Entrevista a Bruno Valtueña (CGT)

Barcelona. Referéndum en Seat

"Al ser SEAT una empresa emblemática, lo que se busca es que la propuesta de la CEOE de que nos congelemos los salarios se extienda a toda la clase trabajadora"

0
0 votos
18-03-2009
Publicidad
Bruno Valtueña es secretario general de CGT y responsable de este sindicato en Seat Martorell. Su sindicato defiende que Seat es la opción más rentable para fabricar el nuevo modelo Q3 de Audi y que la única razón por lo que Volkswagen no lo confirma es porque, además de los 300 millones de ayudas del Estado y la Generalitat y los 15 millones que se ahorra en costes laborales con los 2 EREs aprobados, pretende conseguir 7 millones anuales a costa del sueldo de los trabajadores. Hemos hablado con su secretario General Bruno Valtueña para tener su posición de primera mano.
 Bruno Valtueña (CGT)
Bruno Valtueña (CGT)
Bruno Valtueña es secretario general de CGT y responsable de este sindicato en Seat Martorell. Su sindicato defiende que Seat es la opción más rentable para fabricar el nuevo modelo Q3 de Audi y que la única razón por lo que Volkswagen no lo confirma es porque, además de los 300 millones de ayudas del Estado y la Generalitat y los 15 millones que se ahorra en costes laborales con los 2 EREs aprobados, pretende conseguir 7 millones anuales a costa del sueldo de los trabajadores. Hemos hablado con su secretario General Bruno Valtueña para tener su posición de primera mano.
DVd: ¿Qué valoración tienes de la propia convocatoria del referéndum?
BB: No procedí­a el referéndum porque no era una propuesta unitaria de los tres sindicatos. La CGT para poder llegar a la unidad propuso una posible congelación salarial en el primer año incluso en la lí­nea de lo que se habí­a pactado a espaldas de todos nosotros desde el mes de noviembre, exceptuando a las categorí­as inferiores a mandos intermedios, con la recuperación del poder adquisitivo en tablas y condonación de dí­as de la bolsa de horas y ugt se plantó. Se podí­a haber evitado totalmente.
DVd: Sin embargo, ¿consideras que se está celebrando con las mí­nimas garantí­as democráticas?
BB: En absoluto. Después del pleno del comité, se deberí­a haber dejado un tiempo prudencial. Incluso CCOO dijo que le parecí­a prematuro empezar en la madrugada de hoy. Lo normal era hacerlo la semana que viene. Poder hablar con la afiliación y poder llevar una propuesta más discutida y aprobada internamente. Pero a UGT le han entrado las prisas argumentando que mañana se hace pública la cuenta de resultados de Volkswagen. Y ya sabemos, a través de la prensa, los números rojos de SEAT que este año va a presentar la multinacional. Si hubieran cumplido las condiciones democráticas hubiéramos estado en el referéndum vinculante, sin ninguna duda.
DVd: Hay división sindical pero todos afirmáis haber hecho propuestas consensuables con la de UGT. ¿Cúales son las razones de fondo de la división?
BB: Ugt está siendo bastante partidista. Lo que busca es que la negociación que unilateralmente han llevado ellos sea ratificada por toda la plantilla. Es como un plebiscito, un teatro para ganar credibilidad de cara a la empresa, a la multinacional, y que la plantilla respalde la nefasta en negociación que han llevado a cabo. El referéndum, en este caso, no es una medida democrática. Deberí­a haberse celebrado después de un proceso de negociación claro, transparente y participativo en el que los trabajadores están bien informados de las diferentes propuestas que hay. Pero es que aquí­ no ha habido negociación. Sentarnos delante de la empresa a negociar propiamente no ha ocurrido. Ha habido dos comités intercentros como actos públicos y donde la empresa, por su cuenta y con la connivencia de la dirección de UGT, coge la propuesta de UGT, las demás no le valen y así­ es como está el tema. Es vergonzoso.
DVd: UGT acusa al resto de sindicatos de demagogia por dar por supuesta la adjudicación del Audi q3 a Martorell. ¿Es eso así­?
BB: La empresa busca sacar la mayor tajada posible y, al ser SEAT una empresa emblemática, lo que se busca es que la propuesta de la CEOE de que nos congelemos los salarios se extienda a toda la clase trabajadora y todos los trabajadores. Es evidente. ¿Por qué la empresa no está de acuerdo con la propuesta de CCOO de que la congelación salarial en 2009 y 2010 se recuperen luego en las tablas sindicales y ni se pone a votación en el pleno? Nosotros proponí­amos que los cinco dí­as de condonación de deuda de las bolsas de horas fuera para toda la plantilla porque toda la plantilla vamos a hacer el sacrificio. Y también nos acercábamos a la propuesta de CCOO, incluso en la propuesta de la UGT habí­a elementos que propusimos en la primera reunión del Comité Intercentros. Si no puede ser recuperar lo perdido en tablas, que fuera una paga consolidada en la que se recupere lo que hemos perdido. Todo esto ni se quiso poner en votación. Ahí­ es donde se ve la connivencia porque luego a primera hora de la mañana fueron UGT y CCOO a la dirección de SEAT para que el acuerdo de la asamblea se añadiera a la propuesta de UGT y la empresa no quiso. La actitud de UGT hubiera tenido que ser abrir su propuesta al resto de propuestas. Claro, a ella polí­ticamente no le dejaba bien.


DVd. Frente a la lí­nea de sacrificios a cambio de nada, ¿serí­a viable que los sacrificios de los trabajadores se transformaran en acciones de la empresa, en propiedad?
BB: Nosotros esa propuesta la tenemos aprobada en congreso y la hemos propuesto en Esteban Ikeda, una auxiliar de Nissan. Dentro de todo lo que hizo Nissan decidieron hacer un cierre y presentarlo en un porceso concursal. Los trabajadores y la CGT hemos ocupado la fábrica. Lo suyo es que los medios de producción fueran a manos de los trabajadores y que el estado ayudara a esta cooperativa. Ese es el centro de lo que creemos que se deberí­a seguir. Pero ni con ese ejemplo hemos tenido el apoyo de UGT, CCOO ni USO. Lo ven irrealizable, ven que es enfrentarse excesivamente a las multinacionales y nos hemos encontrado solos en este proceso. Ayer hubo una consulta entre trabajadores y de 140-150 tuvimos 29 votos a favor, 100 votos a favor de la indemnización económica que se va a dar. Hemos quedado en minorí­a pero vamos llevando esa reflexión y esa pedagogí­a. ¿Por qué tiene que ser la indemnización y el despido la solución? Vayamos a que los medios de producción vayan a manos de los trabajadores. Esa es la propuesta que nosotros llevamos a los trabajadores.
DVd: ¿Crees que ahora es el momento de reivindicar que el sector de la automoción vuelva a manos nacionales?
BB: Lo llevamos diciendo desde hace años. CGT en SEAT y otras empresas. Todas las ayudas que se den a una multinacional, como es el caso del estado central y la Generalitat que van a dar 240 millones de euros para que venga el q3 a Martorell, van a cubrir todas las inversiones de la empresa. Nosotros queremos que esas ayudas fueran derechos de propiedad que tuvieran la Generalitat y el Estado. Porque nosotros seguimos con el convencimiento de que a VolksWagen se le regaló SEAT. Y hay que ir a recuperar como mí­nimo parte de la propiedad y no depender tanto de ellos.
La propuesta que nosotros estamos haciendo es que la salida a la actual crisis, que viene por la reforma laborales que han propiciado salarios pasa por reducir la jornada laboral, por aumentar los salarios para activar el consumo y aplicar polí­ticas sociales de educación, sanidad, transporte e industria y además el futuro de SEAT pasa por aplicar desde el gobierno polí­ticas industriales propias puesto que la dependencia de las multinacionales nos conlleva ser una colonia de las mismas. En la república Checa, los trabajadores están más protegidos, porque el estado tiene una tiene una parte importante, entorno al 50% del capital de skoda. Habrí­a que ir a recuperar SEAT, naturalmente. Lo que buscamos es una coordinación mí­nima de las organizaciones sindicales del estado español. Se tiene que ir a nacionalizar el sector y en esto tienen que ser valientes los gobiernos nacional y catalán. Si hay empresas en las que se ha inyectado millones para reflotarlas, ¿Por qué SEAT no? Nosotros nos lo creemos, los polí­ticos no.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad