Comisiones por usar tarjetas o los peajes del dinero electrónico

La Comisión Europea intenta negociar con resultados mediocres las superelevadas tasas que se cobran Mastercard, Visa, AMEX, etc, a través de los bancos.

0
0 votos
02-04-2009
Publicidad
Cada vez que alguien hace una operación de comprar algo en alguna tienda en todo el mundo y paga con tarjeta (del tipo que sea) contribuye a engrosar los beneficios del sector financiero. Las comisiones las paga el comerciante al banco y la cadena alcanza or un lado al comprador que ha usado la tarjeta y al banco a su vez con la entidad de crédito, por lo general estadounidense. Cada vez que alguien hace una operación de comprar algo en alguna tienda en todo el mundo y paga con tarjeta (del tipo que sea) contribuye a engrosar los beneficios del sector financiero. Las comisiones las paga el comerciante al banco y la cadena alcanza or un lado al comprador que ha usado la tarjeta y al banco a su vez con la entidad de crédito, por lo general estadounidense.
La Comisión Europea desde hace años tiene un pleito con Mastercard por su posición abusiva en el mercado y por prácticas comerciales restrictivas. Desde 2007 que mantiene un litigio y que ayer dejó en tregua.
 
La disputa que les enfrenta tiene que ver sobre las tasas de intercambio transfronterizas. Es decir, sobre el dinero que cobra al realizarse una operación el banco que emite la tarjeta de un cliente a la entidad dueña del datáfono (TPV) instalado en el comercio extranjero donde se produce la compra.
La Comisión Europea amenazó en 2007 a la firma de medios de pago con una multa si no suprimía dicha tasa por completo. Mastercard acató la orden en junio de 2008 pero llevó el caso a los tribunales.

Ahora, la CE admite que la multinacional cargue a partir del próximo 1 de julio una comisión máxima del 0,30% a las transacciones con tarjetas de crédito y del 0,20% para las de débito. Originalmente, Mastercard ingresaba hasta un 1,90% en el primer caso y un máximo del 0,75% en el segundo.

La firma -que mantiene su pleito ante el Tribunal Europeo de Primera Instancia- debe suprimir ahora en contraprestación unas tarifas que creó el pasado octubre para paliar el descenso de ingresos. Con unos apaños aquí y allá estas empresas van viviendo a nuestra costa como auténticos parásitos.

Cada vez es mayor la cantidad del dinero electrónico circulante, cada vez más la proporción de papel mneda disminuye respecto al total. Además, España es uno de los lideres mundiales en número de cajeros automáticos, número de tarjetas por habitante, etc. Por si fuera poco, el futuro pasa por el empleo masivo de medios de pago electrónicos.
 
El seguimiento que se hace de las transacciones por tarjeta a menudo es tema de preocupación, también lo es la dependencia con el extranjero. Parece no bastar las abultadas tasas de interes por el dinero a credito del que se dispone con el uso de las tarjetas.
 
Una opción como la que pasa por el uso de una moneda global planetaria, propuesta lanzada por China en las actuales reuniones del G-20 estos dias en Londres ayudarian a resolver el problema. En el caso de España es una solución dudosa dado que nuestro pais no es tan competitivo como muchos países emergentes. Ahí tienen Uds un tema más para desarrollar de cara a las próximas elecciones al Parlamento Europeo.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad