Alarma social.

Posiciones mutantes en el trasvase Tajo-Segura.

Como dijo Groucho Marx:Estos son mis principios, si no te gustan tengo otros.

0
0 votos
30-03-2009
Publicidad
 
Esta semana se decide sobre el Estatuto de Castilla-La Mancha, y todo indica a que será retirado, congelado o entrará en hibernación en la Comisión Constitucional del Gobierno. Uno de los motivos principales es la inclusión de la cuestión del trasvase Tajo-Segura, cuya caducidad y falta de iniciativa por poner medidas para que esto no afecte a la población y al sector agrícola, base económica principal en Murcia, ha provocado estas semanas un clamor popular en contra de esta medida.
 
El agua, es un bien natural, un recurso que no puede ser propiedad de la Comunidades Autónomas y que debe estar gestionado centralmente en un plan que de respuesta a las necesidades del País y sus diferentes CCAA en su conjunto. Todo indica que no habrá acuerdo posible entre los partidos mayoritarios PP y PSOE, que plantean posiciones distintas con fines electoralistas dependiendo de la Comunidad Autónoma donde se encuentren.
 
La excusa que ponen a tanta traba es que no quieren generar división, pero tras todo este tiempo, cabe preguntarse si esto es así o es una división que se injerta de manera artificial por ellos mismos. El debate encarnizado por el Plan Hidrológico Nacional desde hace unos cuantos años, tenía en centro de enfrentar más que buscar soluciones al problema, claro que cuando se trata de unas obras tan golosas y de presupuesto tan elevado, los grupos de la burguesía entran en lucha por quedarse con el bocado suculento dejando desatendidas las necesidades de la población. Desatención que justificaban con este enfrentamiento que dejaba libre el terreno para mejor manejar y pelear mientras los ciudadanos de una y otra región se tiraban de los pelos mientras se les situaba en un marco de enfrentamiento. Enfrentamiento que se sigua azuzando en el debate por el agua y la caducidad del trasvase Tajo-Segura, donde los propios políticos se posicionan de diferente forma dependiendo de donde se encuentren.
 
Estos son mis principios, si no te gustan tengo otros, decía Groucho Marx. Y este es el mecanismo por el cual se enfrenta y azuza a la población de estas dos regiones para situar el problema en el enfrentamiento. Pobres políticos que tienen que decidir con una ciudadanía que se enfrenta, si claro, ahora va a ser ese el problema.
 
Se oyen voces de que no van a dar solución al problema hasta pasadas las europeas para aprovechar con fines electoralistas la cuestión del agua. Sin embargo, es el momento para dar un poco de ejemplo y eficacia política. Justo antes de las elecciones, es el momento de dar solución al problema del agua ante el clamor histórico de la pasada manifestación convocada por los regantes, que reunió a 400 000 personas.
 
Marta Morén, directora general del Agua del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino reconoce lo absurdo de plantearse la iniciación de otro proyecto de trasvase cuando este está construido, amortizado y la eficacia esta probada ya treinta años. Pero la falta de voluntad firme de los políticos para dar una alternativa justa para el conjunto hace que se abran proyectos de nuevos trasvases alternativos, un gasto innecesario en los tiempos que corren, claro que si esta semilla de un nuevo trasvase sale adelante, la constructora a la que se le adjudique el proyecto se llenará los bolsillos a costa de todos los que pagamos, a costa de un enfrentamiento creado por y para los políticos, dividir para mejor actuar, fragmentar para mejor manejar.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad