Un ciego recibe un céntimo al mes de de ayudas de la Ley de Dependencia

La limosna de la vergüenza

Paradojas de la vida que hace que la indignación popular vaya en aumento y que el PSOE tenga cada vez menos crédito

0
0 votos
25-03-2009
Publicidad
Un invidente catalán se llevó una desagradable sorpresa al abrir la carta que le concedía la ayuda de la Ley de Dependencia. Una ayuda mensual de un céntimo de euro al mes.
Uno de los puntos más fuertes del programa del PSOE y del que más alardean desde el Gobierno como un puntal progresista y social resulta que se ha convertido en algo “indignante” y “vergonzoso” según palabras textuales de la familia de Antonio Lupiañez, el invidente que ha recibido tan gratificante ayuda.
Y si esto fuera poco encima como se dice vulgarmente con recochineo les aseguran en la carta que recibirán la suma proporcional a los meses transcurridos desde que comenzaron con los trámites, en total, 18 céntimos. Ni Berlanga lo habría hecho mejor.
Aunque parezca un chiste la realidad es que es patético y demuestra la voluntad de los poderes públicos de estar al servicio sólo de salvaguardar los intereses de los que más tienen riéndose en nuestra propia cara.
Todavía tendremos que dar las gracias por las limosnas que nos dan. Es increíble que se destinen por ejemplo 730.000 euros a reformas del Ministerio de Fomento, 214.000 en cuatro árboles metálicos en Barcelona para la Navidad, o los 644 asesores que tiene Zapatero y que cuestan al erario público 28 millones de euros anuales. Por no hablar de los millones que se están entregando a los banqueros.
Visto lo visto seguro que es más rentable pedir a la puerta de una iglesia que depender de las ayudas del Gobierno, sea central o autonómico. Paradojas de la vida que hace que la indignación popular vaya en aumento y que el PSOE tenga cada vez menos crédito.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad