Cómic

Marí­a y yo

Miguel Ángel Gallardo, uno de los gamberros pioneros del underground, sorprende a propios y extraños con una conmovedora historia sobre su hija con autismo.

0
0 votos
25-03-2009
Publicidad
Este es el sencillo relato de una niña de doce años que va a pasar las vacaciones con su padre a las Islas Canarias. Es emocional, afectuosa y posee una habilidad fuera de lo común para recordar los nombres de toda la gente que ha conocido, aunque sólo fuera por unos minutos. Marí­a también es autista. Marí­a es única, como todos los demás, y su padre explora cada dí­a un universo de genialidad en ella. Gallardo redescubre la historieta a través de este sencillo librito en el que consigue transmitir al lector las particularidades de esta relación tan especial, sin dibujar un ápice de dramatismo.
 Marí­a y yo
Este es el sencillo relato de una niña de doce años que va a pasar las vacaciones con su padre a las Islas Canarias. Es emocional, afectuosa y posee una habilidad fuera de lo común para recordar los nombres de toda la gente que ha conocido, aunque sólo fuera por unos minutos. Marí­a también es autista. Marí­a es única, como todos los demás, y su padre explora cada dí­a un universo de genialidad en ella. Gallardo redescubre la historieta a través de este sencillo librito en el que consigue transmitir al lector las particularidades de esta relación tan especial, sin dibujar un ápice de dramatismo.
María y yo es también un apasionante ejercicio literario, una respuesta al paradigma de “para quien escribo”. A través de sencillas historietas cargadas de sutil afecto cotidiano para asentar un mundo lleno de nombres propios, recuerdos, cascadas de arena, y juegos reveladores. Lejos de ser un retrato superficial de una enfermedad, este tebeo es un ejercicio de exploración, aunque también de homenaje. La lucidez creativa del autor, su peculiar genialidad y el cariño por su hija, ha hecho el milagro de que los lectores de María y yo, entendamos su mensaje, rico en matices, y sintamos completa empatía con su delicada situación familiar.
 
Miguel Ángel Gallardo, ha sido uno de los más emblemáticos pioneros del cómic underground español, siendo el realizador gráfico de Makoki, el antihéroe contracultural patrio por antonomasia. El historietista fue uno de los fundadores de la revista El Víbora, consolidando en esta publicación su fama de brillante creador de una excepcional hornada de personajes que ponían en escena su humor irreverente y ácido.
 
Sin embargo en 1998 realizó un meritorio cambio de rumbo. Sus inquietudes creativas le llevaron a retratar la realidad de otra forma, y publicó Un largo silencio, tebeo con el que rinde homenaje a su padre, veterano combatiente republicano en la Guerra Civil Española. A esta obra le seguiría, en 2006, Tres viajes, un librito en el que narra su periplo turístico por Tel Aviv, Buenos Aires y Turín, de estilo autobiográfico y periodístico.
 
En María y yo no sólo certifica su desbordante variedad de registros y capacidad comunicativa. También hace un ejercicio de un gran valor para toda la sociedad, y constata el buen estado de este nuevo cómic de realismo social con el que empiezan a destacar internacionalmente los autores españoles.
 
Esta utilidad divulgativa no puede ser expresada de mejor manera que lo hace la psiquiatra infantil Amaia Hervas en el prólogo de la obra: “Un gran atractivo de este libro es que corrige muchos tópicos sobre los niños con autismo (…) María no es distante ni fría, sino emocional, afectuosa, más allá de las peculiaridades del trastorno que padece. Todo lo que María hace tiene un significado para ella.”
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad