Libros

La Austria tenebrosa de Thomas Bernhard

Quien quiera comprender el caldo de cultivo en el que son posibles personajes como el "monstruo de Anstetten" hará bien en leer estos "Relatos" de Bernhard

0
0 votos
20-03-2009
Publicidad
La obra de Thomas Bernhard (1931-1989) es sin duda una de las empresas creadoras más audaces, originales y valiosas de la literatura alemana del siglo XX. Buena muestra de esa afirmación son los seis "Relatos" que, seleccionados, traducidos y prologados por Miguel Sáenz, nos ofrece un volumen recién editado por Alianza Editorial (en su "Biblioteca Bernhard") y que nos proporcionan un amplio panorama de su perí­odo más creativo. La obsesión, la locura, el crimen, la descomposición en suma, bien sea de mentes, de existencias o legados en esa Austria ya rural, ya urbana, pero siempre alucinada y tenebrosa, tan denostada por el autor, son el sustrato plenamente bernhardiano de las seis piezas maestras que integran el libro. La obra de Thomas Bernhard (1931-1989) es sin duda una de las empresas creadoras más audaces, originales y valiosas de la literatura alemana del siglo XX. Buena muestra de esa afirmación son los seis "Relatos" que, seleccionados, traducidos y prologados por Miguel Sáenz, nos ofrece un volumen recién editado por Alianza Editorial (en su "Biblioteca Bernhard") y que nos proporcionan un amplio panorama de su perí­odo más creativo. La obsesión, la locura, el crimen, la descomposición en suma, bien sea de mentes, de existencias o legados en esa Austria ya rural, ya urbana, pero siempre alucinada y tenebrosa, tan denostada por el autor, son el sustrato plenamente bernhardiano de las seis piezas maestras que integran el libro.
"La gorra" -el primero de los relatos- es uno de los primeros que escribió el autor, pero nos muestra ya a un Bernhard plenamente maduro. A primera vista podría parecer un chiste prolongado: un hombre se encuentra una gorra en un camino y se esfuerza obsesivamente en devolverla. Sin embargo, no se trata sólo de un ejercicio musical de repeticiones y variaciones, sino de una penetrante y siniestra excursión en el mundo de la locura.

 
"¿Es una comedia? ¿Es una tragedia?" refleja, ya en su título, el acreditado tópico barroco de la vida como tragicomedia. Bernhard consigue plenamente revivirlo y arremete, como es su costumbre, contra el teatro, en otro relato que bordea la locura y en el que, por primera y única vez en la obra del austríaco, aparece un travesti.

"Midland in Stilfs" es un texto bernhardiano prototípico. Stifls es uno de esos pueblecitos aislados de montaña que siembran los libros de Bernhard y que, como si formaran parte de un mapa borgiano, se sobreponen a la realidad para componer una cartografía particular. También la figura del inglés como emisario de la normalidad del mundo exterior en el mundo monstruoso del pueblecito es una imagen típica del autor.

 
"Ungenach" -el cuarto relato- es más una novela corta que un cuento. Su escructura narrativa fragmentaria es modélica y su tema principal (recurrente en la obra de Bernhard) es el de la disolución de un legado.

También, en cierta forma, "Watten" es una variación sobre ese mismo tema. El "watten", juego de cartas típicamente austríaco, desempeña en la obra de Bernhart un papel muy similar que el "skat" en la de Günter Grass. Para el protagonista, un hombre destruido, jugar o no jugar al "watten" -o mejor, la decisión de hacerlo o no hacerlo- es cuestión de vida o muerte.

 
Por último, "En la linde de los árboles" es un auténtico alarde de estilo, con los bosques, los inquietantes bosques berhardianos, como telón de fondo. Estamos ante un relato clásico, sereno, apacible, en el que, no obstante, la tragedia se anuncia en cada párrafo.

Este libro es una magnífica inmersión en el universo narrativo del autor que mejor ha comprendido y radiografiado la realidad monstruosa que se esconde bajo la débil costra de normalidad en que acontece la vida social austriaca.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad