Justicia Murcia.

Juzgados de Lo Social desbordados.

A la falta de medios que los jueces vienen haciendo llamamiento estos meses se le suma la velocidad con la que se ven aumentadas las denuncias por conflicto laboral con la situación de crisis.

0
0 votos
23-03-2009
Publicidad
 
Por si la situación de los juzgados no tuviera estos días bastante con la huelga de jueces, la crisis hace que los juzgados de Lo Social de Murcia se desborden de trabajo provocando retrasos en plena crisis. Retrasos a la hora de cobros celebración de juicios y resoluciones. Las cifras alarmante del paro van acompañadas de situaciones de conflicto que se reflejan en los juzgados de Lo Social que ven como las denuncias aumentan hasta doblarse.
 
En 2008 entraron a los juzgados 12 711 denuncias, que supone un 55% más que el año anterior. No solo eso, si miramos por trimestres la evolución nos muestra la temperatura que está cogiendo la crisis y que nos espera por venir. En el primer trimestre del 2008 se cifran 408 despidos, número que se dobla en el trimestre siguiente hasta cerrar el año con un total significativamente más elevado que el del 2007 y va en un aumento veloz.
 
El desborde de los juzgados significa a su vez, un retraso en la resolución de estos asuntos, en los que encontramos motivos de despidos en los que la imaginación llega a los recursos humanos de las empresas. El caso de un empleado de mantenimiento telefónico Iete es llamativo ver como la creatividad ha llegado a temas tan serios como estos. Dicha empresa despidió al trabajador con motivo de que se le había prohibido la entrada a uno de los edificios de Telefónica.
 
El desbordamiento de la justicia, los jueces de huelga, los juzgados desbordados, la gente en el paro y demás desmanes de la crisis y la orientación que le da Zapatero en España, provoca una situación difícil de salida de la crisis. A Zapatero últimamente podríamos decir que si pusiera un circo le crecerían los enanos, pero claro, mientras su jefe esté contento…. Mientras Botín consiga sus objetivos y los beneficios esperados, queda en segundo lugar una justicia efectiva y ágil, unos servicios adecuados, unas prestaciones suficientes y un modelo que se dirija a que se produzca riqueza y empleo.
 
El retraso de la justicia va a provocar nuevas situaciones, a las mujeres que esperan con miedo a que salga su juicio, a las denuncias que se acumulan polvorientas a que de tiempo a ponerlas en marcha, a todo esto se le suman embargos, cierres de empresa, despidos procedentes e improcedentes y demás conflictos laborales que se van a ver retrasados provocando muchas situaciones de desamparo a muchas familias. Los Estados del Bienestar se desmoronan, las migas ya no se reparten en casa, van a tapar cuentas de la banca, los recortes y el afán recaudatorio ya están aquí para que la crisis se salde a costa de los trabajadores, y si el Gobierno no toma posición por un plan dirigido a los intereses de la gente en vez de los de Botín, la situación se hace cada vez más antagónica, más al descubierto.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad