La fiscalí­a se opone a que España investigue el bombardeo de Gaza

¿Por qué se opone la Fiscalí­a?

Unas semanas después de que la Audiencia Nacional española admitiera a trámite una querella contra siete militares israelí­es por un delito contra la humanidad, la Fiscalí­a quiere impedir que esta investigación prospere ¿Por qué?

0
0 votos
03-04-2009
Publicidad
Hace unas semanas renací­a la esperanza de que los crí­menes cometidos recientemente en Gaza pudieran ser juzgados más pronto de lo que imaginamos. Porque la Audiencia Nacional, al declarase competente para juzgar la matanza del 2002, que denuncia la querella, abrí­a la puerta para juzgar -tarde o temprano- la matanza del 2009. Hace unas semanas renací­a la esperanza de que los crí­menes cometidos recientemente en Gaza pudieran ser juzgados más pronto de lo que imaginamos. Porque la Audiencia Nacional, al declarase competente para juzgar la matanza del 2002, que denuncia la querella, abrí­a la puerta para juzgar -tarde o temprano- la matanza del 2009.
Se trata de una querella contra siete militares israelíes, entre ellos el ex ministro de Defensa -Benjamín Ben-Eliezer- por un delito contra la humanidad cometido en un ataque a la Franja de Gaza en el 2002 en el que murieron 15 personas y 150 resultaron heridas, presentada por el Centro Palestino para los Derechos Humanos.

Pero, ahora, la Fiscalía de la Audiencia Nacional pide el archivo de esta querella ¿Por qué?

Aduce que todavía se siguen investigando los hechos por el Tribunal Supremo de Israel y la jurisdicción del lugar donde ocurrieron los hechos, a su juicio, es preferente.

Una injustificada “traba” burocrática que se contradice con el precedente de la doctrina sentada por el Tribunal Constitucional español en el caso del genocidio de Guatemala, también –como en Israel- en proceso judicial en este país.

Además, aunque el fiscal considera que se podrían denunciar los hechos a la Corte Penal Internacional. En qué quedamos ¿se puede o no juzgar este delito fuera de Israel?

No es la primera vez que al juzgarse crímenes contra la humanidad la Audiencia Nacional protagonice el enfrentamiento entre las dos líneas que existen en su seno.

Igual oposición se produjo con los juicios contra Pinochet, la dictadura Argentina o más recientemente el caso de Guatemala.

Porque en la justicia española por una parte, están los miembros de la adjudicatura que se oponen a estos juicios -al servicio de los sectores más oscuros del Estado vinculados con el hegemonismo- a los que les interesa mantener la impunidad de los últimos responsables.

Y, por otra, están sectores progresistas y más autónomos, removido por la lucha popular contra la impunidad.

La batalla está en pleno estallido y, como se ha demostrado en tantos momentos, para que se haga justicia la movilización y presión popular es fundamental para romper los “diques de contención” que vuelven a emerger en la Audiencia Nacional.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad