La Generalitat admite "errores" en la represión a los estudiantes

La letra con sangre entra

Si los estudiantes no se convencen con argumentos sobre las bondades del Plan Bolonia, hay que convencerlos a porrazos.

0
0 votos
20-03-2009
Publicidad
La Generalitat, utilizando a su principal mamporrero Joan Saura, nos ha dado una muestra más del "progresismo" de la "civilizada" burguesí­a catalana. Tras la brutal y lamentable carga policial contra los estudiantes admite "errores" en la represión. ¿Cómo se le puede llamar "errores" a que la policí­a disuelva a porrazos una manifestación estudiantil? "La letra con sangre entra", la universidad catalana quiere poner de nuevo de moda este lema propio del franquismo. La Generalitat, utilizando a su principal mamporrero Joan Saura, nos ha dado una muestra más del "progresismo" de la "civilizada" burguesí­a catalana. Tras la brutal y lamentable carga policial contra los estudiantes admite "errores" en la represión. ¿Cómo se le puede llamar "errores" a que la policí­a disuelva a porrazos una manifestación estudiantil? "La letra con sangre entra", la universidad catalana quiere poner de nuevo de moda este lema propio del franquismo.
La brutal carga policial contra los estudiantes que se manifestaban es de 81 heridos de distinta consideración, entre ellos estudiantes, periodistas -hasta 30 según el Collegi de Periodistes de Catalunya-, transeúntes… y dicen que también policías, aunque es muy difícil de creer viendo las imágenes ofrecidas por los telediarios.

La carga contra los estudiantes no es ningún "error". Fue una orden recibida por los agentes y una muestra más de la brutalidad que domina en este cuerpo policial.

El conseller de Interior, Joan Saura, del partido de los verdes dirige una política de intensas “porras ecológicas”. Saura y sus agentes autonómicos acumulan denuncias por malos tratos y abusos que han hecho sonrojar hasta al resto de la policía española: delincuentes esposados que reciben puñetazos, patadas y bofetadas de agentes de policía. Denuncias de malos tratos con exámenes médicos de lesiones. Han aumentado las denuncias a los Mossos d'Esquadra por racismo, según un estudio elaborado por SOS Racismo.

Las muestras de rechazo a la "desproporción" de la respuesta policial se multiplican desde distintos ámbitos de la sociedad española.

Unos 3.000 estudiantes se manifestaron al día siguiente en Barcelona en protesta de las cargas policiales.

La segunda semana de marzo, antes de las cargas, se multiplicaron las protestas estudiantiles también por toda España: Madrid, Murcia, Salamanca, Valencia, Palma de Mallorca, Valladolid, Cuenca, Zaragoza, Sevilla, Huelva y Oviedo, entre otras capitales de provincia.

Están muy equivocados si creen que con represión van a disuadir al movimiento estudiantil.

Los estudiantes denuncian que con el Plan Bolonia se está llevando adelante una "mercantilización de la universidad".

Piden un debate abierto con toda la sociedad antes de aplicar la creación de un espacio único europeo de educación superior.

Esta propuesta de los estudiantes ¿tiene algo de "peligrosa" o "violenta" que justifique la brutal carga policial?
¿Por qué nuestros "dialogantes" gobierno y Gneralitat  tienen miedo al debate sobre Bolonia?
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad