Hay quienes las consideran "una broma cí­nica"

Elecciones en Argelia.

El jueves dio inicio la campaña electoral en Argelia. Las elecciones están previstas para el nueve de Abril.

0
0 votos
24-03-2009
Publicidad
En estas próximas elecciones argelinas no se espera ninguna sorpresa. Ya tuvieron bastante sorpresa el pueblo argelino, cuando su presidente Abdelaziz Bouteflika el pasado noviembre cambio la constitución para poder presentarse por tercera vez. No va a dejar el poder ahora que sus relaciones personales con el imperialismo yanqui va "viento en popa y a toda vela". Y es casi seguro que salga reelegido. En estas próximas elecciones argelinas no se espera ninguna sorpresa. Ya tuvieron bastante sorpresa el pueblo argelino, cuando su presidente Abdelaziz Bouteflika el pasado noviembre cambio la constitución para poder presentarse por tercera vez. No va a dejar el poder ahora que sus relaciones personales con el imperialismo yanqui va "viento en popa y a toda vela". Y es casi seguro que salga reelegido.
Cinco candidatos concurren a estas próximas elecciones, el actual presidente A. Bouteflika salio reelegido en el 2004, con el 85% de los votos de unas elecciones en que quien verdaderamente gano fue la abstención, con una cifra récord del 65%. Esta abstención tendría que haber hecho recapacitar al Bouteflika, el pueblo argelino tiene esa forma de demostrar su descontento con el gobierno “corrupto” que sufren. Cualquier otra manera de expresión es drásticamente atajada. Pero no sólo no ha querido darse por enterado, sino que modela la constitución para beneficio de él, y provecho de su “amo” que no amigo, el imperialismo parasitario yanqui. Utilizando y manipulando la “democracia” creando la ilusión de pluralismo político que únicamente sirven para perpetuar su gobierno.
 
La oposición en Argelia son actores muy secundarios pero necesarios en esta farsa de la democracia. Bouteflika sigue fomentando la corrupción con su mala gestión, que ha acelerado y propiciado el abismo entre la elite gobernante y el pueblo. La oposición argelina, ni desestabiliza al poder ya que no realiza ningún tipo de oposición mas bien participa de los actos del gobierno, por lo que no le es útil al pueblo argelino.
 
Una democracia que niega al pueblo el derecho de manifestarse. El pueblo no habla de las elecciones, hay un “no-evento” como lo ha calificado el periodista y escritor argelino Mohamed Benchicou que hace referencia a que “La presencia de observadores internacionales es una etapa necesaria en la farsa electoral…para validar la reputación del gobierno”
 
Un gobierno que es consciente de que esta aumentando la desaprobación del pueblo. Como régimen autoritario lo único que aumenta es la represión, ahora la represión la solapan con la guerra al terrorismo, al igual que mitómano imperialismo yanqui que idearon esta estrategia para eliminar los derechos civiles, y de paso a los individuos que se oponen a sus objetivos parasitarios. Los yanquis tiene en Bouteflika un nuevo y “valioso” aliado (situación que ha provocado los “celos” del Reino Alauita y ha avivado el enfrentamiento entre los dos países del Magreb).
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad