Anticrisis.

Inyección a cuatro Ayuntamientos de Murcia.

El consejo de Gobierno aprueba una subvención de 22 millones de euros para cuatro Ayuntamientos.

0
0 votos
21-03-2009
Publicidad
 
¿Cómo es posible que el Gobierno se gaste miles de millones en un plan anticrisis basados en obras urbanas que gestionarán loa Ayuntamientos y éstos estén tan endeudados? No cabe en la cabeza de nadie. Cuando Zapatero anuncia una inyección a la banca o un plan anticrisis millonario, parece que tuviera en casa una máquina de hacer billetes, claro, la máquina de hacer billetes es nuestro trabajo y nuestros impuestos, sin embargo todo ese dinero, riqueza, que todos fabricamos, no la utiliza en invertir en economía productiva, ni siquiera en sanear las cuentas del Estado aplicando recortes del presupuesto del Estado que se invierta en mejoras para la gente.
 
No, Zapatero anuncia a boca llena su plan anticrisis mientras los Ayuntamientos tienen unas cuentas de endeudamiento, que todos pagaremos en el presente y el futuro. La Comunidad ha inyectado a cuatro Ayuntamientos 22 millones de euros que estarán destinados parte de ellos a servicios sociales y atención primaria y otra parte para el pago de gastos corrientes de los consistorios. Es decir, que mucho paso de cebra y muchos centros de ocio mientras la deuda local aumenta y se hace insostenible por la disminución de entradas.
 
Bien está esta ayuda que en parte se dirige a sanear la deuda local y a fortalecer los servicios sociales que aumentan en solicitantes de forma vertiginosa. Pero se hace un poco indignante que cuando se ha aprobado el plan anticrisis, sigan necesitándose tantas cosas de primera mano y que no ha tenido en cuenta el citado plan.
 
Primero se han gastado nuestro dinero en promover un plan de pan para hoy y hambre para mañana, que poco soluciona la base de producción de riqueza y empleo y que no genera riqueza alguna tras la ejecución de las obras, y ahora vienen las madres mías y los extraordinarios. Ese es el problema, que los intereses de la gente son los extraordinarios, primero van sus proyectos, y luego se invierte una mínima parte y “como favor” a algunas urgencias de las masas.
 
Hay varios proyectos dirigidos a Servicio de Ayuda a Domicilio de personas con necesidad de ayuda colaboración con centros sociales y de incursión social. Es necesario está claro, pero ¿Cuánto más se puede hacer con el regalo económico del Gobierno a la banca? ¿Cuanto más se puede hacer si Botín cobrara un tope de 10 000 euros? ¿Cuántas cuentas saneadas? ¿Cuántos hospitales? Ni que decir tiene que si los presupuestos del Estado se redujeran un 10% también podrían cambiar muchas cosas. Por Eso hay que exigir que la crisis se salde en beneficio de los trabajadores y la producción, sirva para cambiar la correlación de fuerzas y los intereses del país salgan fortalecidos.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad