La ministra de Fomento se gasta 730.000 euros en "reformas"

No les afecta la crisis

Hay que empezar sin ninguna dilación y cortar radicalmente el despilfarro, y los gastos suntuosos e innecesarios con un drástico plan de ahorro que empiece por el mismo Estado, agujero negro de gastos

0
0 votos
24-03-2009
Publicidad
El Ministerio de Fomento que dirige Magdalena Álvarez acaba de planificar la remodelación de una parte de la séptima y última planta del edificio ministerial, situado en el Paseo de la Castellana. La remodelación vendrí­a, aparentemente justificada, por los cambios de plantilla y de redistribución del espacio de trabajo, dado que a las dos secretarí­as de Estado (Planificación y Relaciones Institucionales; e Infraestructuras) existentes, se ha añadido otra más, la de Transportes. La obra presupuestada se elevarí­a a una cifra superior a 730.000 euros (más de 122 millones de las antiguas pesetas). Dinero que, sin duda, tendrá que salir de las arcas del Estado, en plena crisis económica. El Ministerio de Fomento que dirige Magdalena Álvarez acaba de planificar la remodelación de una parte de la séptima y última planta del edificio ministerial, situado en el Paseo de la Castellana. La remodelación vendrí­a, aparentemente justificada, por los cambios de plantilla y de redistribución del espacio de trabajo, dado que a las dos secretarí­as de Estado (Planificación y Relaciones Institucionales; e Infraestructuras) existentes, se ha añadido otra más, la de Transportes. La obra presupuestada se elevarí­a a una cifra superior a 730.000 euros (más de 122 millones de las antiguas pesetas). Dinero que, sin duda, tendrá que salir de las arcas del Estado, en plena crisis económica.
            Hay crisis, pero no les afecta. Parece que su única preocupación es que los altos cargos del ministerio estén muy cómodos en sus despachos. Éste es un nuevo caso que se une a la ristra de hechos conocidos por el despilfarro del erario público que suponen. En las actuales condiciones económicas y sociales, ¿el despilfarro no se convierte, realmente, en malversación de fondos públicos? ¿Por qué no ser más contundentes con el que roba el pan de todos?
           Ante la crisis, el gobierno debe elaborar un drástico plan de ahorro nacional que empiece por el mismo Estado. Desde la Administración central a las Comunidades Autonómicas y los Municipios. Las administraciones, central, autonómica y local, se han convertido en un agujero negro de endeudamiento, clientelismo político y despilfarro. Basta recordar que en los últimos diez años la deuda de las Comunidades Autónomas aumentó un 173%, un 71% la de los Ayuntamientos y otro 53% la del Estado. Hay que empezar sin ninguna dilación y cortar radicalmente el despilfarro, y los gastos suntuosos e innecesarios.

 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad