Consecuencias crisis

¿Para cuándo un plan de rescate para los ciudadanos?

Los ciudadanos vascos han perdido en el último año 127€ de su sueldo mensual para afrontar el pago de la hipoteca, lo que una familia de 4 miembros gasta en la compra de la semana.

0
0 votos
03-04-2009
Publicidad
El pago de las hipotecas supone el 47% del salario medio que perciben los ciudadanos en el Paí­s Vasco, 2 décimas menos que en el esto de España. Un estudio del Gobierno vasco advierte que de seguir así­ el empeoramiento de las condiciones de vida irá en aumento pues uno de cada tres hogares está pagando una hipoteca actualmente. El pago de las hipotecas supone el 47% del salario medio que perciben los ciudadanos en el Paí­s Vasco, 2 décimas menos que en el esto de España. Un estudio del Gobierno vasco advierte que de seguir así­ el empeoramiento de las condiciones de vida irá en aumento pues uno de cada tres hogares está pagando una hipoteca actualmente.
   El Estado lleva destinados para rescatar a la banca  250.000 millones de € iniciales más los 9.000 millones que irán a la CCM, según este informe el 44% de las familias tienen que pagar un 30% más del dinero que disponen en el pago de la hipoteca. En 4 años el importe de la hipoteca media respecto al salario medio ha pasado del 34,8% a suponer un 47,5%, para un sueldo de 1.000€ significa que 127€ del sueldo pasan directamente de la nómina al banco, la compra una semana de una familia de 4 miembros, ¿Donde está el plan de rescate para las familias?
 
  Sólo en el País Vasco en 5 años, desde 2003 hasta 2008, se han concedido créditos hipotecarios por valor de 33.000 millones de €, en  las espaldas de los ciudadanos vascos pesa una hipoteca media por valor de 32 millones de las antiguas pesetas (194.000€), el sistema financiero se ha beneficiado de ese endeudamiento estos años con tasas de beneficios récord disponiendo de ese capital para de forma ficticia seguir invirtiendo donde mayor beneficios obtenía, ahora que se encuentran en crisis piden la ayuda del Estado, los ciudadanos en apuros por haber quedado en paro o por haber aumentado los intereses  solo obtiene la ayuda en todo caso de sus familiares más cercanos. El plan del Gobierno de congelar el pago de los intereses para los trabajadores en paro no es más que un aplazamiento en el tiempo hasta que los bancos obtengan su 100%.
 
  Lo que es el colmo es que mientras la solución pasa por destinar cada vez más dinero al sistema financiero, es cada vez menor el porcentaje que se destina a las familias para la compra de nuevas vivienda a través de las hipotecas.  Así como estamos viendo que miles de pymes están cerrando sus puertas por falta de liquidez en hacer frente a sus gastos, el rechazo de crédito a las familias en la zona euro ha pasado del 21% al 41%. A pesar de que en España hay más de un millón de viviendas nuevas sin vender y que el precio de la sigue bajando se impide que se pueda disponer de ellas. El capital financiero protege la recuperación de su capital por encima de satisfacer una necesidad social de primer orden. Se nos dice que los planes de rescate son por el interés general de todos, cuando vemos que sólo es por el frío interés de la ganancia capitalista.
 
 
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad