El informe "Indignación pública: agentes de policí­a por encima de la ley en Francia"

La policí­a francesa denunciada por Amnistí­a Internacional

"Los asesinatos ilegales, las palizas, los abusos raciales y el uso excesivo de la fuerza por parte de los agentes de la ley están prohibidos por la normativa internacional"

0
0 votos
02-04-2009
Publicidad
Este aumento de la violencia policial, coincide con el aumento del descontento social, en el que se ha sumergido el pueblo trabajador de Francia, como en el resto del mundo. Los gobierno neoliberales, conscientes de donde han llevado a la población mundial, toman sus medidas de represión y dan "carta blanca" a los agentes represivos, ya no de la Ley, que se ceban en los más desfavorecidos, y los primeros afectados por la crisis. Esta crisis se alimentara en principio, de los trabajadores y de las minorí­as étnicas en Occidente, y de todos los pueblos subdesarrollados. Este aumento de la violencia policial, coincide con el aumento del descontento social, en el que se ha sumergido el pueblo trabajador de Francia, como en el resto del mundo. Los gobierno neoliberales, conscientes de donde han llevado a la población mundial, toman sus medidas de represión y dan "carta blanca" a los agentes represivos, ya no de la Ley, que se ceban en los más desfavorecidos, y los primeros afectados por la crisis. Esta crisis se alimentara en principio, de los trabajadores y de las minorí­as étnicas en Occidente, y de todos los pueblos subdesarrollados.
Amnistía Internacional (AI) en un informe presentado hoy jueves, hace referencia a pesar del aumento de la violencia y el abuso de autoridad, que se ha visto incrementado en las actuaciones de la policía francesa, de una manera alarmante y denunciable en los últimos años. La respuesta y el trato que se ha dado ha esta anomalía de tinte racista, clasista, y que viola sistemáticamente los derechos humanos, por Parte del Ministerio del Interior y la justicia francesa, donde se da claramente un sesgo institucional del sistema judicial a favor de los agentes en el país.
 
Las víctimas de estas actuaciones policiales son hombres y mujeres de todas las edades, la inmensa mayoría de las denuncias afectan a ciudadanos franceses de minorías étnicas o a ciudadanos extranjeros.
 
Abdelhakim Ajimi murió en Grasse tras ser inmovilizado por la policía durante su detención, el 9 de mayo de 2008.
 
Ese día había ido al banco por la tarde para sacar dinero. Cuando se lo denegaron, según los testigos se puso furioso y agresivo y el director de la sucursal llamó a la policía. Abdelhakim Ajimi salió del banco, pero una unidad de la policía lo paró cerca de su domicilio, en el Bulevar Victor Hugo, e intentó detenerlo.. Al parecer, se resistió violentamente a la detención y lucho con los agentes. Durante el forcejeo se rompió el Escaparate de una tienda y uno de los agentes se fracturó la clavícula.
 
Testigos del incidente afirmaron haber tenido la impresión de que los agentes empleaban fuerza excesiva contra Abdelhakim Ajimi. Tras esposarlo, tres agentes lo mantuvieron tumbado boca abajo en el suelo durante largo tiempo y en esta postura uno de ellos le pego dos puñetazos y otro se arrodilló sobre su espalda mientras un tercero lo inmovilizaba aplicándole una llave al cuello con el brazo. Según los testigos, Abdelhakim Ajimi se puso morado y se notaba claramente que no podía respirar.
 
Según los testigos, los agentes dijeron a los paramédicos que no atendieran una Abdelhakim Ajimi, pues tenían la situación bajo control. Abdelhakim Ajimi fue llevado en un vehículo policial a la comisaría, donde fue declarado muerto a las 4:30 pm.. Según el testimonio de los agentes, al llegar a la comisaría Abdelhakim Ajimi estaba vivo, aunque se encontraba en mal estado.. Sin embargo, varios testigos de la detención han afirmado que en su opinión ya estaba muerto cuando lo metieron en el vehículo policial. El 13 de mayo, el fiscal de Grasse abrió una investigación sobre "homicidio involuntario".. El 16 de diciembre se citó a declarar ante el juez de inspección a los dos agentes sospechosos de la muerte de Abdelhakim Ajimi, pero hasta la fecha no se les ha imputado ningún delito.
 
Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades francesas a tomar medidas para reformar el sistema actual y crear una comisión independiente de quejas contra la policía con facultades y recursos suficientes para llevar a cabo investigaciones exhaustivas y eficaces. "Las autoridades francesas deben tomar medidas para asegurarse de que nadie está por encima de la ley. Es fundamental que el público tenga confianza en la policía", dijo David Díaz-Jogeix  director del Programa para Europa y Asia Central de AI.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad