Selección de prensa internacional

Perversa miopí­a cósmica

Hasta el momento, los manifestantes expresan cólera sin una agenda, pero si la economí­a mundial sigue deslizándose hasta el año 2010, encontrarán una.

0
0 votos
20-03-2009
Publicidad
Para uno de los miembros del consejo editor del New York Times, David Brooks, la enfermedad que aqueja a la mayorí­a de lí­deres mundiales es la de una perversa miopí­a de alcance cósmico. Con esta imagen, trata de llamar la atención sobre lo que considera uno de los principales problemas actuales: mientras una crisis de alcance y dimensión desconocidas se abate sobre todo el planeta, los dirigentes mundiales, confundidos y sin respuestas para actuar en el corto plazo, se refugian en "proyectos a años o décadas de distancia".
 Perversa miopí­a cósmica
Para uno de los miembros del consejo editor del New York Times, David Brooks, la enfermedad que aqueja a la mayorí­a de lí­deres mundiales es la de una perversa miopí­a de alcance cósmico. Con esta imagen, trata de llamar la atención sobre lo que considera uno de los principales problemas actuales: mientras una crisis de alcance y dimensión desconocidas se abate sobre todo el planeta, los dirigentes mundiales, confundidos y sin respuestas para actuar en el corto plazo, se refugian en "proyectos a años o décadas de distancia".

Obama pretende resolver, en medio de la que probablemente sea la mayor crisis del capitalismo en toda su historia, cuatro cuestiones de tipo estratégico que EEUU ha sido incapaz de resolver en un siglo: el sistema sanitario, la dependencia del petróleo, la educación y inmigración. “Por qué no ha decidido dedicar sus veladas, ironiza Brooks, a dominar la mecánica cuántica o el descubrimiento de los orígenes de la conciencia” le resulta un misterio.
 
Peor es, desde su punto de vista, lo de los líderes europeos, empeñados en no moverse hasta que no haya una nueva regulación del sistema financiero. Lo que en su opinión equivale a distraerse en interminables discusiones sobre el multilateralismo y planes vagos para reformar y supervisar el capitalismo en unos momentos en que el planeta está en llamas. Una ceguera, según él, comparable a la de la reina María Antonieta en vísperas de la toma de la Bastilla. Pues en definitiva, lo que de verdad preocupa a Brooks –y hay que entender que con ello expresa en gran medida la posición de las clases dominantes– es que los disturbios y grandes movilizaciones han empezado a extenderse por todo el planeta. Y aunque, afirma, todas estas manifestaciones son todavía expresiones de cólera pero sin un programa político (una “agenda” como la llama él), advierte que si la economía mundial sigue deslizándose en la cuesta abajo en la que está y a la velocidad actual durante el 2010, no tardarán los movimientos sociales de protesta en encontrar “una agenda”, es decir, un programa político tras el que agruparse. En este es en lo que consiste, en esencia, la perversa miopía cósmica.
 
Algo similar, aunque a una escala menor y con un enfoque más local, es lo que viene a decir el periódico izquierdista Liberation al hacer balance de la segunda jornada de huelga general convocada por los sindicatos franceses. Balance en el que destaca dos cosas. En primer lugar cómo la asistencia a las manifestaciones ha superado a la jornada de lucha del pasado 29 de enero, y con mayor incidencia en aquellos lugares amenazados por regulaciones de empleo, despidos y cierres empresariales. Y en segundo lugar la falta de respuesta del gobierno Sarkozy, que no ha sido capaz de ofrecer otra alternativa que la ya planteada tras la huelga general de enero, cuando la respuesta social del pueblo trabajador francés indica con claridad que ésta ya la consideraban totalmente insuficiente.
 
 
 
 
EEUU. The New York Times
PERVERSA MIOPÍA CÓSMICA
David Brooks
 
Usted pensaría que si un tigre se lanza sobre su cuello, su atención se concentraría en el tigre. Pero eso no es al parecer cómo funciona el mundo en la era global. Mientras un tigre hunde sus dientes en la yugular del mundo, nos centramos en las pelusas de debajo de la cama y en las tablas que necesitamos sustituir en el tejado. Vivimos en un mundo de perversa miopía cósmica, la incapacidad para centrar la atención en la cuestión actualmente más peligrosa.

El tigre, por supuesto, es el colapso del sistema financiero mundial. Los estadounidenses tienen de hecho una falsa visión atenuada de esta crisis porque la economía está peor en el extranjero. La Organización Internacional del Trabajo de Naciones Unidas prevé entre el 30 y 50 millones de pérdidas de puestos de trabajo en todo el mundo. Los países de Europa central está temblando; la economía de Japón está horrible, y la máquina china de creación de puestos de trabajo está perdiendo la carrera contra sus presiones demográficas.

Se han producido disturbios en Grecia y China, así como grandes manifestaciones de protesta en Dublín, París, Londres y más allá. Hasta el momento, los manifestantes expresan cólera sin una agenda, pero si la economía mundial sigue deslizándose hasta el año 2010, encontrarán una. Una consecuencia previsible es una serie de políticas de tipo de cambio de “empobrecer al vecino”, seguido por el aumento de las barreras comerciales y la degradación de todo el sistema mundial.

En tiempos como estos, lo que se espera de líderes prudentes es prepararse para lo peor. Después de todo, los acontecimientos recientes han justificado a los pesimistas. Pero pensar en eso es al parecer demasiado doloroso. En tiempos normales, los líderes tienden a centrarse en el corto plazo a expensas del largo plazo. Pero ahora, el corto plazo es muy confuso, por lo que los dirigentes se refugian en proyectos a años o décadas de distancia.

El presidente de los Estados Unidos ha decidido hacer frente a esta crisis y, al mismo tiempo, hacer frente a los cuatro problemas más complejos que enfrenta el país: la atención de la salud, la energía, la inmigración y la educación. Por qué no ha decidido dedicar sus veladas a dominar la mecánica cuántica o el descubrimiento de los orígenes de la conciencia me es desconocido.

Los resultados de esta sobrecarga son evidentes en el Capitolio. El plan de la banca es incompleto, y hay voluntad política cero de hacer pagar por ello. El presupuesto del presidente está siendo recortado hasta la muerte. Las ideas sobre ingresos están muriendo una por una, mientras se expanden las ideas del gasto. En la estimación más reciente, la aproximación a la atención de la salud costará 1,5 billones durante más de 10 años y la deuda nacional, al menos el doble, mientras que los políticos chino se quejan (...)

La administración Obama está al menos distraída por cosas importantes. La clase política de Washington se ha pasado la última semana lanzando histéricos mensajes televisivos por las bonificaciones de más de 165 millones en AIG. Estamos en medio de una crisis del “multibillón de dólares”, y nuestros políticos –siempre dispuestos a echar el resto en cualquier cuestión que sea comprensible en la televisión por cable– han decidido correr el riesgo de destruir la totalidad del plan de rescate bancario; por unas bonificaciones que dan cuenta del 0,001 por ciento del PIB anual.

Incluso esta no es la más idiota de las distracciones. Para ello, hay que mirar en el extranjero.

Esta es una crisis mundial, y una lección básica de la Gran Depresión es que una crisis global requiere una respuesta mundial. Como tal,  Tim Geithner y Larry Summers, se están preparando para la próxima cumbre del G-20 con un programa que tiene el mérito de abordar efectivamente el problema actual: coordinar el estímulo global, fortalecer al Fondo Monetario Internacional, preservar el libre comercio.

Pero el proceso del G-20 se está dirigiendo hacia la impotencia mundial porque los europeos desestiman este enfoque. Por el contrario, quieren pasar este momento de peligro trabajando a largo plazo para regular la arquitectura de las finanzas mundiales. El mundo está en llamas y quieren direcciones multilaterales y simposios y planes vagos para un impotente "colegio de supervisores". Esto es lo que haría María Antonieta si fuera un asistente anual de Davos.

¿Por qué se toma esta posición? En primer lugar, muchos líderes europeos piensan que la respuesta a cada problema es más arquitectura global. Tienen a Jean Monnet en el cerebro. En segundo lugar, prefieren ir por libre en los paquetes de estímulo puesto que los estadounidenses y los chinos ya están pagando. En tercer lugar, los países europeos responsables fiscalmente no pueden comprometerse a una política de la que sus socios endeudados no pueden responder. En cuarto lugar, algunos rechazan la idea de utilizar la política fiscal para poner fin a la recesión.

Algunas de estas razones tienen mérito, especialmente la última. Pero una cosa es segura: la agenda norteamericana podría trabajar para un alivio inmediato de la crisis, pero los esfuerzos para construir una agenda mundial de largo alcance ciertamente no. Después de que todos los piadosos hablen de la cooperación internacional post-Bush, el enfoque actual dará lugar a un gran cero en multilateralidad.

Muchas personas se preguntan a menudo cómo los líderes del mundo pudieron ser tan miopes en diversos momentos de la historia, como en el Tratado de Versalles o durante la agitación de la década de 1930. No hace falta preguntarse más. Estamos viendo la miopía cósmica reproducirse en nuestros días.
THE NEW YORK TIMES. 19-3-2009
 
 
 
 
 
EEUU. The Wall Street Journal
EXCESO DE CAPACIDAD Y DEFLACIÓN
Jon Hilsenrath
 
La decisión de la Reserva Federal de inyectar 1,15 billones (millones de millones) de dólares en el sistema financiero refleja su temor de que la economía padece un mal que se agrava cada día. Desde habitaciones de hotel desocupadas a máquinas industriales apagadas, Estados Unidos sufre de un exceso de capacidad.
 
Esto indica que, incluso si la crisis se revierte mañana, la economía probablemente operará muy por debajo de su verdadero potencial durante muchos meses, tal vez años.
 
El tema también preocupa al banco central por otra razón. En dosis limitadas, la capacidad ociosa puede generar presiones inflacionarias porque la escasez de suministro y mano de obra permite que empresas y trabajadores exijan más dinero por sus servicios. Sin embargo, cuando hay demasiada capacidad ociosa, como en la actualidad, la inflación declina.
 
Si el exceso de capacidad se profundiza o persiste por un período prolongado, podría producir deflación, un declive pronunciado en los precios, algo que la Fed quiere impedir a toda costa porque es un nudo difícil de desatar. "A la luz de la creciente capacidad ociosa en la economía estadounidense e internacional, el comité espera que la inflación se mantenga a raya", declaró el Comité de Mercado Abierto de la Fed el miércoles, tras anunciar la inyección adicional de efectivo a través de compras de bonos del Tesoro y valores hipotecarios.
 
Las señales de un exceso de capacidad son fáciles de divisar. El número de casas vacías en EE.UU. llegó a los 19 millones en el cuarto trimestre de 2008, un alza de 6% frente al mismo período del año anterior. Las tasas de ocupación hotelera han caído de 65,5% hace un año a 55,2% a principios de marzo, según la firma de estudios de mercado Smith Travel Research. Las plantas manufactureras operaron en febrero a un promedio de 67,4% de su capacidad, el nivel más bajo desde que la Fed empezó a seguir estos datos en 1948.
 
En circunstancias normales, la Fed combatiría un exceso de capacidad reduciendo las tasas de interés de corto plazo con el fin de rebajar los costos de financiamiento para empresas e individuos. Pero el banco central estadounidense ya ha recortado su tasa de referencia a casi cero. Es por eso que la Fed anunció el miércoles un drástico aumento de las compras de bonos del Tesoro a largo plazo y valores respaldados por hipotecas. El banco central espera que tales medidas amplíen el acceso al crédito y estimulen la demanda.
 
Un ejemplo de exceso de capacidad es Union Pacific Railroad. La mayor operadora estadounidense de ferrocarriles puede operar cerca de 200.000 vagones de carga por semana, pero sólo está utilizando unos 150.000.
 
"Como los volúmenes siguen siendo débiles, estamos actuando de manera enérgica para ajustar nuestros recursos, dando vacaciones sin sueldo a 3.600 empleados y sacando de circulación 1.400 locomotoras y 53.000 vagones de carga", explicó el director financiero, Rob Knight, durante una conferencia con inversionistas la semana pasada.
 
La señal más clara del exceso de capacidad está en el mercado laboral. Ayer, el Departamento del Trabajo informó que el número de nuevas solicitudes de seguro de desempleo cayó la semana pasada a 646.000. El promedio de cuatro semanas, sin embargo, subió a 654.750, el nivel más alto en 26 años. El total de estadounidenses que recibe seguro de desempleo saltó a casi 5,5 millones, un nuevo récord.
 
En general, el número de desempleados en EE.UU., ajustado por temporada, ascendió a 12,5 millones en los últimos 12 meses, elevando la tasa de desempleo a 8,1%. Otras 8,6 millones de personas están trabajando a tiempo parcial, pero preferirían tener un puesto a tiempo completo.
 
Cuando se contabilizan estos trabajadores, la tasa de "subempleo" —un índice más amplio de la capacidad ociosa en el mercado laboral— llega a 14,8%. Eso no es sólo un problema para los desocupados, sino que ejerce una fuerte presión a la baja en los sueldos.
 
Para las autoridades estadounidenses, la clave para reducir el exceso de capacidad es impulsar la demanda de bienes, servicios, bienes raíces y empleo. Esa es una razón por la que los economistas creen que el Congreso necesitará aprobar un nuevo paquete de estímulo (...)
THE WALL STREET JOURNAL. 20-3-2009
 
 
 
 
Francia. Liberation
¿Y AHORA?
 
La primera jornada de acción, la del 29 de enero, se inscribió en un escenario bien marcado. Acto primero: los sindicatos movilizan. Entre 1 y 2,5 millones de personas salen a la calle. Acto segundo: el 18 de febrero, Nicolás Sarkozy recibe a los sindicatos, asegura que ha tomado nota de la inquietud de los franceses y anuncia medidas por un coste total de 2.600 millones de euros.
 
Es un escenario simple. Los sindicatos expresan una demanda social. El presidente de la República aporta una respuesta política. Se puede juzgar que insuficiente. pero cada uno está en su papel.
 
Llega este jueves 19 de marzo el tercer acto: los sindicatos vuelven a movilizar. Y funciona. Por encima incluso de sus expectativas. Todos los recuentos concuerdan: según las ciudades, entre un 10 y un 25% más de gente que el 29 de enero salen a la calle.
 
Por encima del tradicional mercadeo entre policía y sindicatos, todas las cifras confirman que la movilización ha sido más fuerte que hace mes y medio (...) Las marchas han tenido una amplitud inédita en todos los sitios donde se han anunciado despidos: 50.000 en Grenoble (Carterpillar), 10.000 a Compiègne (Continental), 8.000 a Mont de Marsan (Sony) (...)
 
Problema: el gobierno no ha preparado el acto cuarto. Invitado del día a las 20 horas en TF1, François Fillon no tiene más anuncios que los ya hechos el 18 de febrero (...)
 
Esta ausencia de respuesta a la segunda gran jornada de movilización del año 2009 no está exenta de riesgos para Sarkozy y su mayoria. Ciertamente, un escenario similar al de Guadalupe es poco creible, incluso si la idea de una huelga general renovada para conseguir 200 euros tiene sus partidarios en Fuerza Obrera o Solidaridad. pero la radicalización de los conflictos sociales, que se multiplican con el anuncio de planes de despido y el desfallecimiento de empresas, no puede más que alimentar la idea ampliamente compartida por los franceses según la cual las medidas tomadas desde el principio de la crisis no han servido más que para preservar los intereses de los bancos y los beneficios de Total.
 
“Somos totalmente conscientes que nuestra principal fuerza, lo que le ha dado su popularidad al movimiento social, es la unidad sindical que hemos conseguido preservar”, remarca Alain Olive (Unsa). Numerosos sindicalistas de la CFTC o de la CFE-CGC están políticamente más cercanos a la UMP que a la izquierda. Y sobre las banderas de estos dos sindicatos, los manifestantes eran numerosos este jueves (...) Para el presidente de la República, es una parte de sus electores que se unen al frente anti-Sarkozy (...)
LIBERATIÓN. 20-3-2009
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad