Alarma social.

De la corrupción al monopolio del sector.

La trama de corrupción de la Gerencia de Planeamiento Urbaní­stico de Murcia supone una monopolización de este sector en unas pocas personas.

0
0 votos
27-03-2009
Publicidad
 
Si es muy normal levantarnos con una nueva noticia sobre corrupción, el entramado que se está investigando en la Gerencia de Urbanismo en Murcia tiene la respuesta de cómo unas cuantas personas controlaban en época de bonanza la construcción de la región, aprovechando sus puestos para ganar dinero a espuertas y primar los proyectos que les eran favorables a sus bolsillos.
 
El hombre, Joaquín Peñalver Motas, en situación de excedencia en la actualidad pero que hasta hace poco ocupó el cargo de jefe del Planeamiento Urbanístico desde el 15 de Enero de 1999. Puesto del que sacó provecho de tal forma, que junto con su mujer Sandra de la Puente, su padre Joaquín Peñalver Ruiz y su hermano, Francisco José Peñalver Motas, crearon una red de sociedades por las cuales los negocios urbanísticos que luego eran aprobados por Joaquín, acuerdos millonarios que se traducen en un control de lo que se urbanizaba en Murcia, según claro, los intereses de esta familia que decidía cual era el rumbo que tomaba la construcción en Murcia.
 
Todos ellos arquitectos, Sandra de la Puente servía de tapadera para llevar a cargo las tareas que su marido no podía realizar debido al régimen de incompatibilidades propias de alto funcionario público, a la vez que se aseguraba de que los beneficios fueran lucrativos para la pareja en el matrimonio de gananciales.
 
Durante el cargo de Peñalver son numerosas las aportaciones de acciones y participaciones de grandes constructoras de la región que iban a parar a manos de Sandra, igualmente son numerosos los negocios de terrenos que se venden con la condición de ser recalificados en breve, con cláusulas concretas que aseguraban la rentabilidad del asunto.
 
Los beneficios de estos negocios urbanísticos los aseguraba Peñalver desde su cargo de jefe de Gerencia de Urbanismo, los beneficios quedaban en familia, y si el Colegio de Arquitectos oía una mosca tras las orejas, los distintos planes se llevaban al colegio de Ingenieros de Caminos ara repartir los asuntos sin llamar demasiado la atención.
 
Tal es la trama de corrupción urbanística de la Gerencia de una de las regiones donde más se ha construido que la Fiscalía de Murcia plantea que este entramado de intereses tiene la consecuencia y gravedad hasta el punto de “controlar la actividad urbanística de la Región en beneficio de unas cuantas personas”. Una trama de corrupción que nos muestra estos años de bonanza como un narcótico de oscuros intereses en los que tirar del hilo supone buscar un plan, un destino concreto para todo un país. La manta que destapa la corrupción cada vez deja más evidenciados a altos cargos, cada vez se sitúa más cerca de una trama desde arriba que corresponde a un plan concreto para todos.
 
Sabemos que en estos años de explosión urbanística, la burguesía nucleada en torno a Botín era parte del plan, de los beneficios, eran estos los negocios que salían primados, pero por abajo y desde arriba los lazos de la corrupción cada vez más se unen. Cuando decimos “un país para un banco” sabemos que Botín es el que tapa sus números sin renunciar a sus beneficios a costa de todos. Pero ¿Cuánto no sabemos?¿Cuantos cuadros medios y altos se han lucrado de este plan? ¿Qué conexión hay? Desde luego atajar la corrupción empieza por medidas dirigidas a acorralar las prácticas corruptas dirigidas a reponer el daño hecho, pero atajarla desde los intereses a los que los corruptos sirven nos dan la clave de qué destino, nos da la clave de quién dirige los sectores a desarrollar y tirar del hilo es dejar al descubierto para quién trabajan los corruptos, al servicio de qué intereses, porque tantas prácticas corruptas en un mismo sector no corresponde a casualidad, sino a un proyecto dirigido.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad