La frase del dí­a

"No hay una conciencia clara de la dimensión de la crisis. Estamos frente a una emergencia nacional" (Felipe González)

Los González -Felipe, el del PSOE y Francismo, el del BBVA- nos asustan con la "emergencia nacional" para que aceptemos "capitalizar la banca".

0
0 votos
19-03-2009
Publicidad
Frente a la minimización de los efectos de la crisis practicada por Zapatero, envuelta en un falso y manipulador “optimismo catastrófico”, todas las voces autorizadas –desde el Nobel de Economía, Paul Krugman a los principales organismos y servicios de estudios económicos- advierten de la especial gravedad de la recesión española.
A estas voces viene a sumarse el ex presidente Felipe González, que ha demostrado en los últimos años, como mínimo cierto desapego hacia Zapatero
Felipe González (que ha venido demostrando, como mínimo, cierto desapego hacia Zapatero) viene a sumarse a las voces - que ha venido deslizando veladas críticas hacia el actual inquilino de la Moncloa.
A González le preocupa “que no haya una conciencia clara de la dimensión de la crisis”. Y rechaza el enzarzamiento entre PSOE y PP a propósito del caso Correa alegando que “estamos discutiendo problemas menores frente a una emergencia global y nacional (…) la crisis es de tal envergadura como para que los responsables políticos estuvieran más a lo que tienen que estar”.
Y volvió a remarcar que “si tuviera alguna responsabilidad de gobierno, sin duda procuraría un pacto de Estado para afrontar la crisis”.
Otra vez se plantea la necesidad de un “pacto nacional” para afrontar “una emergencia nacional”, tal y como hace pocos días reclamó también el presidente del BBVA.
¿Pero con qué contenido? González plantea la urgencia de “plantearse seriamente capitalizar la banca, incluyendo una participación accionarial del Estado y un pacto de reventa de las acciones en tres o cuatro años”.
Los González –Felipe, el del PSOE y Francismo, el del BBVA- nos asustan con la “emergencia nacional” para que aceptemos “capitalizar la banca”. Es decir, tragarnos un segundo plan de rescate, mayor que el primero, regalado a la banca y pagado por todos los trabajadores españoles.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad