La frase del dí­a

"El desafí­o más importante en la actualidad es preservar la solidez del sistema financiero para garantizar su buena salud cuando se supere la crisis económica" (José Luis Malo de Molina, director del Servicio de Estudios del Banco de España

Primero lanzó la lapidaria predicción de que la evolución del crédito se estancará, o incluso alcanzará una evolución negativa, en los próximos meses

0
0 votos
24-03-2009
Publicidad
Luis Angel Rojo, ex gobernador del Banco de España, se sienta hoy en el consejo de administración del Banco de Santander. Trabaja para Botín hoy, en su despacho privado, y trabajaba para Botín antes, en su despacho público.

José Luis Malo de Molina, director del Servicio de Estudios del Banco de España, está empeñado en hacer méritos para que Botín fije su mirada en él. Y su intervención en el Foro Nueva Economía, organizado por The Wall Street Journal, la biblia del capital financiero mundial, era el mejor escenario para ello.

Primero lanzó la lapidaria predicción de que la evolución del crédito se estancará, o incluso alcanzará una evolución negativa, en los próximos meses. Lo que significará la condena a la quiebra de cientos de miles de pequeñas y medianas empresas, encadenadas al crédito para conseguir la liquidez necesaria para sobrevivir. Y arrojará al pozo a otras tantas familias que no pueden responder a los pagos contraídos en los años de bonanza.

Pero eso, para Malo de Molina, es algo secundario. Lo realmente importante, según el alto funcionario del Banco de España, es "preservar la solidez de nuestro sistema financiero para que cuente con una buena posición cuando finalice la crisis”.

Y, como no, Malo de Molina considera que el multimillonario plan de rescate bancario pagado por dinero público esta justificado, puesto que “ha logrado soslayar los riesgos propiciados por la pérdida de confianza”.

Habrá “soslayado” los riesgos de Emilio Botín, pero no los de los cinco millones de parados que se anuncian como una realidad inminente en los próximos meses a causa de los estragos de la crisis.

Ahora, todos debemos contribuir con un nuevo impuesto forzoso, en forma de segundo plan de rescate, ya preparado por Zapatero, para que la banca española “esté en buena posición cuando finalice la crisis”.

La desfachatez alcanza, en periodos de crisis, cotas difícilmente inigualables.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad