La UE pide a EEUU la "máxima transparencia" sobre los presos de Guantánamo

"Se ofrece carcelera muy democrática"

Europa se ofrece -en pos de reforzar los lazos con la nueva Casa Blanca- a perpetuar la ignominia de la detención y el secuestro, garantizando, eso sí­, "los derechos de los presos".

0
0 votos
17-03-2009
Publicidad
La Unión Europea esgrime motivos realmente piadosos para justificar el traslado de presos de la base de Guantánamo a cárceles de paí­ses europeos. La UE quiere evitar que los presos sean trasladados a "un nuevo Guantánamo", como la cárcel de Bagram, en Afganistán, afirma el informe del comisario europeo de Justicia y vicepresidente de la Comisión Europea, Jacques Barrot, que ha visitado EEUU para pedirle al gobierno norteamericano la "máxima transparencia" sobre los presos. La Unión Europea esgrime motivos realmente piadosos para justificar el traslado de presos de la base de Guantánamo a cárceles de paí­ses europeos. La UE quiere evitar que los presos sean trasladados a "un nuevo Guantánamo", como la cárcel de Bagram, en Afganistán, afirma el informe del comisario europeo de Justicia y vicepresidente de la Comisión Europea, Jacques Barrot, que ha visitado EEUU para pedirle al gobierno norteamericano la "máxima transparencia" sobre los presos.
Los representantes de la UE han propuesto al fiscal general de EEUU, Eric Holder, crear un memorándum de entendimiento para el traslado de detenidos a Europa. Holder, que encabeza el grupo de trabajo encargado por Obama para el cierre de Guantánamo, escuchó una lista de preguntas de los delegados de la UE sobre Guantánamo y le transmitieron el mensaje de que han venido a EEUU a escuchar y a ofrecer la ayuda de Europa para facilitar el cierre de Guantánamo. La UE ha pedido una lista "detallada y precisa" en la que se solicita información sobre los casos contra cada detenido y los planes del Gobierno con todos los presos de Guantánamo. Langer, ministro checo –que ostenta la presidencia de turno- insistió en que “no han impuesto condiciones a EEUU para que los países europeos acepten a los detenidos”, y que lo único que han pedido a Washington es "máxima información y transparencia" sobre los prisioneros.
 
En la actualidad quedan en Guantánamo unos 240 detenidos, 60 de los cuales sin causas pendientes pero que no pueden volver a sus países. Unos por miedo a las represalias que puedan sufrir por parte de los islamistas, otros por miedo de EEUU de que puedan reintegrarse a las filas de los talibanes. Hasta ahora nueve países de la Unión Europea (España, Portugal, Francia, Alemania, Finlandia, Irlanda, Estonia, Letonia y Lituania) se han mostrado dispuestos a acoger a algunos de los presos de Guantánamo aunque “bajo determinadas condiciones”.
 
Con estos remilgos se expresa la civilizada Europa, tan cuidadosa siempre en el cumplimiento de los derechos humanos y de las garantías democráticas. Pero tanta pulcritud no puede ocultar su voluntad de cooperación y pleitesía con la superpotencia, que durante la era Bush ha detenido, encerrado y torturado a –que se conozca- más de 600 presos. Ahora que en su lugar está el magnánimo Obama, Europa se ofrece –en pos de reforzar los lazos con la nueva Casa Blanca- a perpetuar la ignominia de la detención y el secuestro, garantizando, eso sí, “los derechos de los presos”.
 



 



 
 
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad