Astronomí­a

Las dunas de Titán

Es importante conocer el patrón de los vientos para las futuras exploraciones de Titán que puedan incluir experimentos basados en globos.

0
0 votos
17-03-2009
Publicidad
Los últimos datos de radar recogidos a lo largo de cuatro años por la sonda Cassini indican que se pueden utilizar los extensos campos de dunas de Titán para ver la dirección predominante de los vientos de la mayor luna de Saturno. Los últimos datos de radar recogidos a lo largo de cuatro años por la sonda Cassini indican que se pueden utilizar los extensos campos de dunas de Titán para ver la dirección predominante de los vientos de la mayor luna de Saturno.
Este estudio revela que la dirección de los vientos en la superficie es opuesta a la que sugerían los modelos atmosféricos. La orientación indica que los vientos soplan hacía el este en lugar de hacía el oeste. Esto se ve en que las dunas rizadas de Titán están orientadas, generalmente, en el sentido de este a oeste.

 
Es importante conocer el patrón de los vientos para las futuras exploraciones de Titán que puedan incluir experimentos basados en globos.

El estudio de Titán es muy interesante para los científicos ya que esta luna de Saturno es la única del Sistema Solar que cuenta con una atmósfera significativa. La composición química de la atmósfera de Titán se supone que es muy parecida a la atmósfera primitiva de la Tierra en tiempos prebióticos. Está compuesta, se supone, principalmente de nitrógeno y es rica en metano y otros hidrocarburos superiores. Es densa y anaranjada y sus altas temperaturas, de alrededor de 90 K deberían haber preservado un ambiente muy similar a la antigua Tierra.

 
Para producir el nuevo mapa se han digitalizado y combinado 16.000 segmentos de dunas a partir de 20 imágenes de radar.

Las dunas de Titán están formadas por partículas de hidrocarburos con forma parecida a los granos de arena. Estas provienen de los compuestos orgánicos en los cielos brumosos de Titán. Las tierras altas están rodeadas por ellas, lo que da idea de su altitud y extensión. Se acumulan en el ecuador de Titán, probablemente debido a que las condiciones más secas permiten que las partículas se transporten más fácilmente por el viento, dando una imagen propia de un desierto terrícola como el Sahara. En las altas latitudes, la presencia de lagos pueden provocar un ambiente más húmedo y, por tanto, menos propicio para la creación de dunas.

 
La característica principal de Titán es que es extraordinariamente abundante en compuestos orgánicos, sobre todo metano. Se supone que el contenido de hidrocarburos líquidos de ésta luna, que son los mares y lagos de las altas latitudes, es centenares de veces superior al de todas las reservas de petróleo y de gas natural la Tierra juntas. Y las dunas ecuatoriales de las que estamos hablando posiblemente contienen centenares de veces más materia orgánica que todas las reservas de carbón de la Tierra juntas.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad