Selección de prensa nacional

Dramático riesgo sistémico

Si las cosas van mal y no se ponen las medidas necesarias para evitarlo, podemos entrar en un riesgo sistémico tan dramático que prefiero no comentarlo

0
0 votos
17-03-2009
Publicidad
La que ha liado el presidente de la Confederación de las Cajas de Ahorro (CECA), Juan Ramón Quintás, esta tarde en su intervención ante la comisión de economí­a del Congreso. Aunque a la hora del cierre no hay todaví­a reacciones en los medios, la simple reproducción de lo dicho por Quintas se comenta por sí­ solo. Hace unas semanas todaví­a estábamos ante uno de los sistemas financieros más sólidos del mundo, hoy, según el señor Quintás, ya no es tiempo de pensar en los "cadáveres" que se van a quedar en el camino sino de "organizar un plan de evacuación".
 Dramático riesgo sistémico
La que ha liado el presidente de la Confederación de las Cajas de Ahorro (CECA), Juan Ramón Quintás, esta tarde en su intervención ante la comisión de economí­a del Congreso. Aunque a la hora del cierre no hay todaví­a reacciones en los medios, la simple reproducción de lo dicho por Quintas se comenta por sí­ solo. Hace unas semanas todaví­a estábamos ante uno de los sistemas financieros más sólidos del mundo, hoy, según el señor Quintás, ya no es tiempo de pensar en los "cadáveres" que se van a quedar en el camino sino de "organizar un plan de evacuación".

“Si las cosas van mal y no se ponen las medidas necesarias para evitarlo, podemos entrar en un riesgo sistémico tan dramático que prefiero no comentarlo” es una de las conclusiones del presidente de la CECA. Según los estudios de las cajas, la crisis financiera no va a empezar a arreglarse hasta dentro de tres años porque la crisis por la que atraviesa la economía española es de una envergadura desconocida hasta ahora en nuestra historia. Por lo que, en caso de no acertar con las medidas necesarias para reactivar la economía,  la crisis "arrastraría a España hasta el fondo".
 
De acuerdo con el análisis de las cajas, ha explicado su presidente, la evolución del Producto Interior Bruto (PIB) de un país se mueve en un sentido contrario al de su morosidad. Y en España, afirmó, la morosidad  “está devorando a las instituciones financieras”. Reclamó mayor contundencia en las medidas del gobierno, porque si no, advirtió, las consecuencias de esta crisis, serán “dramáticas” para el país. Para ello propone combinar planes de estímulo, como el de las ayudas hipotecarias a los desempleados aprobado por el gobierno Obama, reformas estructurales y nuevas intervenciones públicas dirigidas a sostener y elevar la solvencia del sistema financiero de forma que éste pueda tener “defensas” frente a escenarios hostiles.
 
 
El País
LAS CAJAS RECLAMAN FORTALECER LA SOLVENCIA PARA EVITAR LAS QUIEBRAS
 
El presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), Juan Ramón Quintás, se ha sumado hoy a las voces de alarma sobre el futuro a corto plazo del sistema financiero español con un llamamiento al Gobierno y al propio sector para "fortalecer la solvencia" urgentemente de las entidades con el objetivo de impedir el "riesgo sistémico de quiebras". (...)
 
Según ha expuesto el presidente de la patronal de las cajas ante la Comisión de Economía del Congreso, es hora de dejar de hablar del Fondo de Garantía de Depósitos como eventual salvavidas del sector porque, en su opinión, "es un cementerio donde se entierran las entidades muertas". "No hay que pensar en los cadáveres, si no tener coraje para organizar un plan de evacuación ante un posible incendio", ha explicado recurriendo a una visual metáfora tras llamar la atención sobre el hecho de que lo que se está haciendo hasta la fecha "no está a la altura de la envergadura de esta crisis".
 
En este punto, Quintás ha aconsejado en bien del sistema financiero que si se tiene que fortalecer a alguna entidad y que el Estado entre en su capital se lleve a cabo con tres condiciones: que sea una medida voluntaria, transitoria en el tiempo y transparente, para lo que ha exigido que se publique la participación alcanzada en caso de una eventual intervención. Además, ha advertido de que "en la UE no va a haber siempre voluntad para ayudar a la banca". "Si se tiene que hacer y entrar en las entidades, que se haga y se entre, porque si no puede que no te dejen hacerlo", ha enfatizado.
 
"Si las cosas van mal y no se ponen las medidas necesarias para evitarlo, podemos entrar en un riesgo sistémico tan dramático que prefiero no comentarlo", ha advertido antes de lanzar su catálogo de recetas para hacer frente a la grave crisis que atraviesa el sector y cuyas consecuencias podrán prorrogarse durante "más de tres años" en el conjunto de la economía.
 
Así, además de exigir un fortalecimiento de capital, ha propuesto para salir al atolladero que la Administración y la banca se pongan de acuerdo para ayudar a los clientes hipotecados más desfavorecidos por el deterioro económico con el objetivo de evitar la creciente morosidad, que cerró el pasado enero en el 3,87% para el conjunto de entidades, aunque en el caso de las cajas esta tasa se agrava hasta el 4,45% del total de créditos, y fomentar un aumento del gasto de las familias. "Este es un terreno virgen que les invito a estudiar", ha insinuado tras señalar que el ejemplo a seguir en este punto sería el modelo estadounidense (...)
EL PAÍS. 17-3-2009
 
 
 
Cinco Días
LAS CAJAS CREEN QUE LAS MEDIDAS "NO ESTÁN A LA ALTURA DE LA CRISIS"
 
En su discurso ante la Comisión de Economía y Hacienda, Quintás advirtió de que es necesario prepararse para los escenarios hostiles, ya que la crisis puede durar "claramente más de tres años", y si se falla en la adopción de medidas para reactivar la economía, "arrastraría" a España "al fondo".
 
El presidente de la patronal de las cajas sostuvo que es necesario mejorar la evolución económica, porque la crisis que atraviesa el país tiene "una envergadura desconocida", y añadió que lo fundamental en este escenario es combatir la contracción económica.
 
"Todos sabemos que la evolución del Producto Interior Bruto (PIB) de un país se mueve en sentido contrario a la morosidad, y ésta está devorando a las instituciones financieras", aseveró Quintás, tras recordar que ninguna de las crisis bancarias registradas después de la Segunda Guerra Mundial es "comparable" con la que vivimos ahora (...)
 
Quintás explicó que la moratoria hipotecaria aplicada en España no reduce la carga de la deuda hipotecaria de las familias, y subrayó que si se adoptara una medida en España en este sentido, la morosidad descendería y aumentaría el gasto en consumo. "Este es un terreno virgen que les invito a estudiar", dijo ante la Cámara Baja.
 
Asimismo, el presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), Juan Ramón Quintás, advirtió hoy de que si no se actúa con "mayor contundencia", las consecuencias de esta crisis, que durará "más de tres años", serán "dramáticas para este país".
 
Para evitar esta situación, el presidente de la patronal de las cajas recomendó que se lleven a cabo estímulos económicos y reformas estructurales, al tiempo que se debe "maximizar" la eficacia crediticia del sistema bancario, y tienen que prepararse "las defensas", es decir, la cobertura del sistema financiero frente a escenarios hostiles (...)
 
Quintás apostó por que las entidades financieras que sean objeto de medidas públicas de fortalecimiento de su solvencia sean ya solventes pero cuenten con una "solvencia baja" que les haga rechazar la concesión de créditos para determinados proyectos viables.
 
"En España faltan médicos preventivos y sobran enterradores, porque el FGD es donde se sepulta las entidades malas, y lo que nos debe preocupar es cómo mantener un sistema financiero que al final de la crisis no se encuentre destrozado", dijo. "No me importa lo que se hace con los cadáveres, sino cómo nos aseguramos de que los vivos no enfermen y mueran", aseveró Quintás.
 
En este sentido, se mostró partidario de que las inyecciones de dinero público sean condicionadas a objetivos fijados y controlados, y que sean explícitamente temporales, todo dentro del respeto a las medidas admisibles de la UE. "no estamos hablando de financiar a un proyecto (de entidad) que no sea viable, ése que se vaya al FGD", agregó.
CINCO DÍAS. 17-3-2009
 
 
 
 
Editorial. Expansión
ESTABILIZAR LA BANCA CON LÓGICA FINANCIERA
 
La normalización del sistema financiero sigue siendo prioritaria para evitar un mayor deterioro de la economía real y plantar la semilla de la recuperación. Para ello es necesario aplicar las lecciones extraídas de la crisis.
 
La primera, que las medidas adoptadas por los gobiernos no han bastado para sanear el sistema, purgarlo de activos tóxicos y devolver la confianza a los mercados, por lo que es imprescindible que las autoridades revalúen sus decisiones y redefinan su estrategia. Veinte meses después del estallido de la crisis no puede haber lugar a la improvisación ni a los tiros errados.
 
Esto no quiere decir que las medidas impulsadas hasta la fecha hayan sido ineficaces –probablemente sin ellas, el deterioro hubiera sido mayor–, pero sí que es necesario atacar los males desde su raíz. Ello implicará ahondar en la reconversión del sector y en su inaplazable saneamiento. Será una labor ardua, prolongada y dolorosa, que se saldará, probablemente, con el achicamiento del sector y la reducción de su número de agentes.
 
La experiencia de los últimos meses demuestra que la receta de intentar salvar a todos, propiciando movimientos de concentración ajenos a los criterios empresariales, puede resultar a la postre peor que la enfermedad. Los problemas de Bank of America para digerir las multimillonarias pérdidas de Merrill Lynch, o la nacionalización de Lloyd’s tras sucumbir al peso de la absorción de HBOS, evidencian que las operaciones de rescate indiscriminadas pueden agravar la crisis al desestabilizar a los bancos sanos sin solventar los problemas de los enfermos.
 
El sistema financiero está seguramente abocado a la consolidación, pero si se pretende que ese proceso sea eficaz, habrá de regirse únicamente por criterios técnicos y financieros, de modo que la fusión de dos entidades no se traduzca en un problema de mayor envergadura. En España, donde el avance de la morosidad y el crash inmobiliario ya han activado las alarmas, las fusiones que estén por venir, especialmente entre cajas de ahorros, deberían gestionarse con rigor, más allá de las urgencias del rescate y de las motivaciones políticas.
 
Por desgracia, el camino abierto por la proyectada unión entre Caja Castilla-La Mancha (CCM) y Unicaja no apunta en esa dirección. Un mal comienzo. Como bien dijo hace unos días el presidente de la AEB, Miguel Martín, España no debería malgastar recursos en salvar entidades que no son viables. Sería dañino para el sistema y retrasaría aún más la recuperación.
EXPANSIÓN. 15-3-2007
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad