¡Reducción drástica de los gastos superfluos del Estado!

La crisis no afecta al despilfarro público

Es imprescindible una alternativa que se plantee de forma radical acabar con esta vergonzosa utilización de los fondos públicos

0
0 votos
29-03-2009
Publicidad
Bienvenidos al derroche institucional. Durante los minutos que dure la lectura de esta página en cualquier lugar de España donde haya ayuntamiento, comunidad autónoma o gobierno central se estarán gastando cientos de euros en las más variopintas actividades que, como verán a continuación, nada tienen que ver con resolver los problemas de los ciudadanos. Pasen y vean y juzguen ustedes mismos.
 (EFE)
(EFE)
Bienvenidos al derroche institucional. Durante los minutos que dure la lectura de esta página en cualquier lugar de España donde haya ayuntamiento, comunidad autónoma o gobierno central se estarán gastando cientos de euros en las más variopintas actividades que, como verán a continuación, nada tienen que ver con resolver los problemas de los ciudadanos. Pasen y vean y juzguen ustedes mismos.
Empecemos por la Generalitat de Cataluña, la más “interesante” en sus gastos, donde el President Montilla ha dicho que los trabajadores tendrán que trabajar más y cobrar menos. ¿A qué destina Montilla su presupuesto?
- A promocionar la sardana por Europa. El conseller de Cultura, Joan Manuel Tresseras, se gastó 4.033 euros en viajar a Tallin (Estonia), a montar un certamen de sardanas, que debió hacer furor ya que se repitió en Holanda, Malmoe y Francfort. Total, más de 12.000 euros.
- El vicepresidente de la Generalitat, Carod-Rovira dispone de un chofer que lo traslada desde su residencia en Cambrils (Tarragona) a Barcelona donde trabaja. Pero recibe 21.000 euros al año por dietas de transporte al igual que Joan Saura, conseller de Interior, y Antoni Castells, de Economía. Total, 63.000 euros por un gasto que no tienen.
- 95 millones de euros destinados a política exterior, de los cuales 2,2 (un 63% más que 2.008) serán para sus embajadas. Apeles Carod-Rovira, hermano de Josep Lluis, es el responsable de la delegación de París con un sueldo “acorde” con su cargo, 90.000 euros.
- 31 millones de euros en informes, entre ellos uno sobre “el diseño del parchís” o “el puzzle de la casita de cartón recortable” o sobre “el funcionamiento de un ambientador”. De ellos 12.000 euros costó un informe sobre juguetes que luego se descubrió que su autor lo había copiado de internet.
- En promocionar las trece disciplinas deportivas en las que Cataluña tiene federación reconocida internacionalmente. El Korfball, el Twirling, el Icestock y el Fistball recibieron 59.175 euros de ayuda para el deporte catalán, como todo el mundo sabe estos deportes son muy típicos de Cataluña, igual consiguen categoría olímpica para Madrid 2.016.
- 120.000 euros entregados a la alcaldía de la localidad francesa de Perpignan para que los nombres de sus calles estén también escritos en catalán.
- Montilla se ha subido el sueldo 2.000 euros, dice que son los atrasos del IPC de 2.008. Gana 169.446 euros anuales el presidente regional mejor pagado de España.
En total, 126.254.175 euros sin contar el sueldo de Montilla. Cuánto se podría hacer con este dineral. ¡Que vergüenza!.
 
El Gobierno vasco aprobó una partida de 225.084 euros para pagar los desplazamientos de los familiares de presos, de ETA, naturalmente. Y otros 104.698 para resarcir a las víctimas de la violencia “policial”. El dinero de todos para financiar a ETA y sus pobres amigos reprimidos, ellos que son tan demócratas que en el ayuntamiento de Hernani, de ANV, el Gobierno municipal ha decidido subirse el sueldo el equivalente del IPC para 2.009 y congelar el de los concejales de la oposición, que hay que dar ejemplo.
 
En coches oficiales, los diecisiete gobiernos autonómicos suman la escalofriante cifra de 1.220 coches para los altos cargos, más que el parque móvil del Estado, 1.100 coches. Por supuesto, todos de gama alta como el Audi A8, 75.000 euros, o el Lexus GS-450 híbrido, 67.000, o el Volkswagen Phaeton, 80.000. Catorce presidentes autonómicos utilizan un Audi de 100.000 euros, el de Touriño, ex presidente de Galicia costó 480.000 euros y el arriendo del coche blindado del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, 591.000 euros.
Los nuevos inodoros que se van a instalar en La Moncloa costarán, nada más y nada menos que 45.000 euros. Claro que son para insignes traseros.
 Y por si esto fuera poco, Teresa Fernández de la Vega se gastó 63.800 euros en el mobiliario de sus dependencias de Moncloa.
El Congreso se gastará ocho millones de euros en un parking de lujo para 200 coches oficiales... a 40.000 euros la plaza.
El Ayuntamiento de Zaragoza ha comprado una mesa de 180.000 euros y el Alcalde Belloch ha pedido un peritaje para ver si se trata de un despilfarro. Increíble pero cierto. Sólo con salir a la calle y preguntar a los que por allí pasen si esto es o no un despilfarro tendría una respuesta abrumadora. Que tomadura de pelo.
Ernest Benach, presidente del Parlament de Cataluña ha hecho sesenta viajes oficiales, con fondos públicos, claro, en cuatro años, algunos de los cuales coinciden con partidos del Barca, como la final de la Champions o el Mundial de clubes en Japón. ¿Casualidad o caradura?
Todo esto no son más que algunos ejemplos de cómo las administraciones públicas despilfarran el dinero que tanto esfuerzo nos cuesta conseguir. Mientras los ciudadanos no podemos pagar la hipoteca, quien la tenga, estos señoritos burócratas no reparan en gastos suntuosos y  prescindibles.
Administraciones de oro y brillantes que no se merecen el esfuerzo que diariamente hacen miles de trabajadores para salir adelante. Es imprescindible una alternativa que se plantee de forma radical acabar con esta vergonzosa utilización de los fondos públicos.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad