Selección de prensa internacional

Cómo ve el mundo a China

Aunque en público los dirigentes de China evitan el triunfalismo, hay la sensación en Pekí­n de que la reafirmación del ascendiente global del Reino del centro está a la orden del dí­a

0
0 votos
21-03-2009
Publicidad
The Economist, seguramente la revista económica de más prestigio mundial, dedica esta semana, con motivo de la cumbre del G-20, un reportaje especial a China. A cómo ve el mundo China y cómo el mundo ve a China. Para la revista inglesa, Pekí­n está convencido de que la crisis no va a hacer sino acelerar el ascenso global de su paí­s como un gran poder mundial. Sin embargo, según The Economist, esto presenta un doble aspecto.
 Cómo ve el mundo a China
The Economist, seguramente la revista económica de más prestigio mundial, dedica esta semana, con motivo de la cumbre del G-20, un reportaje especial a China. A cómo ve el mundo China y cómo el mundo ve a China. Para la revista inglesa, Pekí­n está convencido de que la crisis no va a hacer sino acelerar el ascenso global de su paí­s como un gran poder mundial. Sin embargo, según The Economist, esto presenta un doble aspecto.

Tras reconocer, como venimos diciendo en estas páginas desde hace mucho tiempo, que China ha sido el gran beneficiario de la globalización, la revista arremete en primer lugar contra la idea del G-2, una especie de nuevo marco geopolítico bipolar conformado por EEUU y China. “El mundo no es bipolar, y puede no llegar a serlo nunca” afirma. Sin embargo, las razones que da para ello no son excesivamente sólidas. Entre otras cosas porque la tesis del G-2 no remite a los tiempos de la Guerra Fría y el mundo bipolar de las dos superpotencias, EEUU y la URSS, sino a la existencia de una nueva jerarquía en la distribución del poder mundial y a un ajuste en la colocación de los jugadores activos del tablero en el orden mundial. El G-2 hace referencia, en realidad, a cómo en la nueva realidad mundial EEUU consigue integrar el ascenso de China a su sistema de hegemonía global, evitando justamente que en torno al ascenso de China se cree un polo de poder mundial capaz de romper los equilibrios básicos en que descansa su supremacía.
 
Desde este punto de vista, la idea de un G-2 –ya formulada o sugerida por estrategas norteamericanos de la talla de un Kissinger o un Bzrezinski– no hace sino ofrecer una alternativa para el mantenimiento del sistema imperial estadounidense, pero de acuerdo a las condiciones actuales del mundo, en los que un grado de reparto del poder con China aparece como inevitable para Washington.
 
En EEUU, por su parte, la polémica generada por las primas de los ejecutivos de AIG ha levantado una tormenta política de considerable dimensión. Ayer era el Washington Post el que tomaba partido, alineándose abiertamente en su editorial contra las medidas aprobadas por el Congreso de grabar con un 90% dichas primas. Para el Post, además de repetir los ya consabidos argumentos sobre la necesidad de las grandes entidades financieras de “retener a sus talentos” (talentos destructivos, podríamos añadir nosotros) o de mantener la confianza no cambiando leyes y aplicándolas retroactivamente, la actuación del Congreso lo convierte en un socio no fiable, drena la confianza del sistema financiero y pone en peligro la recuperación a largo plazo. Para acabar concluyendo que “la ausencia de columna vertebral en ambos extremos de Pennsylvania Avenue [el Capitolio y la Casa Blanca] de esta semana podría tener un alto precio”.
 
 
 
Inglaterra. The Economist
CÓMO VE EL MUNDO CHINA
 
Este es un mal viento que no sopla bien para nadie. Para muchos en China, incluso el embate del vendaval que ha afectado a la economía mundial tiene un mensaje tonificante. El ascenso de China en las tres últimas décadas ha sido asombroso. Sin embargo, ha carecido de una característica necesaria para satisfacer plenamente a la fracción ultranacionalista: ir acompañada de una disminución de Occidente. Ahora el capitalismo está desfallecido en sus bastiones. Europa y Japón, envueltos en la más profunda recesión después de la guerra, apenas vale la pena considerarlos como rivales. América, la superpotencia, ha sobrepasado su punto álgido. Aunque en público los dirigentes de China evitan el triunfalismo, hay la sensación en Pekín de que la reafirmación del ascendiente global del Reino del centro está a la orden del día (...)

El primer ministro de China, Wen Jiabao, ha dejado de atenerse al guión de que China es un humilde jugador en el mundo que quiere centrarse en su propio desarrollo económico. Él habla de China como un "gran poder" y se preocupa por el derroche de gasto de América que pone en peligro su billón de dólares invertidos allí. Las observaciones formuladas por el incauto nuevo secretario del Tesoro americano sobre la manipulación china de su moneda fueron rechazadas como ridículas; debidamente arrepentida, Hillary Clinton fue bienvenida en Pekín, pero como un igual. Este mes se registró un aparente intento de tramar un enfrentamiento naval de bajo nivel con un buque espía norteamericano en el Mar de China Meridional. Sin embargo, al menos los estadounidenses se hacen ser notados. Europa, ese puntito en el horizonte, es ignorada: la cumbre de la UE se canceló y Francia sigue estando en la lista negra porque Nicolas Sarkozy se atrevió a reunirse con el Dalai Lama.

Una gran idea se ha extendido ya mucho más allá de China: que la geopolítica es ahora un asunto bipolar, con los Estados Unidos y China, los dos únicos que importan. Por lo tanto, en Londres el próximo mes, el negocio real no será la reunión del G-20, sino la cumbre del "G-2" entre los presidentes Barack Obama y Hu Jintao. Esto no sólo preocupa a los europeos, que después de deshacerse de la política unipolar de George Bush no desean que se sustituya por un duopolio del Pacífico, y a los japoneses, que han sido durante mucho tiempo paranoicos sobre sus rivales en Asia. También parece estar teniendo un efecto en Washington, donde la fascinación del Congreso por el rival más cercano de América corre el riesgo de adquirir un filo proteccionista (...)

Antes de que el pánico se extiende, hay que señalar que esta nueva energía y firmeza de China refleja tanto su debilidad como su fuerza. Este sigue siendo un país pobre que se enfrenta, en palabras del Sr. Wen, a su año más difícil del nuevo siglo. Las últimas estimaciones brutas sobre cuántos puestos de trabajo ya se han perdido (...) nos da la pista sobre la magnitud del problema. El Banco Mundial ha recortado su previsión para el crecimiento de China este año al 6,5%. Que es sólido en comparación con casi cualquier otro lugar, pero a muchos chinos, acostumbrados a tasas de doble dígito, les parecerá como una recesión. Ya hay decenas de miles de protestas cada año: de los despojados de sus tierras para el desarrollo, de los trabajadores despedidos, de los que sufren los efectos colaterales de la expoliación del medio ambiente. Incluso si China logra por arte de magia su meta oficial de 8%, las quejas se agravarán.

Lejos de rezumar confianza en sí misma, China está siendo testigo de un intenso debate tanto sobre su sistema económico y el tipo de gran potencia que quiere ser; y este es un debate que al gobierno no le gusta. Este año el régimen acortó incluso la superficial reunión anual de su parlamento, el Congreso Nacional del Pueblo (CNP), prefiriendo confinar el debate a fondo en cuartos interiores y oscuros foros de Internet. Los liberales piden una mayor apertura (...) Pero los líderes de China también se enfrentan a ruidos de descontento de los nacionalistas de izquierdas, que ven la recesión como una oportunidad para poner fin a la orientación de las reformas en el mercado en el interior, y para afirmar a China en el exterior con más estridencia. Una enojada China puede virar hacia la xenofobia, pero no todas las causas de la izquierda nacionalista son tan peligrosas: una de ellas es la mejora de los servicios públicos y la red de seguridad social, que el país necesita urgentemente.

Por lo tanto, China se encuentra en una situación más precaria de lo que muchos occidentales piensan. El mundo no es bipolar, y puede no llegar a serlo nunca. La UE, con todos sus defectos, es la economía más grande del mundo. La población de la India superará a China. Pero eso no oscurece el hecho de que el poder relativo de China crece claramente; y tanto Occidente como la propia China tienen la necesidad de adaptarse a ello.

Para el señor Obama, esto significa conseguir un difícil acto de equilibrio. A más largo plazo, si no logra anclar a China (y de hecho a India y Brasil) más firmemente al sistema multilateral liberal en el momento en que deje el cargo, los historiadores pueden juzgarlo un fracaso. En el corto plazo lo que necesita es sujetar a China a sus promesas y reprender sus fallos: la señora Clinton debería haberse ocupado sobre el Tíbet y los derechos humanos cuando estuvo allí. La administración Bush creó gran parte de la idea de dar la bienvenida a China como "parte responsable e interesada" en el sistema internacional. El G-20 es una ocasión más fácil de dar a China una mayor participación en la toma de decisiones de lo que se disponía con los pequeños clubes del G-7 y del G-8. Pero también es una oportunidad para China de demostrar que puede ejercer de forma responsable su nueva influencia (...)
 
El historial de China como ciudadano del mundo está sorprendentemente gastado. En una serie de cuestiones, desde Irán a Sudán, ha utilizado su principal activo geopolítico, su sillón permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, para obstaculizar el progreso, escondiéndose detrás de la excusa de que no desea intervenir en los asuntos de otros países. Esto, por desgracia, tardará tiempo en cambiar. Pero sobre la cuestión más inmediata en la actualidad, la economía mundial, hay margen para la adopción de medidas.

Durante el último cuarto de siglo, ningún país ha ganado tanto con la globalización como China. Cientos de millones de sus habitantes han pasado de la subsistencia a la clase media. China ha sido un beneficiario desconforme en este proceso. Ayudó al descarrilamiento de la última ronda de negociaciones sobre el comercio mundial. La cumbre del G-20 ofrece una oportunidad para mostrar un cambio de corazón. En particular, se le pide que refuerce los recursos del FMI de manera que el fondo pueda rescatar a países afectados por la crisis en lugares como Europa oriental. Algunos en Pekín prefiere ignorar al FMI, ya que podría ayudar a los ex países comunistas que han desarrollado "una mentalidad anti-China". Remontarse por encima de esos reparos y pagar sería un pequeño paso en sí mismo. Pero sería una señal de que el Reino del Centro ha entendido lo que es ser una gran potencia.
THE ECONOMIST. 19-3-2009
 
 
 
 
 
 
 
 
EEUU. The Washington Post
WASHINGTON SALVAJE
Destructiva reacción del Congreso a los bonos de AIG
 
 
"Miopes", "oportunistas" e "irresponsables" describirían acertadamente las acciones de los que alimentaron la debacle en Wall Street. También son aptas para la descripción de unos legisladores más centrado en ganarse el favor de un público indignado por las primas repartidas del rescate que en la fijación de las fundamentales, y aún potencialmente desastrosas, grietas en el sistema financiero. Al cambiar los términos del acuerdo aprobado meses atrás, el Congreso demostrará al gobierno ser un socio no fiable, además de drenar de la confianza del sistema financiero y poner en peligro la recuperación a largo plazo.

Ayer, la Cámara daba la sensación de una escena de turbas, legislador tras legislador furioso compitiendo por usar la palabra lanzados en contra de los 165 millones de dólares financiados por los contribuyente deshonrados en pródigos bonos para los empleados de la división de Productos Financieros de American International Group. Miembros de la Cámara se apresuraron, a través de un proyecto de ley, para imponer un tipo impositivo efectivo del 90% de las primas pagadas a los empleados de AIG y los empleados de otras empresas que acepten por lo menos 5 mil millones del plan de rescate de activos tóxicos; aunque cuando el entonces Secretario del Tesoro Henry M. Paulson Jr. presionó a muchas de las empresas a aceptar los fondos el pasado otoño, la injerencia del Gobierno en sus sistemas de compensación no era parte del trato. La legislación, aprobada por una votación de 328 a 93, afecta a los trabajadores que recibieron bonos a partir del 1 de enero y cuyos ingresos familiares superan los 250.000 dólares. Al final de la tarde de ayer, los legisladores de la Comisión de Finanzas del Senado presentaron su propia versión más amplia de la recuperación de las primas que afectaría a las empresas que hayan aceptado al menos 100 millones de dólares de fondos públicos.

Entendemos que los legisladores tengan que oír a sus electores furiosos, y entendemos por qué los votantes se enfadan. Es sin duda irritante que algunos de los empleados que elaboraron y diseminaron los arriesgados derivados financieros que causaron estragos en todo el mundo alimenten sus bolsillos con una parte np muy grande de los 173 mil millones en fondos públicos destinados a apoyar al gigante mundial de los seguros y su socios comerciales. La ira por las primas también resuena a causa de la sensación que muchos votantes tienen de que la gente que ayudó a provocar todo este lío económico no son las personas que pagan el precio más alto.

Sin embargo, los cargos electos tienen la responsabilidad de conducir, y no sólo complacer, pensar lo que tiene sentido para el país, no sólo lo que quiere escuchar. La incautación de efectivos obtenidos legalmente y pagos contractualmente prometidos podría ser inconstitucional. Es casi seguro que será inútil. Las primas pagadas en AIG representan menos de una décima parte del 1 por ciento del rescate previsto hasta el momento, la recuperación de esos fondos no tendrá ningún efecto fiscal. Pero ayudará a ahuyentar a los mejores talentos en la empresa (...) Pero el verdadero daño va mucho más allá de cualquier efecto sobre AIG. La economía sigue sufriendo una escasez de crédito. El gobierno necesita a las instituciones financieras –incluyendo las relativamente sanas– para tomar los fondos públicos y que sean prestados a las empresas y los consumidores responsables. La administración informó de la intención de Obama de anunciar en una dos semanas los detalles de una "asociación público-privado" para comprar activos tóxicos de los bancos en crisis. La participación privada en los fondos de cobertura, los bancos de inversión y otras empresas será clave para el éxito del plan. Pero, ¿qué ejecutivo en su sano juicio entrará en un acuerdo si considera que las normas pueden cambiarse en seis meses o un año sólo sobre la base de las encuestas y los temores de los políticos?

En lugar de llevar la razón al debate, el Presidente Obama ha alimentado la ira, y la última noche, la Casa Blanca comentó favorablemente la acción  de la Cámara. Quizás el Sr. Obama considera que sólo alineándose con un público enojado ahora puede persuadirlo, y al Congreso, para aprobar los cientos de miles de millones más que se necesitan para enderezar el sistema de crédito. Pero podría haber expresado su simpatía con la cólera sobre el comportamiento irresponsable en el sector financiero, mientras que también dirigía al gobierno en una dirección más constructiva. La ausencia de columna vertebral en ambos extremos de Pennsylvania Avenue de esta semana podría tener un alto precio.
THE WASHINGTON POST. 20-3-2009
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad