Teatro

Teatro y vida y viceversa

El pasado lunes, 30 de Marzo se celebró en el Teatro Cuyás de Las Palmas de Gran Canaria la XII edición de los Premios Max de las Artes Escénicas 2009.

0
0 votos
03-04-2009
Publicidad
Varias son las claves que hacen de esta Gala la constatación de una curiosa paradoja: tantos años hablando de la crisis del Teatro y ahora que la crisis se ha extendido, el Teatro goza de una salud envidiable.
 Teatro y vida y viceversa
Varias son las claves que hacen de esta Gala la constatación de una curiosa paradoja: tantos años hablando de la crisis del Teatro y ahora que la crisis se ha extendido, el Teatro goza de una salud envidiable.
Entre los premiados de este año destacan Miguel Narros, el Teatre Lliure Y Animalario.

El Teatre Lliure (Mejor espectáculo de Teatro por 2666) es uno de los Decanos del resurgimiento teatral en Cataluña. Desde que en 1976 Fabià Puigserver, Lluís Pasqual, Lluís Homar, Guillem-Jordi Graells y Josep Montanyès crearon la compañía, innumerables han sido las iniciativas y proyectos que han contribuido en gran medida a renovar completamente la escena catalana convirtiéndola en una de las referencias culturales de Europa. De la misma manera diversos artistas han ido impulsando proyectos de creación que han dado grandes referentes en la escena española, a veces a la sombra, a veces al amparo, y en ocasiones simplemente a la vera del Teatre Lliure.
 
La reacción popular a las expectativas creadas por el advenimiento de la Democracia en 1976 fue tan abrumadora y positiva desde todos los puntos de vista, pero también desde el que nos ocupa, el artístico, que hace deseables las aspiraciones de libertad en todo momento y lugar. Este afán creativo es sólo comparable al generado en la II República estimulado por los aires de libertad que entonces se vivieron. Impulsados por  este sentimiento, Grupos como Els Comediants, Dagoll Dagom, Els Joglars. La Fura dels Baus y un larguísimo etcétera han dejado su huella gracias a su buen hacer, y dan así testimonio de la inmersión del Teatro en la vida, o de la vida en el Teatro, que para el caso, lo mismo da. Las inquietudes políticas o las necesidades sociales de la Sociedad se canalizan también a través de la creación artística.
           
Miguel Narros es otro ejemplo claro de esta eclosión democrática, al igual que otros muchos que en Madrid tuvieron la misma visión que en Cataluña, junto a nombres como Gerardo Vera, Francisco Nieva, Juan Carlos Pérez de la Fuente y otro muy largo etcétera. Desde una visión comprometida Narros ha llevado a los escenarios a Faulkner, a Unamuno, Tennessee Williams, Strindberg, Chejov… Coleccionista de logros personales, a lo largo de su vida ha dirigido montajes para los principales Teatros españoles y parte de los extranjeros, ha ganado la Cátedra de Arte Dramático en la RESAD y ha recibido todos los premios que en España se pueden desear si uno se dedica a este hermoso oficio, incluyendo este Premio Max de Honor 2009.
 
Animalario como Compañía y los distintos “animales” que la componen han sido reconocidos por su trabajo y su esfuerzo en la dirección que venimos apuntando en este artículo, el desarrollo y la canalización de inquietudes y necesidades sociales a través del proceso creativo. Reciben en esta edición los siguientes premios: Mejor autor teatral en castellano (Juan Mayorga por La tortuga de Darwin), Mejor adaptación de obra teatral, (Alberto San Juan por Argelino, servidor de dos amos), Mejor director de escena (Andrés Lima por Argelino…), Mejor actriz protagonista (Carmen Machi por La tortuga…), Mejor actor protagonista (Javier Gutierrez por su papel en Argelino…) y, finalmente, el Premio al Mejor empresario o productor privado de artes escénicas para la propia Compañía, Animalario. Todo un palmarés.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad