Garzón implica en la trama de corrupción al tesorero del PP

¿Quién tira de la Correa?

¿Qué efecto tiene el "caso Gürtell" tras unas elecciones vascas y gallegas que han fortalecido al PP en la misma medida que han debilitado a Zapatero?

0
0 votos
01-04-2009
Publicidad
Antes de trasladar el "caso Gürtell", que investiga la trama de corrupción en el seno del PP, al Tribunal Superior de Madrid, Garzón ha arrojado una nueva bomba polí­tica, implicando al tesorero central del PP, Luis Bárcenas, y a Gerardo Galeote, eurodiputado y miembro de la ejecutiva central. Tras la imputación de tres aforados madrileños, del entorno más cercano a Esperanza Aguirre, se apunta ahora a la calle Génova, sede central del PP, insinuando una operación de financiación ilegal del primer partido de la oposición. La trama de corrupción articulada en torno a Francisco Correa, y que extiende sus ramificaciones por toda la estructura nacional del PP es, ante todo, una batalla polí­tica. ¿Quién tira de la Correa, apuntando alternativamente al conjunto de clanes del PP? ¿Qué efecto tiene el "caso Gürtell" tras unas elecciones vascas y gallegas que han fortalecido al PP en la misma medida que han debilitado a Zapatero? Antes de trasladar el "caso Gürtell", que investiga la trama de corrupción en el seno del PP, al Tribunal Superior de Madrid, Garzón ha arrojado una nueva bomba polí­tica, implicando al tesorero central del PP, Luis Bárcenas, y a Gerardo Galeote, eurodiputado y miembro de la ejecutiva central. Tras la imputación de tres aforados madrileños, del entorno más cercano a Esperanza Aguirre, se apunta ahora a la calle Génova, sede central del PP, insinuando una operación de financiación ilegal del primer partido de la oposición. La trama de corrupción articulada en torno a Francisco Correa, y que extiende sus ramificaciones por toda la estructura nacional del PP es, ante todo, una batalla polí­tica. ¿Quién tira de la Correa, apuntando alternativamente al conjunto de clanes del PP? ¿Qué efecto tiene el "caso Gürtell" tras unas elecciones vascas y gallegas que han fortalecido al PP en la misma medida que han debilitado a Zapatero?
La implicación de Luis Bárcenas y Gerardo Galeote traslada la trama de corrupción desde los aparatos regionales del PP, aunque sean tan importantes como el madrileño, a la estructura central presidida por Rajoy.
Garzón acusa a ambos de haber cobrado dos millones de euros en sobornos entregados por Francisco Correa, y les imputa delitos de asociación ilícita, blanqueo de dinero, contra la Administración Publica y cohecho. Según el auto de Garzón "ambos estarían enmarcados dentro de la organización con el cometido de facilitar las actividades delictivas de la misma a través de la consecución de eventos y reparto de fondos procedentes de los mismos, en beneficio propio, prevaliéndose de su posición en el partido político al que pertenecían y de la capacidad de concesión o gestión de eventos para la organización, recibiendo por ello cantidades en efectivo o pagos en especie".
Pero los pasos dados por Garzón apuntan invariablemente hacia un caso de financiación ilegal del partido de la oposición, algo así como una Filesa en miniatura del PP. Aunque el juez no señala directamente, sí deja entrever que una parte del dinero procedente de los sobornos pudo servir para sufragar la campaña de las elecciones gallegas de 1998 o el congreso del Partido Popular Europeo celebrado en Marbella en 1999.
A pesar del cierre de filas general de cara a la galería, Rajoy ya prepara la destitución de Bárcenas, intentando detener la gangrena en uno de los escalones intermedios.
Habrá que prestar atención a cómo y donde terminan las consecuencias de la Operación Correa, pero está claro que no se trata de una simple investigación judicial. Su trasfondo e intencionalidad política son meridianos.
Aunque su onda expansiva se ha acallado con la victoria del PP en Galicia y sus meritorios resultados en Euskadi, que le han permitido jugar un papel decisivo en una comunidad, la vasca, que parecía vetada para siempre al PP.
Con un PP fortalecido políticamente, y un PSOE en sus horas más bajas –la última encuesta le otorga una pérdida de un millón y medio de votos-, el escenario de la obra ha variado sustancialmente.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad