Música

Pensar con el culo

Van Morrison. El león volverá a la escena el 18 y 19 de abril en Londres coincidiendo con la puesta en marcha de su nuevo sello discográfico "Listen to the Lion".

0
0 votos
17-03-2009
Publicidad
Van Morrison vuelve, porque siempre vuelve. "Astral weeks", considerado uno de los mejores discos de la historia, no pudo convertirse en gira por falta de medios allá por 1968. Se grabó como los auténticos discos de jazz, de una tacada, en directo, una sola toma sin revisión. Ahora Van Morrison ha vuelto a grabarlo en Los Ángeles con igual formato e igual orden. El león volverá a la escena el 18 y 19 de abril en Londres coincidiendo con la puesta en marcha de su nuevo sello discográfico "Listen to the Lion". Van Morrison vuelve, porque siempre vuelve. "Astral weeks", considerado uno de los mejores discos de la historia, no pudo convertirse en gira por falta de medios allá por 1968. Se grabó como los auténticos discos de jazz, de una tacada, en directo, una sola toma sin revisión. Ahora Van Morrison ha vuelto a grabarlo en Los Ángeles con igual formato e igual orden. El león volverá a la escena el 18 y 19 de abril en Londres coincidiendo con la puesta en marcha de su nuevo sello discográfico "Listen to the Lion".
Según Morrison “Universal no hacía más que aprovecharse de mí […] Dicen que la industria está acabada, pero yo he vendido más de dos millones de copias el año pasado. Es como si pensasen con el culo”

Esta fiera del soul originario de Belfast, es un auténtico representante de la vitalidad del jazz, de la espontaneidad, de lo que sucede en el momento como explosión consciente de la irreflexión; una especie de alianza fraternal entre Jung, Charlie Parker y Pau Casals.

En una entrevista fugaz después de un concierto una periodista le preguntó a Casals por qué tocaba a Bach cada vez de manera diferente, éste le contesto que “no podía ser de otra manera. Así es la naturaleza, y nosotros somos naturaleza”

En “El Perseguidor” de Cortázar, Jonhy – Charlie Parker en realidad – charla con su amigo Bruno: “Yo no me abstraigo cuando toco. Solamente que cambio de lugar. Es como en un ascensor, tú estás en el ascensor hablando con la gente, y no sientes nada raro, y entre tanto pasa el primer piso, el décimo, el veintiuno, y la ciudad se quedó ahí abajo, y tú estás terminando la frase que habías empezado al entrar, y entre las primeras palabras y las últimas hay cincuenta y dos pisos. […] puedes meter una tienda entera en la valija, cientos y cientos de trajes, como yo meto la música en el tiempo cuando estoy tocando, a veces”
 
Decía Jung que “El artista no es una persona dotada de libre albedrío que busca sus propios fines, sino que permite al arte realizar sus propios fines por su intermedio”. Puesto todo en coctelera indomable es el directo de “Astral weeks”.
 
Y la única explicación que da es que le gusta la música. Razón suficiente para salir corriendo y contar solo con el público. Porque además Van Morrison prefiere funcionar con soporte físico “algo que pueda sostener”. Así que solo queda el directo y arrasar con él.
 
Cuando cada día alguien anuncia la crisis del mundo discográfico se olvidan de subrayar que esa crisis es exclusivamente suya, de las grandes discográficas. Al día siguiente un nuevo artista cuelga su música en internet, cientos de conciertos se celebran y los auténticos felinos del arte salen de caza demostrando que hay un torrente de vida por ahí abajo.
 
“¿Por qué diablos ibas a querer firmar con alguien que te dice que el fin del mundo está a la vuelta de la esquina?”. Algo así como pensar con el culo y con el bolsillo al mismo tiempo.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad