Solbes anuncia la puesta en marcha del segundo plan de rescate bancario

La hoja de ruta de la banca

Un nuevo salto en la concentración bancaria, que hará más fuertes a los más grandes. Y que pagaremos todos a través del segundo plan de rescate ofrecido por Solbes

0
0 votos
24-03-2009
Publicidad
Durante las jornadas organizadas por el Foro Nueva Economí­a, Solbes ha admitido que se ha puesto ya en contacto con todos los grupos parlamentarios para estudiar "una hoja de ruta, en la que se definirí­a en qué condiciones se pueden hacer operaciones de recapitalización de bancos en el futuro". El segundo plan de rescate bancario está ya en marcha. Desde octubre, el ministerio de Economí­a ha comprado activos a los bancos y respaldado sus emisiones de deuda con avales públicos. Lo que nos ha costado al bolsillo de todos los españoles 250.000 millones de euros. Ahora, están dispuestos a utilizar la carta de la inyección directa de capital público en bancos y cajas. Pasándonos una nueva factura, todaví­a más onerosa que la anterior.
 (EFE)
(EFE)
Durante las jornadas organizadas por el Foro Nueva Economí­a, Solbes ha admitido que se ha puesto ya en contacto con todos los grupos parlamentarios para estudiar "una hoja de ruta, en la que se definirí­a en qué condiciones se pueden hacer operaciones de recapitalización de bancos en el futuro". El segundo plan de rescate bancario está ya en marcha. Desde octubre, el ministerio de Economí­a ha comprado activos a los bancos y respaldado sus emisiones de deuda con avales públicos. Lo que nos ha costado al bolsillo de todos los españoles 250.000 millones de euros. Ahora, están dispuestos a utilizar la carta de la inyección directa de capital público en bancos y cajas. Pasándonos una nueva factura, todaví­a más onerosa que la anterior.
¿Y cuál es el objetivo de este segundo plan de rescate? Solbes fue muy claro al advertir que “las entidades financieras que sean incapaces de mantener su solvencia deben ser absorbidas por otras o en su defecto intervenidas”. Remachando que es necesario “seguir la lógica del sistema que desarrolló España en la crisis de los ochenta”. Justo el que dio pie al mayor proceso de concentración bancaria, del que salieron los dos megabancos actuales, el Santander y el BBVA.

El blanco sobre el que se ha dibujado una diana son las cajas locales y bancos domésticos, extraordinariamente expuestos al crack de la construcción, y que no disponen de las reservas de los grandes bancos para capear el temporal. La quiebra de Caja Castilla-La Mancha, devorada por Unicaza, es el primer ejemplo de lo que pueda pasar: un nuevo salto en la concentración bancaria, que hará más fuertes a los más grandes. Y que pagaremos todos a través del segundo plan de rescate ofrecido por Solbes.

El presidente de la AEB, la principal patronal bancaria, Miguel Martín, se sumó de forma entusiasta a las tesis de Solbes. Cabe recordar que Martín fue subgobernador del Banco de España cuando Luis Angel Rojo era presidente. Hoy Rojo es consejero del Santander y Martín preside la patronal bancaria. La unión personal entre el poder público y los principales banqueros no puede ser más explícita.

Martín explicó gráficamente el futuro proceso de fusiones –mejor dicho, la merienda de negros donde los grandes devorarán a los pequeños-, al afirmar que “el sistema bancario español es un árbol sólido, aunque puede necesitar que se pode o que alguna rama seca se sanee”.

Cerrada a cal y canto por la crisis la posibilidad de fortalecerse a través de la adquisición de bancos extranjeros, toca comerse la cuota de mercado de las cajas y bancos más débiles. Eso sí, asegurándose que el Estado, es decir nuestro dinero, corre con todos los costes.
Francisco González, presidente del BBVA, ha tenido la deferencia de explicarlo todo con absoluta claridad. Manifestando que la situación del sistema financiero “es desoladora”, y reclamando la adopción de “un modelo de intervención rápido y radical que lo reestructure preferiblemente en un plazo de meses y no de años (…) sin centrarse en evitar la quiebra de bancos, sino consiguiendo un sistema más fuerte eliminando las partes que no funcionan como es debido”.

El presidente del BBVA colocó como ejemplo “el modelo aplicado en la crisis de Banesto”, que permitió eliminar un molesto competidor, y entregó en las manos de Botín un banco saneado con dinero público.

Por si quedaba alguna duda, González lo explicó todo con pelos y señales: "En la primera fase, cuando un banco da muestras de debilidad extrema, las autoridades deben acogerlo bajo su tutela. Esto implica eliminar al equipo de dirección y reducir o eliminar la participación accionarial. A continuación, se debería encargar la dirección a otro equipo que reestructure el negocio, separando los activos sanos de los tóxicos. Los activos nocivos pasarían a cuarentena en fondos específicos gestionados públicamente, a fin de recuperar todo el valor posible. Por último, se privatizaría el banco ya saneado mediante la venta transparente a empresas privadas".

Se utiliza el poder político para intervenir un banco o caja competidor. Se sanea con el dinero de todos los contribuyentes. Y luego se regala a alguno de los principales bancos.

Negocio redondo para la banca. Este es el contenido del segundo plan de rescate que Solbes ya está preparando.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad