Huelga de la enseñanza en Cataluña

¡Maragall dimisión!

No hubo disturbios, pero sí­ 100.000 personas exigiendo la dimisión del Conseller

0
0 votos
20-03-2009
Publicidad
Los informativos de las principales televisiones del paí­s han hecho referencia a la manifestación, que con motivo de la huelga de profesores contra la LEC, se ha realizado este 19 de Marzo en Barcelona para compararla con la que protagonizaron los estudiantes universitarios el dí­a anterior contra el plan Bolonia y que terminó con una carga descomunal de los mossos de escuadra contra toda persona que transitaba las ramblas. Esta maniobra informativa oculta la mayor huelga de enseñanza realizada en Cataluña en los últimos años. Más de 100.000 personas se han manifestado en Barcelona, Tarragona, Lleida, Girona y Tortosa exigiendo la dimisión del Conseller de educación. Los informativos de las principales televisiones del paí­s han hecho referencia a la manifestación, que con motivo de la huelga de profesores contra la LEC, se ha realizado este 19 de Marzo en Barcelona para compararla con la que protagonizaron los estudiantes universitarios el dí­a anterior contra el plan Bolonia y que terminó con una carga descomunal de los mossos de escuadra contra toda persona que transitaba las ramblas. Esta maniobra informativa oculta la mayor huelga de enseñanza realizada en Cataluña en los últimos años. Más de 100.000 personas se han manifestado en Barcelona, Tarragona, Lleida, Girona y Tortosa exigiendo la dimisión del Conseller de educación.
  Los ecos de la carga policial efectuada en plena manifestación de universitarios por el centro de Barcelona el día anterior no puede ocultar el éxito de la huelga de enseñanza realizada el Jueves 19 de Marzo, más de 100.000 manifestantes. Convocadas  por motivos diferentes y con distinta composición; la primera la realizaban universitarios contra el Plan Bolonia (de ámbito nacional), la segunda se circunscribe a Cataluña y se convoca contra la Ley de Enseñanza en Cataluña que afecta a la enseñanza primaria y secundaria , ha sido un logro sin precedentes. De las tres  huelgas realizadas en el último año contra la LEC esta ha sido la más masiva. Un 60% del profesorado de la enseñanza pública ha secundado el paro, y en primaria el apoyo ha superado el 80% de los maestros.

  La manifestación de Barcelona, la más masiva de las cinco convocadas, se ha realizado sin ninguna incidente violento que reseñar, frente a la imagen que de la misma se ha querido presentar por televisión, mostrando hechos aislados y puntuales, que nada tiene que ver con la tónica dominante de la jornada, para compararla oportunistamente con los  sucesos del día anterior. La manifestación la encabezaba una pancarta unitaria de todos los sindicatos del sector bajo el lema: “No a la política educativa del departament de ensenyament. No volem aquesta llei”, sin duda una de las claves del éxito, pues anteriores convocatorias  no fueron respaldadas por todos los sindicatos o se manifestaron  en bloques diferentes.
    Seguidamente se agolpaban miles de maestros y profesores de secundaria gritando consignas que exigían la dimisión del  “Conseller de ensenyament”, Ernest Maragal, que ha pretendido imponer esta Ley a toda costa de forma autoritaria, de espaldas a la comunidad docente, que desde el principio la ha rechazado,  sin consultar a los educadores, que consideran que no va a afrontar los problemas reales de la enseñanza en Cataluña, y con el silencio cómplice de los partidos del tripartito catalán, que a pesar de  las protestas contra la Ley,  nunca han querido pronunciarse. Recordemos que con esta Ley,  además de  la implantación de las horas extras en los centros que implica el despido de  buena parte del personal interino;  se menoscaba la escuela pública en favor de potenciar la Enseñanza privada.
Cerrando la manifestación había un nutrido bloque de estudiantes que entonaban la consigna: “somos estudiantes, no delincuentes.”  En él se entremezclaban estudiantes de enseñanza secundaria con otros universitarios.

     De todos modos, se presente como se quiera, el señor Maragall después de la huelga tendrá que pensarse mucho si sigue al frente de la Conselleria, y el tripartió si persiste en la política educativa que pretende imponer.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad