a un simple hecho: Nadie entiende completamente la física subyacente del ciclo de la mancha solar.

Pesnell cree que la mancha solar aparecerá de nuevo pronto, "posiblemente antes de que finalice el año", al que seguiría un máximo solar de intensidad por debajo de la media en 2012 o 2013.

Pero al igual que otros pronosticadores, sabe que puede estar equivocado.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad