Alarma social.

Una alternativa ¿Para quién?

La Caixa premia el negocio de las hipotecas inversas, mientras muchos cobran pensiones de 400 euros.

0
0 votos
25-03-2009
Publicidad
 
Un estudio premiado por La Caixa, plantea que la cuarta parte de los ancianos viven pobres y mueren ricos. La alternativa que plantean, por supuesto, es la de quedarse con lo conseguido en toda una vida de trabajo.
 
La cuestión es, que una vez que uno ya no produce, le queda para entregar todo lo conseguido a lo largo de la vida al banco. Establecen lo que poseen nuestros mayores con pensiones escasas, mayores que sobreviven con muy poco de pensión, y miran a su alrededor ¿Cuánto de lo que a producido le queda? En muchos casos la casa, pues parece que la cuestión no es que ningún jubilado ni ninguna viuda cobre un mínimo de 1 000 euros al mes, no, la cuestión es que para qué quiere un anciano lo que ha conseguido? Pues la alternativa es las llamadas hipotecas inversas.
 
La hipotecas inversas son un crédito con garantía inmobiliaria, de manera que una persona que posee un inmueble, recibe cada mes una renta , y al fallecimiento, los herederos hacen frente al pago del préstamo o la entidad procede a ejecutar la garantía, es decir, vender el inmueble para cubrir la deuda y entregando el resto.
 
No solo se quedan con nuestras plusvalías presentes y futuras, también se pretenden quedar con las pocas acumuladas tras una vida de trabajo, es un quedarse con todo, un cuando uno ya no produce se quedan también con lo que ha conseguido con su trabajo.
 
Y este estudio por supuesto ha sido premiado por La Caixa, de lo que sale esta alternativa de la banca, para aumentar sus beneficios a costa de todos para salir de la crisis con los bolsillos llenos. Que además sitúan el blanco en que el problema es que hay que exprimir hasta a nuestros mayores.
 
Son incluso calificadas como una fórmula de negocio que tiene diversas ramas: Vivienda pensión, hipoteca pensión, cesión para alquiler, son alguna de las fórmulas utilizadas en este nuevo negocio financiero. Un estirar un poquito más, de lo que queda poco que estirar, me refiero, a que si se sigue sin invertir en tejido productivo, sin crear alternativas para la producción de riqueza y empleo propio, solo quedaba esto, que se queden con lo poco conseguido ya no tienen mucho donde rascar, cuando no hay, cuando se coge del dinero público y comienza a ser un problema, cuando las hipotecas ya no dan el aumento que esperaban, hay que exigir un cambio de modelo económico para que se pueda salir de la situación, y voluntad política independiente de la banca con un proyecto bueno e independiente.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad