La prohibición de bodas de suizos con indocumentados

Suiza habla dinero, no de amor.

Suiza artí­fice de una de las legislaciones de extranjerí­a más discriminatorias de Europa.

0
0 votos
16-03-2009
Publicidad
Desde septiembre de 2006, tras su aprobación en referéndum con el 68% de los votos, Suiza tiene la legislación sobre extranjerí­a y derecho de asilo más restrictiva de Europa. A finales de 2007 en una iniciativa parlamentaria, el presidente de la UDC (derecha nacionalista), Toni Brunner, buscaba impedir que los ciudadanos suizos contrajeran matrimonio con personas que viven en ese paí­s sin los documentos de residencia requeridos. Hoy, la UDC partido de derecha nacionalista y xenófobo, se ha salido con la suya El Parlamento aprobó la modificación del Código Civil con 104 votos a favor y 68 en contra. La propuesta de ley de Toni Brunner, para entrar en vigor debe ser aprobada por el Consejo de Estado, puramente un tramite ya que dicho Consejo es mayoritariamente de derechas. Desde septiembre de 2006, tras su aprobación en referéndum con el 68% de los votos, Suiza tiene la legislación sobre extranjerí­a y derecho de asilo más restrictiva de Europa. A finales de 2007 en una iniciativa parlamentaria, el presidente de la UDC (derecha nacionalista), Toni Brunner, buscaba impedir que los ciudadanos suizos contrajeran matrimonio con personas que viven en ese paí­s sin los documentos de residencia requeridos. Hoy, la UDC partido de derecha nacionalista y xenófobo, se ha salido con la suya El Parlamento aprobó la modificación del Código Civil con 104 votos a favor y 68 en contra. La propuesta de ley de Toni Brunner, para entrar en vigor debe ser aprobada por el Consejo de Estado, puramente un tramite ya que dicho Consejo es mayoritariamente de derechas.
Más del 20% de los 7,5 millones de los residentes en Suiza son extranjeros. El 58% de los inmigrantes tienen un título universitario y ocupa el 60% de los puestos directivos de las empresas que cotizan en Bolsa. Hay también unos 300.000 inmigrantes sin papeles. La legislación del 2006 abre la puerta a los extranjeros originarios de la UE, pero se la cierra definitivamente a los extracomunitarios, incluidos los demandantes de asilo, que no tengan alto nivel de estudios.

Esta medida de negar los matrimonios mixtos, con indocumentados, se suma a la lista de de medidas xenófobas y clasistas. La legislación Suiza prevé duros mecanismos de expulsión a la par que impide casi totalmente la regularización. La ley contempla penas de hasta dos años de cárcel a todo extranjero, incluidos los demandantes de asilo cuya solicitud se ha rechazado, (es decir casi la totalidad de los demandantes) que se niegue a abandonar el país por propia voluntad. E incluye penas de hasta cinco años de cárcel y multas de 300.000 euros para quien albergue a extranjeros con orden de expulsión.

El imperialismo suizo no ha sido objeto de muchas investigaciones. Forma parte de las principales potencias imperialistas del mundo desde hace tiempo. Sin apenas  movimiento obrero o de la izquierda,: la burguesía suiza industrial y bancaria ha avanzó desde hace mucho tiempo de una forma solapada, enmascarada detrás de la neutralidad política, es decir, a la sombra de las grandes potencias coloniales e imperialistas Gran Bretaña, Francia, Alemania o Estados Unidos.

Suiza esta en el epicentro del desarrollo del capitalismo. Y por lo tanto no es de extrañar que todas las políticas “positivas” estén encaminadas en torno al capital. En este país se ve más claramente, como protegen el dinero de Tiranos y delincuentes de todo el mundo, y se le niegan los derechos a las personas de esos pueblos tiranizados, que llegan al país de las grandes sedes bancarias El cinismo de este imperio, con las leyes mas estrictas para los inmigrantes no comunitarios y demandantes de asilo, es más vergonzoso porque se rodea de un discurso permanente de”Suiza como patria de los derechos humanos y el humanitarismo”. Todo esto, mientras que por ejemplo la Unión de Bancos Suizos y el Credit Suisse figuran entre los principales proveedores de fondos de las compañías petroleras que operan en Sudán, uno de los centros de lucha imperialista por los recursos y exterminación de la población autóctona.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad