La frase del dí­a

\"Quien rí­e el último rí­e mejor\" (Iñaki Anasagasti, diputado del PNV)

La rabia profunda que los "señores del caserí­o" sienten por la pérdida de poder. ¿De qué calaña son los que se han mantenido tantos años en el poder aprovechándose del terror, del miedo, del silencio?

0
0 votos
29-03-2009
Publicidad
Anasagasti, parlamentario del Partido Nacionalista Vasco (PNV) en el Congreso de los diputados, ha dedicado, en su blog, un artí­culo en contra del acuerdo entre el PSE y el PP en el Paí­s Vasco para desalojar a los nacionalistas de Ajuria Enea. El artí­culo se titula "Las carcajadas de Egiguren". En el que escribe: "lo que más me asqueó de la escena fue la carcajada de Egiguren colocado entre Oyarzabal y Ares. Y venga a reí­rse y reí­rse y a reí­rse." Anasagasti termina el artí­culo: "No será fácil olvidar esa odiosa carcajada". Es difí­cil encontrar una expresión más descarada de la rabia profunda que los "señores del caserí­o" sienten por la pérdida de poder que consideran de su propiedad. Anasagasti, parlamentario del Partido Nacionalista Vasco (PNV) en el Congreso de los diputados, ha dedicado, en su blog, un artí­culo en contra del acuerdo entre el PSE y el PP en el Paí­s Vasco para desalojar a los nacionalistas de Ajuria Enea. El artí­culo se titula "Las carcajadas de Egiguren". En el que escribe: "lo que más me asqueó de la escena fue la carcajada de Egiguren colocado entre Oyarzabal y Ares. Y venga a reí­rse y reí­rse y a reí­rse." Anasagasti termina el artí­culo: "No será fácil olvidar esa odiosa carcajada". Es difí­cil encontrar una expresión más descarada de la rabia profunda que los "señores del caserí­o" sienten por la pérdida de poder que consideran de su propiedad.
Pero lo más peligroso lo encontramos en otra frase, casi al final y después de una loa a un “vasco de toda la vida” fallecido y de la anécdota para resaltar el “hecho diferencial” de lo difícil que es entender el euskera al resto de los españoles. Anasagasti afirma: “pues muy bien. ‘Uno-cero’, lleva en el zurrón, Egiguren, pero que no se olvide: quien ríe el último ríe mejor”. Un paso más. De la rabia y del odio, a la obvia amenaza. Y justificarla usando el sempiterno disfraz de “victimas”: “odia al PNV con tanta intensidad y de manera tan total que (…) estaba feliz por haber logrado que Izaskun Bilbao no sea la presidenta del Parlamento Vasco y dentro de poco, que no sea Lehendakari, Ibarretxe. Hay gente de ésta calaña”. ¿De qué calaña son los que se han mantenido tantos años en el poder aprovechándose del terror, del miedo y del silencio?
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad