Los eurodiputados se duplican el sueldo

Burócratas de lujo, vampiros millonarios

Los eurodiputados españoles, los mismos que piden "moderación salarial", duplicarán con creces sus sueldos, desde los 3.100 a los 7.000 euros mensuales

0
0 votos
16-03-2009
Publicidad
La UE se hunde en la recesión, miles de empresas quiebran, condenando al paro a millones de trabajadores… Los gobiernos comunitarios nos repiten que es necesario “apretarse el cinturón”, y abogan por abaratar el despido, recudir los subsidios sociales…
Pero ellos se aplican justamente lo contrario de lo que nos exigen a nosotros.
El próximo julio entrará en vigor la reforma, aprobada en 2005, que doblará el sueldo a los eurodiputados. Los diputados de Bruselas van a pasar a cobrar –financiados con el dinero de todos- 7.000 euros mensuales, casi nueve veces el salario medio español.
Los eurodiputados españoles, los mismos que piden “moderación salarial”, duplicarán con creces sus sueldos, desde los 3.100 euros a los 7.000.
Pero los burócratas de Bruselas no se conforman con duplicarse el sueldo. Las prebendas y privilegios que disfrutan nos cuestan a todos millones de euros. Cada eurodiputado cobra 4.000 euros para gastos de oficina, y 17.000 euros para pagar “asesores”. Cuando un eurodiputado compra un billete de avión desde Madrid a Bruselas, que cuesta 80 euros, recibe una subvención de 2.000 euros, 25 veces el precio real del billete.
Pero tampoco es suficiente, y los burócratas europeos van a gastarse nueve millones de euros para ampliar el gimnasio del parlamento de Bruselas con una piscina de acqua-gym y fisioterapia ultra lujosa.
El mantenimiento del gigantesco aparto burocrático de Bruselas, al servicio de las grandes potencias europeas y los principales bancos y monopolios, nos cuesta cientos de millones, robados a los presupuestos sociales.
Los burócratas europeos son auténticos vampiros que, incluso en época de crisis, chupan nuestro dinero mientras nos imponen planes de rescate y recortes sociales.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad