España fue el segundo paí­s de la UE donde más aumentó el paro en 2008

Lí­deres en destrucción de empleo

La destrucción de empleo en el cuarto trimestre llegó al 2,1%, sólo siete décimas menos que Letonia y 21 veces más que en Italia

0
0 votos
18-03-2009
Publicidad
Zapatero intenta eludir su responsabilidad afirmando que la crisis es internacional y afecta al conjunto de paí­ses. Pero cada nuevo dato confirma que España acarrea cargas mucho más pesadas que el resto, lo que multiplica los efectos de la crisis. Eurostat, la oficina estadí­stica comunitaria, desvela que España es el segundo paí­s de la UE con mayor destrucción de empleo en 2008. Sólo superada por Letonia, donde los devastadores efectos de la crisis ha provocado un estallido social que ha forzado la dimisión del gobierno. Zapatero intenta eludir su responsabilidad afirmando que la crisis es internacional y afecta al conjunto de paí­ses. Pero cada nuevo dato confirma que España acarrea cargas mucho más pesadas que el resto, lo que multiplica los efectos de la crisis. Eurostat, la oficina estadí­stica comunitaria, desvela que España es el segundo paí­s de la UE con mayor destrucción de empleo en 2008. Sólo superada por Letonia, donde los devastadores efectos de la crisis ha provocado un estallido social que ha forzado la dimisión del gobierno.
Según los datos de Eurostat, tanto en la zona del euro como en la UE también se destruyó empleo en los tres últimos meses del año. En los países de la moneda única, 453.000 personas perdieron su trabajo de octubre a diciembre, mientras que los Veintisiete fueron 672.000, lo que supone una bajada del 0,3% en los dos casos.
El salto cualitativo en el avance de la crisis tras la caída de Lehman Brothers se traslada al aumento del paro. Los dos primeros trimestres persistió, aunque tímidamente, la creación de empleo en la UE (0,4% y 0,1%), para pasar a destruirse en el tercer y cuarto trimestre (-0,25% y -0,3%).
Pero este espectacular aumento del paro no es, como pretende hacernos creer Zapatero, una maldición bíblica que se abate por igual sobre todos los países, y ante la que los respectivos gobiernos poco puedan hacer.
Las diferencias en el crecimiento del paro entre unos y otros países de la UE son abismales.
A pesar de la crisis, en Alemania, con una amplia y sólida base industrial, el empleo avanzó un 0,1% en el cuarto trimestre. El resto de grandes economías europeas sufrieron caídas mínimas, desde Italia (-0,1%) a Francia y Reino Unido (-0,2%).
¿Dónde está España? En el penúltimo lugar de la UE. Sólo en Letonia ha aumentado más el paro. Un dato preocupante, porque en el país báltico la crisis está teniendo efectos devastadores, con un drástico empeoramiento de las condiciones de vida, que han provocado el estallido de una crisis social y un cataclismo político que ha barrido al gobierno, obligado a dimitir.
En España, el empleo ha pasado de crecer el 0,3% en los tres primeros meses del año a caer el 0,3% en el segundo trimestre. La destrucción de empleo se intensificó en el tercer trimestre, con un descenso del 0,9%, y sobre todo en el cuarto, cuando bajó el 2,1% (sólo siete décimas menos que Letonia y 21 veces más que en Italia). En el conjunto del año, la destrucción de empleo ha sido del 3%.
¿Es esto producto de la “crisis internacional”? ¿Entonces por qué ésta afecta 21 veces más a España que a Italia?
El espectacular incremento del paro en España es el resultado de un modelo productivo basado en la construcción y los servicios de poco valor añadido, sectores de baja productividad y fundados en la explotación intensiva de una mano de obra precaria.
Modelo que ha enriquecido a bancos, constructoras y monopolios, mientras rebajaba progresivamente la fortaleza de la economía nacional y las defensas de los trabajadores.
Ahora estamos pagando las consecuencias.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad