ELA y LAB utilizan polí­ticamente un derecho de los trabajadores

Una decisión contra la clase obrera

ELA y LAB (sindicatos nacionalistas) anuncian una huelga general en solitario para dí­as después de la investidura de Patxi López. NI UGT ni CCOO han sido consultados.

0
0 votos
01-04-2009
Publicidad
Declaraciones de ELA argumentan "la agenda sindical tiene que ver muy poco con la gobernabilidad" y con "la alternancia en el poder". Según Adolfo Muñoz, su secretario general, la protesta "se hubiera convocado igual con cualquier otro Gobierno". Declaraciones de ELA argumentan "la agenda sindical tiene que ver muy poco con la gobernabilidad" y con "la alternancia en el poder". Según Adolfo Muñoz, su secretario general, la protesta "se hubiera convocado igual con cualquier otro Gobierno".
Pero entonces, ¿por qué no se convocó antes?, ¿por qué no se ha tenido ninguna noticia de la misma hasta ahora, cuando la crisis se ha agudizado desde septiembre y en Euskadi se cerró el año con 13000 trabajadores afectados por un ERE? ¡Han pasado seis meses!
 
Hace dos días el líder peneuvista alavés, Iñaki Gerenabarrena, anunció una oposición “dura, por no decir muy dura o durísima” y advirtió que no debían esperar “ni aire” por parte suya. Acto seguido se ha presentado esta huelga.
 
Por supuesto que las huelgas tienen que ver con la gobernabilidad, son un derecho y un arma fundamental de la clase obrera, dirigida al poder y para conseguir objetivos tanto inmediatos como a largo plazo. La función que cumple como arma de fuerza es debilitar al ejecutivo que esté en el poder, cuestionarle y forzar medidas a favor de los trabajadores frente a la patronal. El día que está convocado atacará a un gobierno recién investido que no tiene nada que ver con la situación de crisis o medidas gubernamentales tomadas anteriormente ¿Qué ha hecho Patxi López por la crisis en Euskadi, para bien o para mal? Nada, absolutamente nada. Ah! Pero si ni él ni su partido están todavía en el poder.
 
Y es muy grave que estos dos sindicatos nacionalistas (a ella se han sumado ESK, Stee-Eilas, la organización agraria EHNE e HIRU de transporte) utilicen este arma por una cuestión política: debilitar el nuevo y único gobierno no nacionalista, que ha día de hoy ha tenido Euskadi.
 
A lo que se ataca fundamentalmente es a la clase obrera, así como desacreditar sus armas, que son derechos conquistados en la historia de los movimientos obreros. Ataca a la clase obrera, porque cada huelga general ha de ser un éxito y debe movilizar no ya al conjunto de Euskadi, CCOO y UGT no han sido consultados en ningún momento para esta huelga, sino movilizar al conjunto del país. Por su características mismas y por cómo se ha planteado es un convocatoria que la primera consecuencia que va a tener es dividir a la clase obrera en Euskadi.
 
Supone utilizar a los trabajadores y sus derechos para intereses ajenos a los suyos. En estos momentos de crisis, una crisis general del capitalismo, de una hondura todavía imprevisible, donde a los trabajadores y al pueblo se les está atacando por todos los lados, supone una falta muy grave que los que se dicen representantes de los trabajadores actúen por interés partidista. Colocándose quieran o no al lado del PNV, los dueños del caserío.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad