Respuesta del régimen iraní­ al mensaje de Obama

De hierros y terciopelos

Tiene razón Jamenei al afirmar que nada ha cambiado y acusa a Obama de mantener un postura inmovilista de fondo hacia Irán, de cambiar la táctica, pero no la estrategia?.

0
0 votos
21-03-2009
Publicidad
"Bajo este guante de terciopelo podí­a haber una mano de hierro", ha dicho el lí­der supremo iraní­, Alí­ Jamenei, refiriéndose al mensaje televisado que Barack Obama envió ayer al pueblo y los dirigentes iraní­es, con motivo de la festividad del Nowruz -el año nuevo persa, literalmente "nuevo dí­a"-, para ofrecer un nuevo comienzo de las relaciones entre los dos paí­ses. Jamenei exigió a Washington que deje de inmiscuirse en los asuntos de otros paí­ses, y que no ve "ningún cambio en la actitud de EE UU hacia Irán".
 Fotograma del presidente estadounidense Barack Obama pronunciando un discurso dirigido a los lí­deres y al pueblo de Irán, subtitulado en farsi. EFE
Fotograma del presidente estadounidense Barack Obama pronunciando un discurso dirigido a los lí­deres y al pueblo de Irán, subtitulado en farsi. EFE
"Bajo este guante de terciopelo podí­a haber una mano de hierro", ha dicho el lí­der supremo iraní­, Alí­ Jamenei, refiriéndose al mensaje televisado que Barack Obama envió ayer al pueblo y los dirigentes iraní­es, con motivo de la festividad del Nowruz -el año nuevo persa, literalmente "nuevo dí­a"-, para ofrecer un nuevo comienzo de las relaciones entre los dos paí­ses. Jamenei exigió a Washington que deje de inmiscuirse en los asuntos de otros paí­ses, y que no ve "ningún cambio en la actitud de EE UU hacia Irán".

Basta ver el video en internet y sacar la hemeroteca para comprobar que Jamenei no tiene razón. Si de actitud se trata, es una evidencia que el cambio de la administración Obama respecto a la anterior es de 180º. El nuevo presidente y su equipo dominan el terreno de los gestos diplomáticos, y la jugada de ayer será recordada largo tiempo por su finura y espectacularidad.
 
Escogiendo la festividad del año nuevo zoroastriano para emitir un video emitido por las televisiones de Oriente Medio y subtitulado en farsi, dirigido al pueblo y a sus dirigentes, Obama ha tomado la iniciativa y creado un amplio clima de opinión en Irán. “Mi Administración está ahora comprometida a ejercer una diplomacia que aborde todo el espectro de asuntos entre nosotros y a buscar lazos constructivos entre EE UU, Irán y la comunidad internacional", empieza diciendo en el video, que alaba a la gran civilización persa. “EEUU quiere que la República Islámica de Irán adopte el lugar que le corresponde en la comunidad de naciones (…) Ustedes tiene ese derecho”, continúa diciendo Obama.
 
Pero –advierte el presidente- "este proceso no avanzará con amenazas. En lugar de las amenazas buscamos un compromiso honesto y basado en el respeto mutuo". La incorporación a la comunidad internacional, insiste Obama, "no se puede alcanzar mediante el terrorismo o las armas, sino a través de acciones pacíficas que demuestren la verdadera grandeza del pueblo y la civilización iraní".
 
 La alocución acaba con una matrícula de honor, aludiendo a uno de los grandes poetas persas del periodo medieval: "Dejadme recordar las palabras que escribió el poeta Saadi hace muchos años: 'Los hijos de Adán son miembros del mismo cuerpo que han sido creados de una sola y misma esencia". Que el guante es de suave terciopelo no hay duda alguna.
 
¿Que hay del guante de hierro?. ¿Tiene razón Jamenei al afirmar que nada ha cambiado y acusa a Obama de mantener un postura inmovilista de fondo hacia Irán, de cambiar la táctica, pero no la estrategia?.
 
Sí y no, porque la correlación de fuerzas para la hegemonía norteamericana en el mundo y en Oriente Medio ha cambiado y no puede sino cambiar cada vez más –y aceleradamente- . EEUU se enfrenta a un proceso de declive estratégico ante el ascenso de grandes potencias emergentes o de potencias regionales como Irán. Washington puede aspirar a contener coyunturalmente el avance de un país como Irán, pero no a cambiar l tendencia de desarrollo internacional hacia un mundo multipolar. La línea Obama busca la forma de crear un nuevo orden mundial que responda a esta dinámica y que mantenga en lo fundamental la supremacía estadounidense.
 
En concreto, EEUU necesita contar con Irán para diseñar una arquitectura de poder estable en Oriente Medio, y para poder acometer la retirada de Irak y el refuerzo de Afganistán sin más complicaciones que las que se van a dar. Una actividad a la contra de Teherán en cualquiera de los dos frentes podría colapsar al Pentágono. Obama está decidido a explorar la vía diplomática con los ayatolás.
 
Lo cual no quiere decir, en absoluto, que la Casa Blanca renuncie al uso de la amenaza y de la fuerza si los embajadores fallan. EEUU no puede permitir bajo ningún concepto que el proyecto iraní se desarrolle hasta el punto que cuestione la presencia norteamericana en Oriente Medio o Asia Central, o que Teherán se dote del arma atómica. Debajo del guante de una superpotencia –sea de suave terciopelo o de cuero robusto- siempre hay una mano de hierro. ¿O que se piensan que es una superpotencia?
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad