La frase del dí­a

"España lucha por no descender a segunda división" (Editorial de la prensa alemana)

Berlí­n sabe mucho sobre las dependencias que lastran la economí­a española. Los bancos alemanes son los principales propietarios de deuda privada española

0
0 votos
03-04-2009
Publicidad
De la “Champions económica” en la que Zapatero aseguraba haber colocado a la economía española se ha pasado a “la lucha por no irse a Segunda”. La prensa alemana recoge el símil futbolístico para ajustar cuentas con España, con una fiereza inusitada.
El editorial del Handalsblatt, uno de los diarios germanos de mayor tirada, constata que “en septiembre de 2007, el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, constataba con satisfacción que España había ascendido a la liga de campeones de la economía mundial. En aquel momento, su país registraba un crecimiento récord y el desempleo más bajo en su historia democrática. Zapatero creía poder activar el piloto automático en política económica. (…) Pero estos tiempos de oro se han acabado”.
La prensa germana no puede disimular la animadversión de la metrópoli hacia un territorio que consideran parte de su área de influencia: “el presidente tiene que hacer frente a aquellos que no ven a España entre los campeones, sino entre los pigs: la contraparte europea negativa a los países Bric de fuerte crecimiento (Brasil, Rusia, la India y China). Pigs significa Portugal, Italia, Grecia y España, países que según los críticos carecen de potencial de crecimiento sostenible”.
Pero, paradójicamente, acierta en la diana cuando da rienda suelta a sus iras contra España: “También los demás países industrializados están en recesión, pero el gobierno de Zapatero se encuentra ante un desafío especialmente grande. En un país acostumbrado durante muchos años a beneficios demasiados rápidos y a demasiados créditos, tiene que sentar las bases para un crecimiento verdadero e independiente tras la crisis económica mundial”.
Berlín sabe mucho sobre las dependencias que lastran la economía española. Los bancos alemanes son los principales propietarios de deuda privada española. Durante los años de bonanza, han prestado, a un elevado interés, el dinero necesario para financiar el boom inmobiliario a los bancos españoles. Ahora exigen el riguroso pago de los vencimientos de esa deuda, apropiándose, por el simple “recorte del cupón” propio de la extorsión financiera”, de una parte importante de la nueva riqueza producida.
Ese es, efectivamente, uno de los lastres que impiden un desarrollo económico independiente, imprescindible para poder salir de la crisis.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad