Arte

El Miró más femenino

Conmemorando el 25 aniversario de su muerte, la exposición ""Joan Miró. Evocación de la imagen femenina", realiza un recorrido por la obra del pintor y su visión de la mujer como universo.

0
0 votos
27-03-2009
Publicidad
Las mujeres fueron una obsesión constante del pintor catalán hasta su madurez. Su producción está salpicada de desnudos, bailarinas, retratos, maternidades, amantes o mujeres bañadas por el agua, el sol o la luna. Este periplo por el universo femenino centra la nutrida retrospectiva que la Fundación Pilar i Joan Miró recoge para celebrar la efeméride. La muestra, que estará abierta al público en Valencia hasta el 21 de junio, está compuesta por 157 piezas, 128 obras de Miró, de las que 15 nunca han sido expuestas, nueve objetos originales de sus talleres de Sert y Son Boter y 17 imágenes originales, como recortes de prensa o tarjetas postales.
 El Miró más femenino
Las mujeres fueron una obsesión constante del pintor catalán hasta su madurez. Su producción está salpicada de desnudos, bailarinas, retratos, maternidades, amantes o mujeres bañadas por el agua, el sol o la luna. Este periplo por el universo femenino centra la nutrida retrospectiva que la Fundación Pilar i Joan Miró recoge para celebrar la efeméride. La muestra, que estará abierta al público en Valencia hasta el 21 de junio, está compuesta por 157 piezas, 128 obras de Miró, de las que 15 nunca han sido expuestas, nueve objetos originales de sus talleres de Sert y Son Boter y 17 imágenes originales, como recortes de prensa o tarjetas postales.
 
Pese a la evidente proyección internacional del arte de Miró, nunca antes se había centrado la revisión de su obra partiendo de su particular observación de las mujeres. Década a década, la exposición rastrea las huellas de la obsesión a través de la pintura, el dibujo, la escultura, la obra gráfica, las imágenes y sus objetos personales, que sirven para conocer su fuente de inspiración y es la primera vez que son expuestos al público.
 
Desde 1915 observamos a un Miró que todavía no ha creado su peculiar estilo personal, entre el expresionismo abstracto y la figuración simbólica, pero que ya huye de los academicismos en sus retratos, mientras recurre a la aspereza cromática del fauvismo o a las facetas del cubismo que transformaran sus cuerpos en objetos de un minucioso estudio formal.
 
Las numerosas influencias que fue incorporando el artista a su imaginario también condicionaron sus reflejos de la feminidad. La pintura detallista se va diluyendo tras su primer viaje a París en 1920, mientras que a partir de 1924 se esquematiza y estiliza y sólo se identifica por el pecho, el sexo u otros rasgos característicos.
 
Progresivamente, a medida que recorremos su trayectoria estructurada cronológicamente en la exposición, descubrimos como la obsesión por el reflejo de la anatomía femenina se va diluyendo para convertirse en una especie de “evocación de la personalidad de la mujer”, para acabar revistiendo cualquier forma y ser el título la única pista para identificar la temática femenina en sus obras.
 
Uno de nuestros pintores más relevantes e internacionales del siglo XX, que se nos destapa desde un nuevo punto de vista. La responsabilidad de esta retrospectiva temática recae en los comisarios Enric Juncosa y Antonia Artigues, que han rescatado del olvido obras de Miró que podrían haber sido emblemáticas. La fundación Bancaja de la capital levantina será la última parada de esta interesante muestra, que inició su trayecto en Palma de Mallorca, y que nos devuelve un pedazo de la historia reciente del arte español.
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad