Argentina comienzan nuevos paros agrarios

La crisis y las movilizaciones sociales en Argentina

Por cada gran crisis del sistema, miles de despidos, ingreso en el agujero negro de la desocupación y la exclusión.

0
0 votos
05-04-2009
Publicidad
El panorama a que se enfrenta el gobierno en el que el paro y la exclusión social son acuciantes. El panorama a que se enfrenta el gobierno en el que el paro y la exclusión social son acuciantes.

El agro argentino lanzó el viernes una huelga comercial de siete dí­as contra el Gobierno, mientras cientos de productores cortaban carreteras en reclamo de bajas impositivas y reeditaban un duro conflicto que sacudió al paí­s el año pasado.

La medida de fuerza decidida esta tarde paralizará desde el sábado las ventas de granos y ganado en el paí­s, al igual que lo hizo en febrero pasado durante el primer reclamo del 2009.

El recrudecimiento de la disputa incidió en los mercados internacionales de bienes agrí­colas, en los que Argentina es un jugador de peso y figura entre los principales productores y exportadores de soja, maí­z, trigo y carne.

"La situación de los productores se sigue agravando", dijo Mario Llambí­as, presidente de Confederaciones Agrarias Argentinas, al lanzar la huelga.

Las autoridades sostienen que han sido tomadas millonarias medidas para mejorar la situación del sector, pero mantuvieron la negativa de bajar el impuesto a la soja, el principal rubro de exportación del paí­s.

Por la noche, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, criticó la protesta y defendió la postura oficial.

"Finalmente lo único que les interesa es que se bajen las retenciones a la soja (...) El Gobierno nacional hizo un gran esfuerzo para que se logren esos acuerdos pero a ellos parece que nada les alcanza", dijo a un medio local.

"A mí­ me preocupa que lo que la crisis internacional no pudo provocar en la Argentina, lo provoquen ellos con los cortes de ruta y el paro de comercialización", añadió.

Con el proyecto de adelantamiento de las elecciones al 28 de junio, y la candidatura de Néstor Kirchner a la cabeza de la lista de diputados en Buenos Aires. Se lanza al ruedo electoral para frenar el crecimiento de la rebelión obrera, campesina, federal.


Por cada gran crisis del sistema, miles de despidos, ingreso en el agujero negro de la desocupación y la exclusión.

Expulsan trabajadores para mantener tasas de ganancias o para lograr mayores y mejores créditos que jamás serán destinados a renovar sus máquinas. Tendrán como objetivo renovar sus riquezas personales.

La Unión Industrial Argentina, un consorcio que reúne a las más poderosas empresas del paí­s y cuya historia está muy vinculada al Estado y en especial en tiempos de dictaduras, advirtió que durante 2009 los despidos llegarán a doscientos mil.

El panorama a que se enfrenta el gobierno en el que el paro y la exclusión social son acuciantes, se reproducen por toda Argentina las luchas obreras contra despidos y por salarios; las de los desocupados contra el hambre; las de los jubilados y la nueva vuelta de la rebelión agraria y federal. Hacen que el gobierno entre en una situación de debilidad, que quiere solventar, con un adelanto de elecciones y una recomposición de sus fuerzas.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad